Ir al contenido principal

Catalunya no es Escocia… ni España Reino Unido, ni Raxoi es Cameron: Aquí domina la irracionalidad y la intolerancia



Catalunya no es Escocia ¿o podría serlo? Podría celebrarse un referéndum sin que sucediese nada más –y nada menos- que los catalanes acudieran libremente a las urnas a pronunciarse sobre si quieren o no pertenecer a España. El problema no es que Catalunya se parezca o no a Escocia, el gran drama de los catalanes, y de los españoles, es que España no es el Reino Unido, ni Raxoi es Cameron. Nadie proclamó, dolidamente y entre pucheros, durante la campaña por el no en Escocia la frase ‘quieren romper el Reino Unido’, ni nadie amenazó con todos los males del infierno a los escoceses si se pronunciaban por el sí. 

El Parlament de Catalunya aprobaba hoy, por una amplia mayoría -101 votos a favor, 28 en contra-, la Ley de Consultas que permitiría la celebración de un referéndum en el que los ciudadanos se pronuncien si quieren o no ser españoles, de haber en este país de países seny y democracia. Mas está horro de ambas cosas. La visceralidad de los nacionalistas centralistas no permitirá un referéndum en el que se pronuncien libremente los catalanes porque, como dicen los ultras fascistas, consideran que ‘Catalunya es de España’, no solo que pertenezca a un todo común, sino que es algo parecido a un trofeo, algo conquistado por las armas, que debe ser propiedad de los conquistadores. Al fin y al cabo, la realidad histórica les da la razón, Catalunya fue conquistada, y arrasada, por las tropas de Felipe V, como arrasó todos los Països Catalans, incendiando ciudades como Xátiva porque se resistía a sus tropas. 

Y del mismo modo que el Gobierno filofranquista del PP se niega a investigar los crímenes de la dictadura por mucho que se lo ordene la ONU, y no retira monumentos, nombres de calles y estatuas de golpistas villanos porque aún considera que se les debe el respeto que merecen los ‘vencedores’, se niega a devolver derechos e independencia a los catalanes. Es el mismo proceso mental el que les hace tomar una posición y otra, la de quienes, con la mirada puesta en el pasado, se niegan a que entren los soplos de aire fresco de la modernidad. 

Nadie hizo en el Reino Unido un drama ante la posibilidad de que Escocia se declarase independiente. Surgió un movimiento independentista y el Primer Ministro convocó el referéndum en el que ha ganado el no, aunque igualmente podría haber ganado el sí, sin dramas, sin estridencias y sin patochadas patrioteras como las que se oyen en este país del Ebro para abajo cuando se invoca el derecho a decidir de los catalanes y algunos expresan que tendrían que pronunciarse la totalidad de habitantes de este país de países, cuando la lógica dice que quienes han de pronunciarse son aquellos que quieren independizarse. 

Con ese criterio bien podría Raxoi convocar un referéndum en todo este país de países, preguntando a la totalidad de la ciudadanía si quieren seguir reteniendo a la fuerza y en contra de sus deseos a catalanes, vascos o galegos, o a los valencianos si quieren construir junto con Catalunya y les Balears unos Països Catalans o pertenecer a España. 

Porque del mismo modo que no debe obligarse a nadie a pertenecer a una comunidad de vecinos, a un club de cualquier cosa, a una sociedad comercial o a un partido político ¿con qué razonamientos se quiere imponer a un pueblo a pertenecer a un determinado país si no se siente identificado con él? 

Aunque la pregunta contenga unas grandes dosis de ingenuidad, porque Catalunya no Escocia, España no es el Reino Unido, Raxoi no es Cameron y el fair play, la tolerancia y la templanza no son cualidades que adornen a los ultramontanos españolitos. 

Esquirlas  

1ª.- El Gobierno del PP rechazó con su aplastante mayoría absoluta todas las enmiendas a la totalidad presentadas por PSOE, IU, UPyD, BNG y ERC a la Reforma Fiscal de Montoro. El PP no escucha ni admite modificaciones, ha confundido la mayoría absoluta con los ucases de los zares del siglo XVIII, aquí mandan ellos y se hace lo que ellos quieren. Y lo que quiere el PP es acabar con lo público arruinando las arcas públicas porque su único propósito es el de favorecer a los más ricos. No en vano las grandes fortunas aumentaron un 60% y hay un 16% más de millonarios, mientras el pueblo desfallece a costa de pasar necesidades. Por esa razón, desde que llegó al Gobierno, comenzó a desmantelar el aparato de inspección fiscal. Y por ella la Reforma de Montoro no contempla medidas de lucha antifraude, sabe don Cristóbal que el 80% del fraude lo lleva a cabo la oligarquía empresarial y financiera, sus amigos o sus amos, los que les otorgan sobres. 
 
2ª.- El asalto del PP a la televisión pública aumenta escandalosamente temporada a temporada. En octubre, TVE comenzará a emitir un programa que quiere ser recuerdo de aquel magnifico programa de debate, 59”, que presentaba Mamen Mendizábal. Lo que emitirá ahora TVE será una mala copia de aquel programa, presentado por el Director de Informativos, el ultraderechista Julio Somoano, que contará con tertulianos a la medida de su ideología, como Curry Valenzuela, Isabel Sansebastian o Alfonso Merlos, este último procedente de la muy cavernaria 13TV. Con el dinero de todos, Somoano se ha montado un programa de propaganda del PP de cara a las próximas campañas electorales que, seguramente, tendrán el mismo éxito que están teniendo los informativos de la bochornosa televisión otrora pública, en el presente convertida en un boletín propagandístico del PP.
¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que impide su presencia en los medios hace indispensable la colaboración de los lectores para seguir adelante.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:



Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…