Ir al contenido principal

Demandar a Aguirre e Inda: Un acto de higiene democrática y ética.



El artículo 20 de la Constitución de 1978 –esa que el PP defiende cuando le conviene e ignora cuando no se adecua a sus intenciones-, recoge el derecho inalienable a ‘expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción’. Y fija como límites a ese derecho, el respeto a los preceptos de las leyes que lo desarrollen y, especialmente, en el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen. El PP y los medios de la caverna, que siempre tuvieron una doble vara de medir sobre cualquier concepto, la tiene, obviamente, sobre la libertad de expresión. El partido en el Gobierno –o en los gobiernos autonómicos- y la caverna mediática suelen invocar el derecho al honor y a la propia imagen cuando se trata de que otros den a conocer sus delitos y abusos. Un caso muy reciente y de plena actualidad es la posición que mantienen jueces conservadores y prensa oficial sobre los correos que Blesa escribió durante su Presidencia en Caja Madrid, y por cuya supuesta difusión está procesado el juez Elpidio José Silva. Políticos del PP y prensa cavernaria consideraron, cuando fueron publicados en medios digitales que era poco menos que un delito. De hecho, el juez Silva, al que acusan de ser el filtrador de los correos está procesado por ello, y la caverna mediática, siempre al servicio del sistema defendió en sus tertulias a capa y espada el derecho a la intimidad y la propia imagen de un individuo como Miguel Blesa, principal responsable que la deuda que el Gobierno obliga a asumir a los ciudadanos. 

Por el contrario, cuando se trata de calumniar, criminalizar y desprestigiar a sus ‘enemigos’, siempre invoca el derecho a expresarse libremente, aunque su expresión en libertad sea la calumnia y la falacia. Haciendo uso de su principal mantra: ‘todos los que no son de los míos son de ETA’, llevan años difamando a cualquiera que se haya puesto en su punto de mira. Lo hicieron durante el Gobierno de Zapatero con él y con Rubalcaba. A los medios de la caverna les faltó poco para decir que los mandatarios socialistas dedicaban sus horas libres a cometer atentados o hacer chantajes para recaudar dinero para ETA. Cuando el PP ganó las elecciones, y ya no estorbaban los socialistas, sus difamatorios dardos los dirigieron contra Ada Colau, la portavoz de la PAH, a la que acusaron de apoyarse y colaborar con grupos filoetarras. Como a pesar de las acciones de la PAH los amigos banqueros del PP siguen robando y desahuciando con total impunidad y cada vez más, dejaron de temer a la PAH y a Ada Colau, y se olvidaron de ella. 

Mas tras el susto que se llevó el PP en las elecciones europeas, al ver cómo en menos de cuatro meses de existencia, Podemos conseguía más de 1.200.000 votos y cinco diputados, y que por el contrario, su resultado electoral era mucho más catastrófico de lo que quisieron confesar en Génova 13, iniciaron una campaña de desprestigio y criminalización de Podemos y sus dirigentes. La Presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, sin pensárselo lanzó a través de su blog, y con su habitual desfachatez de señora rica y prepotente, unas acusaciones intolerables contra Pablo Iglesias al que acusó de apoyar a la organización terrorista ETA y de recibir financiación ilegal de un gobierno extranjero –el de Venezuela, que es otro de los mantras de la caverna ideológica y mediática - llegando, incluso, a dar la cifra del dinero supuestamente recibido por PODEMOS: 3.7 millones de euros. 

La caverna aprovechó las palabras de Esperanza Aguirre en su blog, y reiteradas apariciones en medios de comunicación, para cargar contra los dirigentes de Podemos acusándolos de todas y cada una de las vilezas que se les ocurrió, con el objeto de desprestigiar a una formación que se ha convertido en una esperanza para salir del actual estado de marasmo, pobreza e indignidad en la que está sumido este país a causa de un Gobierno al servicio de la oligarquía y la especulación; corrupto y antidemocrático. 

Por su parte Eduardo Inda, subdirector de El Mundo, que frecuenta tertulias de diversos medios, lleva meses provocando, insultando y acusando falsamente a Pablo Iglesias, con la desfachatez de los trileros. Las cámaras de televisión permiten ver las expresiones de cínica impunidad cuando acusa a Pablo Iglesias de todo tipo de ignominias, a sabiendas de que miente, porque cuenta con la que le da su estatus de gurú de la prensa cavernaria. 
 
Ante la lluvia de acusaciones, difamaciones y ofensas vertidas en los medios por  Esperanza Aguirre y Eduardo Inda, encaminadas a desprestigiar y difamar a una formación a la que tienen miedo, porque su éxito significará la desaparición política de la casta depredadora de la que ellos forman parte, los dirigentes de Podemos tomaron una decisión que hasta el presente pocos se habían atrevido a llevar a cabo: Han presentado una demanda contra Esperanza Aguirre y Eduardo Inda.
 
Nadie osó, hasta el presente, a demandar a los difamadores profesionales de la caverna. Nunca hasta ahora, ningún partido político había reaccionado ante las difamatorias acusaciones de la caverna ideológica y mediática, acostumbrada a contar con la impunidad que les da el poder. Ni el PSOE cuando sufrió las difamaciones de la conspiranoia que le señalaban como ‘autor intelectual’ de los atentados de 11M, ni ninguno de sus dirigentes, como Alfredo Pérez Rubalcaba, se les ocurrió nunca acudir a los tribunales, argumentando siempre que era imposible demostrar que una falacia lo era.

