Ir al contenido principal

La larga noche de la corrupción.Más de veinte años de indecencias en el País Valencià



“Alguien me decía esta misma noche que, por más que imaginemos, sobre lo que está ocurriendo con los Gobiernos del PP, lo que se sabrá dentro de un tiempo, ¿unos añitos?, irá mucho más allá de lo que hemos imaginado. Y la palma se la llevará el PV, seguramente”. Estas son las palabras de una residente en el País Valencià desde hace treinta años. Conoce bien parte de lo sucedido, no solo lo que publican los medios. Y es que en las tierras del Conqueridor, quien más quien menos, hace años que conocía lo que estaba sucediendo en las esferas del poder de unos territorios asolados por la corrupción. Aunque, evidentemente, no solo el País Valencià fue el escenario del latrocinio y la ausencia de ética y es posible que solo sea la parte de un todo de financiación ilegal del PP en todo el país, y el caso de los políticos del PP valenciano alcance unas cotas de escándalo que es posible que sean tan solo la punta de un iceberg que oculte más delitos que los económicos. 
 
Desde hace unas semanas algunos corruptos están ya con un pie en la cárcel: el todopoderoso Carlos Fabra, expresidente de la Audiencia de Castellón que hizo que su proceso se dilatara interminablemente a fuerza de asustar o a saber qué presiones con los jueces de Nules que huían de ese juzgado para no sentar en el banquillo a tan poderoso personaje. Antes de fin de mes tendrá que entrar igualmente en prisión el prepotente y corrupto exalcalde de Torrevieja, Pedro Hernández Mateo. Y el empresario Ángel Fenoll, dueño de vertederos y zoos ilegales, que compraba votos para el PP, dueño de las decisiones de la mayoría de regidores de la Vega Baja, quien decidió que tendría que ser Mónica Lorente la alcaldesa de Orihuela –hoy procesada junto con todo su grupo municipal, por un caso de prevaricación-, ha sido condenado a un total de 35 años de cárcel al considerarlo cabecilla de una trama que evadió el pago de más de 4,5 millones de euros durante los ejercicios fiscales 2003 y 2004 a través de una serie de empresas. Treinta y tres años de cárcel son por once delitos contra la hacienda pública y otros dos años y seis meses por falsificación pública.  

Ayer se conocía que veintiún altos cargos de la Generalitat, cuando era presidente Francisco Camps Ortiz, han sido acusados por fraccionar contratos ilegalmente para beneficiar a la trama Gürtel, la madre de todas las corrupciones de este país, no solo en el País Valencià. Entre los veintiún procesados están los exconsejeros Alicia de Miguel, que fue titular de Bienestar Social; Manuel Cervera, exresponsable de Sanidad y exdiputado en el Congreso por Castellón, y Luis Rosado, que le sucedió al frente de la Consejería de Sanidad. No se entiende que Camps haya quedado fuera del proceso, como no se entiende que lo llevado a cabo no se conociese en la organización nacional. Indicios existen de que el PP, no solo el valenciano, se financiaba ilegalmente. Algún día tal vez se conocerá del todo el entramado creado por el PP desde hace veinte años para mantenerse de modo ilegal y hacerse con el poder con el propósito de desvalijar el país. 

Otro caso más: el pasado día dieciséis el incombustible Juan Cotino comenzó a ser investigado por la Fiscalía Anticorrupción por un posible delito de prevaricación y tráfico de influencias por haber adjudicado, cuando era Conseller de Bienestar Social, quince millones de euros en concepto de servicios de Residencias de Tercera Edad a la empresa Savia, que estaba participada por la que es propiedad de su familia, Sedesa, cuyo nombre aparece en muchas de las investigaciones de casos de corrupción, como una anotación en los papeles de Bárcenas, que le atribuye una aportación de 200.000 euros en 2004. Por ello tuvo que acudir el pasado enero a declarar ante el juez Pablo Ruz, en la Audiencia Nacional. Allí negó haber hecho ese pago. Juan Cotino, del que dicen que es, en materia religiosa, más papista que el Papa, miembro del Opus e integrista religioso hasta extremos risibles -cuando pronunció el pregón de las fiestas de su pueblo, Xirivella, vinculó la caída del muro de Berlín a una intervención de la Virgen- lleva años rodeado por escándalos de diversa índole. Su integrismo le llevó a imponer un crucifijo en la Constitución de les Corts que preside. Su papel con las víctimas del accidente de metro de València, que al parecer intentó sobornar para que no denunciasen, o su presencia en la sombra en la fraudulenta organización del viaje del Papa Ratzinger a la capital del Turia -por el que hay abierto un proceso de malversación en la televisión pública-, dan una imagen muy diferente de la bonhomía de la que alardea. Porque, además, los rumores sotto voce sobre sus ominosas aficiones sexuales, hacen de él un personaje deleznable.

Qué horrores hay detrás del clima de impunidad en la que se movieron los políticos valencianos durante años está aún por descubrir. De vez en cuando las redes sociales, o medios de poca tirada, publican informaciones nunca desmentidas, ni denunciadas por los acusados en los juzgados, que hielan la sangre. Así, el pasado verano, una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que recogía, en un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido que implicaba a Carlos Fabra en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapicheos para resoluciones judiciales, favores políticos a empresarios, comercio de oro.., todo un catálogo de ilícitos penales. En el mismo reportaje se aludía a otro crimen nunca aclarado, el de Macastre, donde aparecieron tres adolescentes muertos, uno de ellos descuartizado, precisamente el que estaba acogido en un centro de menores público.
Pese a lo escandaloso de la publicación, nadie reaccionó a la misma, y se ignora el camino que ha llevado la denuncia del delincuente arrepentido que denunció tan truculento asunto. 

