Ir al contenido principal

De las serpientes de verano a las víboras de la actualidad




Hace años se decía que algunas informaciones de poca enjundia que surgían en los meses estivales –aquellos, qué tiempos, en los que la mayoría de españolitos se podía permitir el lujo de vacacionar en tiempos de canícula- que eran ‘serpientes de verano’, porque había pocas noticias que dar. La expresión ‘serpiente de verano’ surgió en el Reino Unido, porque con frecuencia, cada estío aparecían en sus medios alusiones al Nessie, el monstruo del Lago Ness. Las serpientes de verano solían tener que ver con la aparición de la mencionada Nessie, del Yeti o de los bigfoot –ser peludo de pies grandes que dicen vive en los bosques- el avistamiento de OVNIS, o, en nuestro país, las caras de Bélmez o asuntos más o menos milagreros.


Aquellas noticias, ‘serpientes de verano’, nada tenían que ver con las víboras informativas del presente; esas noticias que nos desvelan y atemorizan, que nos indignan y nos hacen sentirnos impotentes ante tanta infamia:

El Gobierno sionista de Israel está copando todas las portadas por el sistemático genocidio que está llevando a cabo contra los palestinos. Las cifras de asesinados –entre ellos cientos de mujeres y niños- se dispara cada día, porque las tropas de Israel no tienen empacho en bombardear escuelas, parques, sedes de la ONU o allá donde más muertes o terror causen, sin respetar ninguna de las leyes de la guerra, ni, obviamente, los Derechos Humanos. Al Gobierno israelí le dan igual las manifestaciones multitudinarias que tienen lugar en todos los países del mundo. Cuenta con el respaldo de los dirigentes de la UE, la connivencia de USA y el dinero de los Rothschild, dueños del 80% de Israel, y de una gran cantidad de medios de comunicación ya que controlan United Press International (UPI), Associated Press (AP), Reuters, Agence France-Presse (AFP), Agenzia Nazionale Stampa Associata, Agencia EFE, Inter Press Service, Wolff, Notimex y FIDES. Y la mayoría de los bancos centrales del mundo; tan solo los de Cuba, Irán y Corea del Norte han escapado a sus garras. Con ese poder nadie se atreve a enfrentarse a los que parecen ser los dueños del mundo, que han reemplazado el nazismo con el sionismo, igual de asesino y genocida.


Las informaciones sobre el genocidio en Palestina no son ni mucho menos serpientes de verano, sino las víboras que envenenan nuestras conciencias y nuestra paciencia. Pero no solo las inicuas acciones de los sionistas ponen el veneno de las víboras donde antes las páginas las llenaban las serpientes de verano. La firma del TTIP, el Tratado de Libre Comercio e Inversión, que negocian EEUU y la UE con un secretismo que oculta los planes de un acuerdo destinado a acabar con el empleo digno, el Estado del Bienestar, la dignidad de los pueblos, convirtiendo a los ciudadanos en meros peones de la avaricia de las multinacionales comerciales y financieras, que acabará con la conservación del Medio Ambiente, la calidad alimentaria, imponiendo los transgénicos en secreto sin que nadie pueda negarse a consumirlos porque desaparecerá el etiquetado, como quiere, entre otras grandes mafias Monsanto –controlada, por cierto, por la familia Rothschild-. El TTIP se negocia con la alevosía de las mafias, en silencio y con opacidad, para que cuando todo esté consumado nadie pueda oponerse a ese contubernio de políticos conservadores y multinacionales codiciosas y depredadoras. 


Ante esas maniobras, y otras muchas que viene llevando a cabo la Europa de los mercados, muy alejada de aquella Europa de los pueblos en la creímos mucho ingenuo en el pasado, el rechazo por la UE se extiende como una mancha de aceite por  Europa, y no solo el insular Reino Unido, antieuropeísta por tradición, se muestra receloso ante una unión que solo beneficia a las grandes corporaciones. La ciudadanía de Italia y Grecia ya rechaza, aún más que los británicos, una UE que no hace sino empobrecerlas. Como está haciendo con este país nuestro en el que el rechazo también aumenta proporcionalmente a la merma de derechos que un gobierno de extrema derecha se empeña en asegurar que se debe a las presiones de la UE, aunque no siempre sea cierto. 


Esas noticias que nos cuentan a veces pocos medios, porque la prensa oficial prefiere centrarse en otras cuestiones que nos mantengan dóciles y sumisos a la perfidia de los amos del dinero y el poder, van poniendo el veneno de las víboras en nuestra percepción de una actualidad ponzoñosa en la que las serpientes de verano no tienen cabida. A ver quién piensa en OVNIS o Nessies, cuando el Gobierno nazi de Ucrania prohíbe el PC de ese país, igual que hizo Hitler, o que derriba aviones con misiles para luego culpar al enemigo y que está masacrando a la población que no se aviene a sus mandatos, del mismo modo que los sionistas –tan nazis como los ucranianos- asesinan a los palestinos ¿Quién podría centrar su atención en las coloridas y llamativas noticias de un monstruito peludo atravesando los caminos de un bosque, cuando los monstruos de la actualidad, menos peludos y cuyo número de pie se desconoce, nos asustan con un futuro que da mucho más miedo que cualquier bigfoot.

Porque si el mundo resulta inhóspito, nuestro país no es, precisamente una balsa de aceite ni un paraíso. 

Enfangado en la corrupción y la miseria ética de muchos políticos estos andan a corruptazo limpio, sacándose las vergüenzas unos a otros, mientras engordan sus bolsillos adelgazando los de los ciudadanos. Tanto da que sea los factótum de Gürtel como el Molt Deshonorable Jordi Pujol. Todos metieron la mano en nuestros bolsillos, o en la caja común del erario, en tanto un pueblo incuro los seguía votando y aún algunos necios los justifican, mientras procesionan tras santos de palo a los que nombran alcaldes honoríficos o dan medallas policiales como si de seres de verdad se tratase. 


Y mientras la nave de la inconsistencia y la ignorancia va, los nazis se van de rositas en un juicio porque dicen los jueces que no son adecuadas las pruebas, y al igual que aquellas grabaciones del caso Naseiro, descartadas por no ajustarse al capricho de unos jueces complacientes, trajeron los lodos del latrocinio del PP, es preocupantemente posible que esa absolución de nazis traiga a la larga a saber qué nefastas consecuencias. Al tiempo un tal Anglada, en Catalunya, hace alardes de fascismo, sin que nadie ponga coto a él, porque en este país está más castigado manifestarse en contra de los recortes que proclamarse miembro del fascio. 


Qué felices seríamos si de verdad estas semanas estivales pudiéramos asustarnos con las apariciones de Nessie o de los Ovnis, de las caras de Bélmez o de el paseo de cualquier bigfoot, en lugar de vivir aterrorizados con el genocidio palestino y la impunidad sionista o nazi en Ucrania, con los siniestros planes del TTIP y la UE, los latrocinios sistemáticos de los políticos de este país que dejaron las arcas exánimes o el auge de un nazifascismo al que nadie pone coto en nuestras tierras. 

¡¡Colabora con la libertad de expresión!!
El mantenimiento de este blog y de su autora depende de ti. Represaliada por el ‘régimen’ valenciano del PP, que me impide trabajar, y víctima de la estulticia o mala voluntad de los trabajadores del SEPE en agosto apenas cobraré 112 euros de la Rai y si no pago el alquiler con la ley de Raxoi me pueden desahuciar en quince días. ¡Ayudadme por favor!. Necesito la solidaridad de los lectores. Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…