Ir al contenido principal

Con qué distrae la prensa en tanto el sistema roba y manipula: De las portadas de la Infanta a la obsesión con Pablo Iglesias.




Las portadas en papel de todos los medios coincidieron, como un solo informador, en reflejar el procesamiento de Cristina Borbón de Urdagarin, hija de Juan Carlos I y familia del actual rey, que no miembro de la familia real. Desde titulares más o menos descriptivos: “El juez pide procesar a la Infanta por su colaboración silenciosa” a otros que argumentan, con optimismo, que la hija del abdicado rey se librará de sentarse en el banquillo, como hicieron las de ABC o La Razón que aseguraron que “Castro procesa a la Infanta Cristina en contra del Fiscal y de Hacienda”, o “La Infanta no iría a juicio si la Audiencia de Palma tumba el delito de blanqueo”, respectivamente, todos salieron a la calle con la misma portada.
 
Cierto es que esa señora, junto con su avispado esposo y el socio de este, presuntamente y con la colaboración de significados políticos, saquearon las arcas públicas. Mas su caso es, aparte de la notoriedad de los presuntos afanadores, una más de las estafas que se sufren en todo este país por parte de cualesquiera de los que acceden al poder y sus aledaños. Noticia lo será el día que -si fuese cierto que la Justicia es igual para todos, aserto que habrá que probar tras la celebración del juicio-, sean condenados. A casi dos años de que se celebre el juicio, porque los tempos judiciales en este país se hacen eternos, pareciera que tanta importancia se la conceden los medios para no tener que informarnos de otros asuntos aún más alarmantes y que agreden directamente a los bolsillos y la dignidad de la ciudadanía. De manera que la prensa nos entretiene con la noticia del procesamiento, o no, de la hija del rey, usándolo a modo de parapeto o parasol, según se quiera, para que nos interesemos en un culebrón en el que el asunto no es que la hija de un rey haya robado dinero público en compañía de su marido, sino el morbo de cómo se desarrollará el procedimiento judicial tratándose de quien se trata.

Al tiempo en el Tribunal de Cuentas, a pesar de reconocer que hay un enchufismo patológico -de los sesenta informáticos que hay en ese organismo, cincuenta y cinco no tienen cualificación de tales-, su Presidente, Ramón María Álvarez de Miranda, manifestó a la agencia de noticias Europa Press que “no hubo irregularidad alguna en la contratación de funcionarios”, explicando la existencia de familiares de los consejeros en función de que “esas personas se enteran de las convocatorias por sus allegados”. La noticia es mucho más significativa de lo que puede parecer a simple vista. No es solo el impresentable nepotismo que permite que el organismo dedicado a vigilar las cuentas públicas sea una ‘gran familia’, sino que su honestidad resulta muy cuestionable dado que lleva años bendiciendo las atrocidades dinerarias de las administraciones públicas, que hicieron tiras y capirotes del dinero de todos, siempre en su propio beneficio. 

Sin embargo, esa información no se aireó tanto como el supuesto procesamiento de la señora de Urdangarin, a la que el Fiscal Horrach defendió con una celeridad prodigiosa, presentando un recurso que debía tener preparado –tal vez al dictado de la defensa - aún mucho antes de que el juez Castro emitiese su auto. 

Tampoco dan los medios importancia; aunque la tiene y capital, al turbio asunto del fondo de pensiones de los eurodiputados que, de sufrir pérdidas la famosa SICAV luxemburguesa, donde los parlamentarios europeos se garantizan una segunda pensión –al tiempo que los prebostes comunitarios votan medidas de austeridad que perjudican entre otros a los pensionistas- las pérdidas las pagarán los ciudadanos europeos, entre ellos los maltratados y avasallados españoles y griegos. 

Mas si a alguien o algo prestan interés los medios del sistema, aparte de las noticias como del colorín como el procesamiento de Cristina de Borbón, no por corrupta sino de por quién se trata, es a lo que dice Pablo Iglesias, líder de Podemos, al que temen por igual PP y PSOE porque piensan que, junto con él, los ciudadanos pueden acabar con el establishment que proporciona, entre otras prebendas, segundas pagas de jubilación a los políticos de la casta, por muy mal que les siente que los denominen, merecidamente, así. 

La prensa del sistema, al servicio de esa casta, no cesa de analizar cada palabra del líder de Podemos con el objeto de poner en solfa cuanto dice, y con la estrechez de miras de los malintencionados, se agarran a cualesquiera declaraciones que haga con el objeto de desprestigiarlo para lo que cuentan con sectores de la derecha, como, en esta ocasión, asociaciones de víctimas del terrorismo que, en una reacción fuera de lugar, exigieron a Pablo Iglesias que rectifique unas declaraciones en las que afirmó que ‘el terrorismo de ETA tiene explicaciones políticas’. Iglesias dijo ‘explicaciones’ y no ‘justificaciones’, y, al hacer esa valoración, sin duda lo hacía como el profesor de ciencia política que es, analizando sin apasionamiento un asunto que requiere distancia a la hora de ser estudiado. Sin embargo, las asociaciones de víctimas no dudaron en acusar a Iglesias de "contribuir y apoyar la estrategia de la banda y de blanquear su historia y justificar el asesinato". Palabras que muestran la ausencia de templanza y conocimiento de la realidad, que pueden tener la visceralidad que consideren oportunas los portavoces de esas organizaciones, aunque no tienen derecho alguno a exigir que, quien opine con la distancia de un profesional de la politología, rectifique sus declaraciones. 

La presentación de una nueva plataforma ciudadana, Guanyem Barcelona, en el que está integrada la popular exportavoz de la PAH, Ada Colau, da idea de la inquietud de los medios del sistema a los movimientos ciudadanos por el modo como da comienzo el artículo de El País aparecido en su sección catalana en la que afirma: “Sobre el papel no tendría por qué tener mucha importancia que se presente una nueva plataforma con la intención de aglutinar a la izquierda política y social. No es la primera. Pero después del fenómeno Podemos en las pasadas elecciones europeas, esta tarde se ha presentado Guanyem Barcelona”. Una redacción, de dudosa calidad, que hace pensar que la afirmación de que ‘el miedo está cambiando de bando’ no es tan utópica como podría parecer.

En tanto, la prensa del sistema, oculta que la casta política siempre se pone de acuerdo en su propio beneficio, y al tiempo lanza toda clase de diatribas a la única formación, salida de la ciudadanía que podrá  acabar en el futuro con un estado de cosas nauseabundo. 

¡¡AVISO URGENTE!
Este blog tendrá que cerrar en breves días porque su autora no puede hacer frente al pago de la factura de Internet. Si queréis seguir leyendo los artículos de este blog contribuir al pago de esa factura con pequeñas aportaciones.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:


Comentarios

  1. Verdaderamente esto es un asco y estamos llegando a un término que ya es tal el castillo de corrupción que se ha formado en estos 36 años, que va a ser difícil desmontarlo si no es con un golpe severo de cambio.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…