Tal vez tengan que pasar décadas para conocer el alcance de la indecencia de unos políticos que ya empiezan a pasar por la prisión. Aunque en número escaso, y con muchos asuntos aún por aclarar. Los que vienen marcando la vida de un país a cuyos ciudadanos se pretendió culpar de la crisis, diciéndoles que habían vivido por encima de sus posibilidades, cuando la realidad es que abusaron de ellos por encima de lo tolerable. 

Esquirlas


1ª.- ‘Horror’ ‘masacre’, ‘ataques’; las salvajes incursiones sionistas en Palestina vienen siendo calificadas por sus detractores de muchas maneras, aunque, a saber por qué causa, hasta el presente pocos son los que llaman por su nombre lo que está sucediendo: Genocidio. Un genocidio sionista sobre los palestinos, cuyo fin parece, a tenor de la brutalidad sádica de sus ataques contra la población civil, una matanza en toda regla, muy parecida a la que perpetraron con el pueblo judío los nazis. Ni el supuesto terrorismo de Hamas, ni la seguridad del Estado israelí son avales ni justificación para la eliminación de todo un pueblo planeada desde que Israel ocupó los Altos del Golán, hace ya más de cuarenta años. Las cifras de muertos y heridos se duplican o triplican día a día en tanto EEUU, la UE y el Consejo de Seguridad de la ONU, si acaso, pronuncian con timidez las palabras ‘tregua humanitaria’ o ‘negociación’ cuando, de haber decencia, lo que tendrían que hacer es imponer por las bravas al Gobierno de Netanyahu el alto el fuego. Pero los intereses económicos de quienes hacen negocios vendiéndole armas a Israel –como hace el Gobierno de España- o quienes reciben dinero de los lobbies sionistas en USA, o el control de poderosas familias judías de los medios de comunicación de medio mundo hacen imposible no ya medidas efectivas contra la barbarie que perpetran los sionistas, sino, al menos, que se llamen las cosas por su nombre: Genocidio contra los palestinos. 

2ª.- Y si a lo que hace Israel con los palestinos hay que llamarle genocidio, a lo que está sucediendo con la oligarquía en este país hay inevitablemente que llamarlo corrupción, latrocinio, impunidad y ausencia absoluta de ética y proporcionalidad que debería ser contenida por la ley. Aunque como la ley la hacen quienes se benefician de las injusticias, hasta que no se eche del poder a tales elementos no se podrá poner pie en pared a tanto abuso. Ayer se conocía que los directivos de las empresas del IVEX cobran setenta veces más que sus trabajadores. Las cifras no dejan lugar a dudas de la indecencia intolerable que no se sabe cómo aguanta este pueblo, asustado o cobarde o ambas cosas. El caso es que el salario medio de los trabajadores de las empresas del Ibex es 36.483 euros anuales, frente a los 2,53 millones que cobran de media los directivos. Inditex –la empresa de Amancio Ortega, propietario de unas tiendas que hora va siendo que los consumidores empiecen a boicotear: Zara, y Beska y otras de sus tiendas de ropa- es la que esta diferencia es más notable (482 veces más), seguida de Ferrovial (172 veces más), mientras que Red Eléctrica es donde más se acercan estos salarios medios (12,7 veces más), según datos recogidos en el informe de Comisiones Obreras Ibex 35. Evolución de sus empresas durante el ejercicio 2013. Hay que señalar que el pasado año los millonarios aumentaron en cuarenta y cinco mil, en tanto las familias pobres superan ya los doce millones, porque no solo viven en la pobreza y la exclusión los parados sino los trabajadores que perciben sueldos de miseria, en tanto la oligarquía es cada vez más rica. En pasados siglos esas situaciones se solucionaban con la guillotina. En el presente el poder maquina para que no puedan revertirse ni en las urnas. 

3ª La muerte de una joven en las fiestas de Nules, en el País Valencià, llevaron a la formación de EU en Les Corts a presentar una moción para que se prohíban en todo el territorio valenciano la salvaje fiesta de Los Bous al carrer. A la propuesta se sumaron Les Verds, aunque el PP, PSPV y Compromís se oponen a una prohibición que se entiende rechace la caspa cavernaria de la derecha, pero que resulta inexplicable que encuentre oposición en partidos de izquierdas, como supuestamente lo es el PSPV, o Compromís. El argumento de EU se basa en las víctimas mortales humanas que generan esos mal llamados espectáculos, y no habla del sufrimiento brutal al que se somete a los bóvidos. Sí lo hizo el representante de Los Verds, Joan Francesc Peris, que señaló que “a estas alturas de evolución cultural de la especie humana y de desarrollo de los estudios en neurología, no se puede defender que los toros no sufren con estas prácticas, que incluyen que los ensoguen o les pongan bolas de fuego en los cuernos. El desarrollo de la especie humana y su inteligencia emocional no tiene otro camino que el de acabar con la crueldad gratuita hacia animales que comparten con nosotros muy parecidos sentimientos y emociones", y recordó que los espectáculos taurinos han sido abolidos en Catalunya y Canarias, en el Estado mexicano de Sonora y en gran parte de la América hispana. Pero la propuesta choca con el criterio zafio de unos políticos más interesados en dar carnaza a sus votantes que en educarlos. 

¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, y víctima de la estulticia o mala voluntad de los trabajadores del SEPE en agosto apenas cobraré 112 euros de la Rai y si no pago el alquiler con la ley de Raxoi me pueden desahuciar en quince días.
¡Ayudadme por favor! Necesito la solidaridad de los lectores.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…