Ir al contenido principal

Las derivas del PSOE o el PSOE a la deriva



Después del anuncio de la Presidenta de Andalucía de no optar a la Secretaría General del PSOE para quedarse ejerciendo sus funciones y dedicando todo su tiempo a preparar las elecciones, que según las encuestas ganaría de calle, dejando a los ‘barones’ del PSOE, afortunadamente, con tres palmos de narices, se abre la batalla para que un nuevo secretario general lidere esa formación. Hasta el presente eran solo tres los candidatos, Eduardo Madina, Pedro Sánchez y José Antonio Pérez Tapias, este último representante de la corriente Izquierda Socialista al que medios como El País, aunque no solo, se obcecan en ignorar, seguramente porque, de alcanzar la Secretaría General daría un cambio al PSOE que no es el que quiere el establishment. Sin embargo, hoy mismo la portavoz parlamentaria de esa formación, Soraya Rodríguez, anunció que ‘se está pensando si da el paso para presentar su candidatura’, que sería la del aparato sin ambages ni disfraces de modernidad. O dicho en lenguaje coloquial ‘eran pocos y parió la abuela’. 
 
 De los candidatos que se sabía optaban a la Secretaria General del PSOE, y por mucho que desde círculos cercanos al vicesecretario del Grupo Parlamentario se empeñen en propalar que Madina está recibiendo presiones internas y externas para que no se presente, porque de hacerlo y ganar las elecciones internas, podría dar un giro al partido que no le gusta al poder, no deja de ser un hombre del ‘aparato del partido’, quizá no tanto como Soraya Rodríguez, pero no se trata de alguien que, a priori, representase un giro exponencial en la política socialista. Es una incógnita por qué a Madina se le considera un ‘peligroso progresista’ dado que no se le ha oído en los casi dos años que lleva en el cargo, y nadie sabe qué opinión pueda tener respecto al poder de los bancos, la secta católica o el sometimiento a la UE. Tan solo se ha permitido decir que es republicano, para a continuación votar favorablemente, como impuso Rubalcaba, la ley que regulará la abdicación de Juan Carlos I. 

Menos aún se sabe de su posible opositor, el diputado por Madrid Pedro Sánchez, un economista de cuarenta y dos años, que trabajó como asesor en el Parlamento Europeo y como jefe de gabinete del Alto Representante de Naciones Unidas –Javier Solana- en Bosnia, durante la Guerra de Kosovo. De Sánchez tampoco se tiene mucho conocimiento de sus ideas, pero dado sus anteriores cargos se puede pensar que no es, precisamente, el carismático líder progresista que necesitaría el PSOE para volver a obtener el favor de los electores. En círculos internos lo consideran un hombre situado en la derecha del PSOE.

El tercer hombre en la discordia socialista es José Antonio Pérez Tapias, el ignorado por los medios afines al poder. Decano de la Facultad de Filosofía de Granada, doctor en filosofía y miembro de la corriente Izquierda Socialista, que representa el ala más izquierdista y crítica del PSOE, mal vista por el aparato y peor contemplada por el establishment. De llegar a la Secretaría General supondría un soplo de aire fresco para un partido anclado en las teorías económicas socialiberales que han sido las causantes del desapego de sus electores. 

Si es cierto que las bases del PSOE quieren un cambio a la izquierda y consigue los diez mil avales necesarios para presentarse a la Secretaría General, tendría que ser, por lógica, el candidato que se alzara con la victoria. Mas la lógica no es una de las virtudes que adornen al PSOE en los últimos años. Lógico hubiera sido que, tras perder el poder, hubiese hecho una oposición menos blanda y complaciente con el PP, como de lógica hubiese resultado imprescindible que en la etapa de Gobierno, siendo ‘socialista’ hubiera puesto pie en pared a los abusos de los bancos, las imposiciones de la secta católica o los golpes de estado encubiertos de los empresarios, como el que tuvo lugar en el verano de 2010. De lógica tendría que haber sido oponerse a los dictados de la UE, de haber sido un partido de izquierdas, incluso de centro izquierda.

De lógica sería que, antes de conseguir los diez mil avales, y que los militantes pudiesen votarlos los tres posibles Secretarios Generales expusieran sus ideas y sus programas, que quienes van a votarlos conocieran qué opinan no ya solo sobre la disyuntiva monarquía-república, sino y también sobre qué oposición impondrán que lleve a cabo el Grupo Parlamentario en las Cortes, o qué cariz darán a sus relaciones con la banca o la secta católica. 

Porque si no lo hacen así, y es de sospechar que no lo harán, los militantes del PSOE votarán de oídas, y dejándose llevar por la apariencia física o el verbo más o menos fluido de las intervenciones ante la prensa. Pura frivolidad para alcanzar un puesto que tendrá mucho que ver con el futuro de los militantes y hasta de la ciudadanía. Y con el propio futuro de una organización que, de elegir el personaje desacertado, acabará convirtiéndose no ya en la sombra que es en el presente, sino en un fantasma irrecuperable, como la UCD.

¡SALVA ESTE BLOG Y AYUDA A SU AUTORA!
Si quienes gustáis de la lectura de este blog contribuís con una pequeña cantidad garantizaréis la pervivencia de un espacio de libertad informativa sin supeditaciones al poder
Colabora en la libertad de expresión e información que tanta falta hace en este país y échale un cable a una periodista en la miseria por culpa del PP
Puedes ver cómo en el siguiente enlace:

Comentarios

  1. Menudo carajal que tienen montado los del PSOE, como siempre mirándose sus ombligos y a los demás que les den. Así no van a conseguir lo de 'ha vuelto el PSOE'. Ja! ha vuelto a cagarla que no es lo mismo. Está bastante claro que la presidenta de Andalucía está tomando carrerilla para presentarse a las generales, pero ya veremos como le sale la jugada. Lo que está medianamente claro es que no tenemos ni idea de como piensan los candidatos, como siempre las luchas internas y los navajazos a la orden del día. ¡Allá ellos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no tenemos ni idea, y los que hablan y suenan son 'mas de lo mismo'. No me gusta Susanita, ni lo que representa. De todas formas me parece más peligroso no conocer sus propuestas que el que anden a navajazos, eso sería, hasta sano, porque querría decir que hay ideas y planteamientos. Pero sospecho que ni lo uno ni lo otro y así les va, y lo que es peor, le va al país con un partido mayoritario en la oposición que parece el clon del gobierno.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…