Ir al contenido principal

"El Banco de Santander no es una entidad benéfica". ¿Es una entidad de malhechores quizá?





El titular de este posteo es parte del diálogo mantenido entre una cliente del Banco de Santander con el director de una sucursal de la ciudad de Torrevieja, después de que la entidad bancaria hubiera cargado en la cuenta de una persona en paro 35 euros, en concepto de descubierto de 1.25, también euros, sí, generados por una ‘anotación’ de la entidad, y después de haberse demorado la cliente -en la transferencia de 5 euros para cubrirlo- exactamente un día, debido al fin de semana, y a que no se aplicaron los tres que dicen se conceden siempre para cargar el recargo por descubierto.
 
El director de la entidad comunicó a la cliente que a partir de aquel momento se devolverían los recibos domiciliados, caso de no haber fondos, asunto este que días atrás, sin necesidad de reclamación o cargo alguno, ya se le había notificado, al anunciarle a la clienta que a los receptores del paro no se les permitían descubiertos en la cuenta porque el banco de Santander no era una entidad benéfica. Y no, no lo es. Tiene que ser una asociación de malhechores que hace "anotaciones" para poder cargar después 35 euros, y en cuentas de personas que reciben por todo ingreso 426 euros mensuales.

Además, explicaba el director de la entidad mencionada –cuya presencia también se demoró lo que se permite hacerlo, digamos, un ministro a quien se desea entrevistar- los descubiertos se cargan cuando el banco lo considera oportuno, con independencia de que, por lo general, se asegure que tardan tres días en cargarlos. ‘¿Se ha leído usted la letra pequeña?’ inquirió, a sabiendas de que resulta imposible leer contratos con signos tipográficos que ya fueron denunciados por asociaciones de usuarios de banca, y con los mismos reiterados resultados de pérdida de tiempo, porque sin duda los legisladores redactan leyes para contentar a los bancos, a sus dueños, nunca para defender al usuario. 

Así que, no es de extrañar que semanas atrás el Presidente del Santander, Emilio Botín, declarara que había acudido a la Moncloa a felicitar a Mariano Raxoi en razón de que: "Lo está haciendo muy bien’. Evidentemente para él y los suyos, no para los usuarios de los bancos, como el suyo propio, que perpetran toda clase de abusos y de latrocinios que permanecen impunes, ya que la actual legislación está hecha, como acabo de escribir, para favorecerlos frente al ciudadano común.
En la sucursal donde se desarrolló la escena que acaba de describir esta bloguera, la cola de clientes llegaba hasta la calle; cerraron las demás sucursales para centralizarla en una sola, ahorrarse ese dinero, y actualmente, a los usuario se les considera y trata como el antiguo y siniestro ‘Auxilio Social’ a los pobres que iban a pedir un plato de comida, es decir, como si acudiesen a solicitar limosna sus propios clientes, estos de las 'anotaciones' de 35 euros por descubierto de 1 o de 2.

Efectivamente los bancos no son entidades benéficas, y llamarlos asociaciones de malhechores es quedarse muy corto. Se merecerían un Goya, un Quevedo, un Valle al menos, que los dejara clasificados o nombrados para la posteridad y para que nos enteráramos bien de qué pueden ser en realidad.


¡SALVA ESTE BLOG Y AYUDA A SU AUTORA!
Si quienes gustáis de la lectura de este blog contribuís con una pequeña cantidad garantizaréis la pervivencia de un espacio de libertad informativa sin supeditaciones al poder
Colabora en la libertad de expresión e información que tanta falta hace en este país y échale un cable a una periodista en la miseria por culpa del PP
Puedes ver cómo en el siguiente enlace:

Comentarios

  1. Ladrones es un adjetivo muy pequeño. Los bancos que precisamente hemos rescatado los ciudadanos!!!!!
    No puedo comentar más. Salvajes!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…