Ir al contenido principal

El ascenso de Podemos: ¿Fin del bipartidismo neoliberal impuesto en la transición?



La prensa recoge hoy la resaca producida por la encuesta del CIS del mes julio en la que se mostraba –a pesar de las muy cocinadas consultas del Centro de Investigaciones Sociológicas, dependiente de Presidencia del Gobierno- el imparable ascenso de Podemos y la bajada espectacular de PP y PSOE que, ni juntos, superan el 51% en intención de voto. Tampoco partidos como IU o UPyD, que bajan substancialmente, parecen entusiasmar a un electorado que está cansado del clima de corrupción, injusticias, impunidad y latrocinios que protagoniza la vida política desde hace décadas, pero, sobre todo, desde que estalló una crisis creada por los que están consiguiendo beneficios de ella, en tanto el pueblo sufre, cada vez con mas intensidad, el empobrecimiento y la pérdida de derechos. 

Las noticias, que llegan con distinta fuerza a según qué ciudadanos, dan cuenta de verdaderos desafueros perpetrados por una casta dirigente que parece no tener más objetivo que su propio enriquecimiento. Así las cosas los ciudadanos empiezan a dar la espalda a los partidos tradicionales, y miran con esperanza a Podemos, cuyo programa presenta alternativas plausibles a un estado de cosas insoportable. 

La lista de abusos es larga: las empresas energéticas, nacionalizadas por los gobiernos de González y Aznar, representan uno de los sectores en el que más evidente se ve la connivencia deshonesta entre políticos y empresas privatizadas que no hacen sino empobrecer, e incluso llevar a la muerte a las víctimas de la pobreza energética, en tanto sus directivos se forran descaradamente a cuenta del llamado ‘déficit tarifario’ que no parece sino pensado para chupar la sangre de los usuarios mientras engorda las cuentas de los miembros de sus consejos de administración, de los que forman parte dos expresidentes del Gobierno; Felipe González y José María Aznar, y no pocos exministros de ambos y de los gobiernos de Zapatero que, de momento, no ha pasado por la puerta giratoria de la política a los Consejos de Administración. 

Desde que comenzó la crisis las empresas energéticas reparten cientos de millones entre sus consejeros. Así los miembros de los consejos de administración de las tres mayores eléctricas españolas (Iberdrola, Endesa y Gas Natural-Fenosa) percibieron una retribución global de 180,655 millones de euros desde que comenzó la crisis en 2008, hasta 2012 y otros 426.000 el pasado año. Eso, aunque algunas de ellas estén en pérdidas, y a las que el Gobierno de Raxoi autorizará, para el segundo semestre de 2014, una subida del 18% a causa de un déficit tarifario que no es sino una monumental estafa. Al tiempo el Gobierno acaba con las energías renovables para seguir permitiendo las trampas de las subastas de tarifas y las maniobras con las reservas hidrográficas para hacer subir el precio de la electricidad, que es la más cara del mundo. Y, además, se niega rotundamente a cualquier sistema de moratoria en el cobro de recibos por muy precaria que sea la situación de los usuarios. Si alguien debe un recibo le cortan la luz, sin importar, incluso, que necesiten de la energía para mantenerse vivos por medio de un respirador. 

La Reforma Laboral, aprobada por el PP, supuso la quiebra del contrato social existente durante decenios para dar vía libre a las aspiraciones de un empresariado explotador y esclavista, que tan solo busca un desaforado enriquecimiento a costa de empobrecer al pueblo. La brecha social se ha convertido en una sima desde que gobierna el PP, y las cúpulas empresariales hacen su agosto al percibir 70% veces el importe del sueldo medio de sus empleados. Y por si no fuese suficiente, esos mismos empresarios suelen defraudar al fisco, al igual que muchos políticos, dejando exánime el erario, de forma que no se puede atender las necesidades del país en Enseñanza, Sanidad, Dependencia y Prestaciones sociales, porque los escasos ingresos, procedente de los trabajadores, se utilizan para pagar la enorme deuda que el Gobierno asumió rescatando bancos y cambiando a traición la Constitución para poner por delante lo intereses de los especuladores alemanes a los de los ciudadanos españoles.