Llevar a los tribunales a dos difamadores profesionales, como Esperanza Aguirre y Eduardo Inda es una medida de respeto para con los votantes de Podemos y de higiene democrática y ética. Es reclamar el respeto que merecen los ciudadanos que depositaron su confianza en una formación cuyos dirigentes son sin duda más patriotas y responsables que aquellos a los que se les llena la boca al hablar de patriotismo pero venden la dignidad del país por hacer negocios con China, con Rusia, o con cualquier otro que les ofrezca negocios a sus amigos empresarios, esos que luego –presuntamente- financian con sobres sus campañas electorales para que jueguen con ventaja, vulnerando las reglas del juego democrático y engañando a la ciudadanía.

La demanda contra Aguirre e Inda, acostumbrados ambos, como integrantes de la caverna ideológica y mediática supone un nuevo modo de enfrentarse a la impunidad de quienes llevan años haciendo uso de la falacia, la infamia y la calumnia porque son incapaces de adaptarse al juego democrático y están asustados ante la aparición de una formación que tal vez pueda regenerar la maltrecha política de este país, sumida en la corrupción y los abusos.

Esquirlas 

1ª.- Si por separado Esperanza Aguirre y Dolores de Cospedal suelen resultar insufribles cuando se ponen a pontificar, juntas resultan insoportables. En la Escuela de Verano del PP, que se celebra en El Escorial, ambas damas han dado muestra del habitual cinismo de su partido al hablar de ‘regeneración democrática’, que ya se sabe que para el PP es articular medidas con su mayoría absoluta que les facilite constituirse como partido único, transmutándose en una especie de Movimiento Nacional del siglo XXI. Cospedal, que recurrió a las palabras del papa Francisco para decir que la política ‘es una de las formas más elevadas de caridad porque la política lleva al bien común cuando uno se dedica a la política con convicción y principios’,  habló de la "honradez y la vocación de servicio público de la mayoría de los políticos”, de "dar ejemplo": "Tenemos que decir que la política está para servir a los ciudadanos", afirmó. Y ya se sabe que una cosa es lo que digan y otra muy distinta lo que hagan,. Por su parte Aguirre no perdió ocasión de arremeter contra su bestia negra: Pablo Iglesias y Podemos, animando a los suyos a no defraudar a sus votantes "y más en unos momentos en los que el PSOE se encuentra sumido en una profunda crisis de la que no se sabe por dónde va a salir y que, como resultado de esa crisis, la izquierda está mirando cada vez más hacia el populismo chavista".


2ª.- Sigue el culebrón sobre la cacería contra el juez Elpidio José Silva: la sospecha de que existiera una confluencia de intereses entre la Fiscalía y la defensa del Miguel Blesa, que habría derivado en una colaboración secreta para expulsar a Silva de la carrera judicial,  adquirió entidad suficiente, a juicio de los abogados del juez, como para que sea denunciada en pleno juicio. La defensa de Silva leyó en la sesión del jueves un escrito en el que anunció acciones legales contra el fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix. Según afirmaciones del abogado Gonzalo Boyé, la Fiscalía abrió diligencias previas a la querella por prevaricación “a espaldas” del investigado, Elpidio Silva. Moix, añadió, ignoró “a sabiendas” las instrucciones de la Fiscalía General del Estado, recogidas en dos circulares, y evitó llamar a Silva a declarar para mantener en secreto dentro de esa investigación. Los hechos son constitutivos del delito de estafa procesal, castigado con uno a seis años de cárcel, y otro contra el ejercicio de los derechos cívicos, que en el caso de los funcionarios públicos está castigado con inhabilitación de 1 a 4 años.



3ª.- Según se va acercando el día de la votación de los militantes del PSOE para elegir Secretario General las, en apariencia hasta ahora, tranquilas aguas de la pugna por alcanzarla han empezado a agitarse con lo que algunos han calificado como ‘guerra sucia’ entre los candidatos. La aparición de la noticia en ‘elconfidencial’ de que Pedro Sánchez fuera consejero de Caja Madrid entre 2004 y 2009 por el cupo de concejales del Ayuntamiento de Madrid, y ocultara el dato en su biografía, es atribuido por el interesado a una ‘guerra sucia’ entre los candidatos. Sánchez aseguró que nunca tomó parte en decisiones referentes la emisión de preferentes o la compra del City Bank of Florida. Aunque esas decisiones se tomaran, precisamente, en los tiempos en el que él era consejero de la entidad que tanto dinero nos cuesta a los ciudadanos. Pedro Sánchez, que se presentó ante los militantes como ‘un diputado raso’, no lo fue tanto teniendo en cuenta que trabajó como asesor parlamentario de la diputada Bárbara Dührkop en el Parlamento Europeo. Que se haya sabido que fue consejero de Caja Madrid, y que lo ocultara supone una merma de credibilidad para un candidato a ser el responsable del PSOE que, como Madina, es visto por parte de la militancia como ‘mas de lo mismo’ si consigue la Secretaría General.
¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. En paro y sin prestación, represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que me impide trabajar, es imposible sobrevivir. Necesito la solidaridad de los lectores. Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:


Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…