Ir al contenido principal

“Vamos a contar mentiras”: De la encuesta del CIS a la supuesta imparcialidad del director de El País, Antonio Caño.



‘Por el mar corren las liebres, por el campo las sardinas, vamos a contar mentiras tralará’. La letra y el soniquete de la vieja canción infantil, que no sé si se canta aún en excursiones escolares pero que acompañó a más de una generación en sus ocios colegiales, viene al pelo para retratar algunas declaraciones y encuestas que aparecen en la prensa, tratadas con mayor o menor imparcialidad. Hoy mismo se conoció una encuesta del CIS –Centro de Investigaciones Sociológicas-, organismo dependiente de la Presidencia del Gobierno, no hay que olvidarlo nunca a la hora de valorar la exactitud de los resultados, en los que se anuncia que, pese al desplome de votos del PP, que no es capaz de ocultar, ese partido, el que gobierna y por lo tanto manda en el CIS, ganará las elecciones europeas, pese a que diversidad de encuestas señalan lo contrario. 
 
En esta ocasión, el Centro de Investigaciones Sociológicas hace un uso de la cocina que ríanse de Chicote y Arguiñano juntos. Aunque tuvo buen cuidado de que no se le vieran las vergüenzas, como sucedió con los resultados sobre intención de voto publicados por ese organismo en febrero de este mismo año, cuando dando como ganador al PP recogió indicadores como la intención de voto directo en el que el PSOE superaba con 1.8 puntos al PP. 

En el sondeo realizado en enero pasado, el CIS daba una intención de voto al PP del 32.1, frente al PSOE que obtenía tan solo el 26.6, esto es, 5.5 votos más que los socialistas. En esta ocasión las cifras que proporciona el Centro dependiente de presidencia asigna una intención de voto al PP del 31,9 por ciento, frente al 26,56 por ciento que concede al PSOE, distanciándose del partido de la oposición en 5.7 puntos, dos décimas más que en enero. Si el CIS no mintiese ni cocinara las respuestas habría que pensar que la ciudadanía es absolutamente necia y borrega. Aunque antes de inclinarse hacia ese desmoralizador pensamiento cabe la posibilidad de que el Centro de Investigaciones sociológicas haya echado mano de cualesquiera condimentos para que el guiso quede a satisfacción del partido en el Gobierno. 

La misma consulta señala que los partidos que hasta ahora parecían subir en intención de voto, como IU o UPyD, frenan su ascenso  y se incrementa la abstención. Curiosamente, el CIS no contempla la posibilidad de que los ciudadanos opten por opciones distintas a las que representan el bipartidismo actual o los partidos llamados minoritarios en el actual arco parlamentario. El tirón que puedan tener entre los ciudadanos, no solo entre los más jóvenes, partidos o coaliciones como Primavera Europea, Podemos, o el Partido X que están recurriendo a la banca para financiar sus campañas, y que de llegar al Parlamento Europeo no tendrán servidumbres de ningún tipo con las entidades financieras, como sucede con las formaciones presentes en el actual arco parlamentario no existen para el CIS. Sobre esas candidaturas, o Recortes Cero, el partido en el que se presenta el pintor Antonio López, el Movimiento Red, de José Elpidio Silva, o el partido animalista –PACMA- el organismo oficial de consultas no hace mención alguna, no existen tales formaciones, porque solo contempla a los partidos integrados en el establishment.

¿Para qué iba a molestarse tan dócil organismo en contemplar la existencia de formaciones ajenas a lo establecido y deseado por el actual gobierno, e incluso la actual oposición que, al alimón, consideran que fuera de ellos no existe nada? Aunque no es solo el organismo oficial el que ignora las formaciones alternativas a las parlamentarias. Porque el diario El País, que publica igualmente y con frecuencia encuestas sobre intención de voto, tampoco parece ser consciente de la existencia de nuevas formaciones que representan para muchos ciudadanos un soplo de aire fresco en el enrarecido y enquistado panorama de los partidos políticos actuales. 

Mas no es de extrañar la posición de El País, dada su deriva hacia la derecha, o como dijo el ya director de ese medio, Antonio Caño, su ‘apertura a las nuevas mayorías’, que en román paladino significa que el diario tiene que ser más complaciente con el PP. En una entrevista concedida al medio que dirige, que ya es el colmo del autismo o la arrogancia, el recién nombrado Caño hizo unas aseveraciones que le retratan por mucho que en sus declaraciones intentase engañar a ingenuos lectores, de los que cada día quedan menos  a ese diario. 

Entre otras lindezas, Caño lamentó “el momento que vive España, excesivamente ideologizado”. Una postura a la que nos tiene acostumbrada la derecha desde los pretéritos tiempos del ‘Crepúsculo de las ideologías’ infumable ensayo escrito por el inmovilista fascista Gonzalo Fernández de la Mora, que ocupó altos cargos en la dictadura, junto al ministro Martín Artajo, para formar parte, después de la pseudotransición, de la AP de Fraga Iribarne. Esas posiciones en las que se defiende la ausencia de ideología como garantía de imparcialidad no son sino añagazas de la derecha para ocultar la verdadera ideología de quienes hacen semejante asertos, los mismos que alardean con el manido ‘yo no soy ni de derechas ni de izquierdas’ que proclaman con frecuencia aquellos que son de derechas, o incluso fascistas. 

Más tarde, Caño anunció ante el Consejo de Redacción que “quien busque un periódico activista, militante o sectario no lo encontrará”, lo que es igualmente una clara declaración de intenciones y de guerra a quienes tengan ideologías de izquierdas pues ya se sabe que los términos ‘activista’, ‘militante’ o ‘sectario’ son los que utiliza de consuno la derecha para descalificar a quienes no participan de su ideología. Después de esas palabras, que delatan la de Caño, las aseveraciones de imparcialidad de El País tienen similar credibilidad a las encuestas del CIS.

Lo dicho, por el mar corren las liebres, por el campo las sardinas tralará. Y por alguna prensa y organismos oficiales la mendacidad más absoluta. 

¡SALVA ESTE BLOG Y AYUDA A SU AUTORA!
Si quienes gustáis de la lectura de este blog contribuís con una pequeña cantidad garantizaréis la pervivencia de un espacio de libertad informativa sin supeditaciones al poder
Colabora en la libertad de expresión e información que tanta falta hace en este país
Puedes ver cómo en el siguiente enlace:

Comentarios

  1. Coño, que asco de Caño, coño.
    Tremendo este pais y el otro País. Ya solo quedan periodistas como tu contando las verdades.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…