Los técnicos de Hacienda denuncian que en la nueva Reforma Fiscal el Gobierno no contempla la lucha contra el fraude. Decisión que no es de extrañar si se atiende a la lista de defraudadores que hace unos meses publicaba el New York Times, en la que se incluían a personajes tan conocidos como Emilio Botín y su familia, junto con nombres de la vida política y empresarial como José María Aznar, Dolores Cospedal, Rodrigo Rato, Narcís Serra, Eduardo Zaplana, Miguel Boyer, José Folgado, Carlos Solchaga, Josep Piqué, Rafael Arias-Salgado, Pío Cabanillas, Isabel Tocino, Jordi Sevilla, Josu Jon Imaz, José María Michavila, Juan Miguel Villar Mir, Anna Birulés, Abel Matutes, Julián García Vargas, Ángel Acebes, Eduardo Serra y Marcelino Oreja entre otros 569 políticos, empresarios o banqueros que se llevan el dinero a paraísos fiscales sin declararlo, evitando así contribuir con su dinero al mantenimiento de las arcas públicas. 

El enriquecimiento de algunos políticos que amasaron fortunas robando lo público, ya fuera a través de comisiones por contratos concedidos a dedo, que encarecían su volumen para así poder satisfacer las comisiones del 3% por ciento, como acusó en su día Maragall a CiU –y seguramente se quedó corto- no fue un problema solo de Catalunya y de los Pujol. El latrocinio ha sido generalizado en lugares como el País Valencià, Galicia, Madrid, Murcia, Andalucía… Los casos de fraudes a lo público, de tramas de políticos y empresarios se multiplican: Gürtel, Bárcenas, Pokemon, Brugal, los ERES de Andalucía, Emarsa, y mil y un casos más, ligados en infinidad de ocasiones a la trama del ladrillo y de la especulación urbanística que, en muchas ocasiones, fueron la causa de la quiebra de las Cajas de Ahorro, cuyos rescate hemos de pagar los ciudadanos, porque, cuando la Sanidad, la Educación, el Sistema de Empleo o la Justicia y otros servicios públicos son privatizados y cuestan el dinero a los ciudadanos, lo único que sigue siendo público y cargándose a las espaldas del pueblo es la Deuda, ilegítima en gran medida, que se obliga a costear con unos impuestos que se detraen de las necesidades de la población. 

Ante ese estado de cosas, con la corrupción extendida por todo el país como un chapapote de indecencia y latrocinio, el robo de derechos, que se vienen hurtando sistemáticamente desde que comenzó la crisis, la inoperancia de unos políticos que parecen trabajar únicamente en bien de la plutocracia y sus intereses privados, el pueblo está harto de gestores públicos que se creen, más que designados por pueblo para servirles, sátrapas dueños del dinero y las libertades de los ciudadanos. 

Con un panorama así, y la inoperancia de unos partidos de oposición supeditados también a los intereses de la banca, a la que deben ingentes cantidades de dinero que, con frecuencia les son condonadas; una secta católica que se cree con derecho a imponer sus dogmas como leyes, con la anuencia de partidos que jamás se atrevieron a plantarle cara, un ejército que constituye otra casta corrupta que castiga a quien se atreve a denunciar sus lacras, una prensa vendida a los intereses financieros y una justicia en muchos casos podrida y supeditada a los intereses y deseos de la extrema derecha y los corruptos, el país necesita un cambio radical, un soplo de aire fresco que limpie toda la podredumbre que se viene respirando desde que, aprobada la Constitución, se implantó un sistema de castas y privilegios que, a pesar de invocarla constantemente, incumplen en cuanto a derechos y libertades, y que necesita, como tantas otras instituciones, una modernización urgentemente. 

El bipartidismo inoperante, la banca y las grandes empresas explotadoras, la corrupción y los privilegios son lacras que han ido creciendo en los casi cuarenta años de falsa transición, que no fue sino un cambio aparente para que todo siguiera igual que en la dictadura. Y los ciudadanos, cansados de tanta mentira, tanto servilismo capitalista y tanta injusticia, lógicamente ponen la mirada en un partido que se compromete a cambiar una sociedad irrespirable e injusta, cuyos dirigentes son gente preparada y comprometida que ofrecen un programa que, por mucho que la caverna clame que es irrealizable, supondría el cambio imprescindible que este país necesita para salir de la crisis y recuperar la dignidad para sus ciudadanos.

Lo que no se entiende es que algunos se sorprendan de que Podemos suba en intención de voto y bajen dos partidos, el PP y el PSOE que, durante los últimos años, no hicieron otra cosa que bajar la cerviz ante la banca y la oligarquía empresarial, ya fuera autóctona o europea. 

Esquirlas

1ª.- El ejército sionista de Israel decidió hoy retirar las tropas de Franja de Gaza, dejando tras de sí un rastro criminal de casi tres mil muertos, de los que más de cuatrocientos eran niños, y de los que hay, además, dos mil quinientos heridos, de los siete mil palestinos víctimas de unos bombardeos que han sido calificados por la ONU como crímenes de guerra, aunque de poco sirven las críticas, porque los sionistas, que llevan setenta años violando las timoratas resoluciones de ese organismo supranacional, hacen oídos sordos a cualquier sanción o crítica. Al tiempo, la prensa occidental, en manos en gran parte de capitales judíos, justifican las barbaries del ejército de Netanyahu y califican de antisionista a cualesquiera que critiquen sus salvajadas. Hasta el extremo de que algunos actores de Hollywood, que tímidamente criticaron las masacres perpetradas por los sionistas tuvieron que rectificar, debido a las presiones y censuras a sus palabras que recibieron del poderoso lobby judío en USA. Como esta bloguera no es ni actriz ni trabaja para ningún medio con capital judío, proclama, sin miedo, que sí, que es antisionista, de la misma manera que es antinazi o antalibana. Anti cualquier ideología que, en nombre de un dios, una raza o cualesquiera sentimientos sectarios, asesina inocentes en nombre de sus intereses o creencias.

2ª.- El Secretario General de los socialistas, Pedro Sánchez, no cesa de dar muestras de su mediocridad. Sus propuestas resultan tan mediocres como injustas. La ocurrencia de pedirle al Gobierno que cree un fondo para crear una prestación a los parados con hijos resulta, además de injusta, de un conservadurismo aberrante, puesto que pone en valor un modo de vida tradicional, el de las familias con hijos, como si los parados de familias uniparentales no tuvieran los mismos derechos por no haber ‘cumplido’ con la sociedad dando hijos. La propuesta del timorato Sánchez recuerda aquellos ‘regalos’ a las familias numerosas que daba el franquismo. ¿No dice esa Constitución que tanto aprecia que todos los españoles son iguales ante la ley sin diferencias de ningún tipo? ¿A qué viene entonces instituir una prestación para quienes tienen hijos castigando a quienes no los tienen? No conforme con esa diferencia, la propuesta de Sánchez es cicatera, puesto que propone que la cuantía de la misma sea de 426 euros. Bien podría haber exigido una prestación universalizada y que permitiese vivir dignamente a sus perceptores, proponiendo que se restrinja o anule los millones que se entregan a la secta católica en un país supuestamente aconfesional. Pero, obviamente, para hacer una propuesta así tendría que ser socialista…

3ª.- Antes de irse de vacaciones –cosa que no pueden hacer millones de españoles a causa de sus políticas reaccionarias y en contra de los trabajadores- el Presidente del Gobierno, Mariano Raxoi, repitió la mentira que lleva proclamando hace semanas, para ver si alguien le cree: que aumenta el empleo. Sin embargo, la realidad es muy otra. A comienzos de este mes apareció ante los medios proclamando las cifras de una EPA (encuesta de población activa) más falsa que un euro de plástico ya que su metodología hace que, si se pierde un empleo de 40 horas y se crean dos de 10 horas, se considera que se ha creado un empleo nuevo y la situación ha mejorado, cuando la realidad es exactamente la contraria. Se generaron 402.400 puestos de trabajo utilizando esa burda trampa que, además, se reducen a 61.000 si se desestacionalizan las cifras y se corrigen las mentiras sobre la población activa. Pero el tema es mucho peor: el número de horas totales de trabajo ha caído en 3,86 millones, lo que, junto con la precariedad y los salarios de miseria, está llevando a España al tercermundismo. El paro no solo no está bajando, sino que si se computasen los trabajadores que, convencidos de que no encontraran empleo y sin derecho a prestaciones, han abandonado las listas del paro, la cifra de desempleados rozaría los siete millones y pico. Lo que no se entiende es que aún existan españoles que puedan tomar en serio las falacias de un presidente que, de calificar su comportamiento un psiquiatra, lo tildaría de mentiroso compulsivo. 

¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, y víctima de la estulticia o mala voluntad de los trabajadores del SEPE, en agosto apenas cobraré 112 euros de la Rai y si no pago el alquiler con la ley de Raxoi me pueden desahuciar en quince días. ¡Ayudadme por favor!
Necesito urgentemente vuestra solidaridad.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…