Ir al contenido principal

UPYD y el lenguaje neofalangista de quienes apoyan a Rosa Díez.



Según la valoración de dirigentes políticos del último barómetro del CIS, la líder de UPyD, Rosa Díez, fue la que obtuvo la mayor consideración de los españoles al alcanzar 4.28 puntos, superando así, y con mucho, al mismo Presidente del Gobierno, Mariano Raxoi, que no logró sino un 2.42, o el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba que, aunque mejor puntuado, no superó los 3.13 puntos. Qué tiene Rosa Díez para concitar tanta simpatía solo se puede explicar en función de la incultura política de este pueblo, bombardeado en sentido real y figurado por el fascismo franquista. No hay otra manera de llegar a  entender que la ciudadanía valore a Rosa Díaz por encima de cualesquiera otros políticos españoles.
 
UPyD reúne en sus filas a personajes que nunca se significaron por una ideología cercana al progresismo, al contrario, desde sus primeros tiempos contó con admiraciones y simpatías que le horrorizarían a cualquier demócrata, como la del ultraderechista y convicto traficante de drogas, Ricardo Sáez de Ynestrillas. El envenenado apoyo de semejante personaje habría provocado la repulsa de cualquier demócrata, mas a Rosa Díez y a su partido no parecieron molestarle, sino que, por el contrario, consideraron que ‘todos los votos tendrían que valer igual si no existiese una ley electoral injusta’.

Pero no solo la simpatía del ultraderechista sitúa a UPyD muy cercano a ideologías reaccionarias. El propio Ynestrillas afirmó que el ideario de esa formación estaba muy cercano a Falange. No están en absoluto desencaminados quienes hacen esa valoración, solo comparar para convencerse el manifiesto fundacional del partido de Rosa Díez y el firmado por José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange en la década de los años veinte del pasado siglo.

En el de UPyD puede leerse: ‘Partimos de un supuesto revolucionario: que los ciudadanos no nacen siendo ya de izquierdas o de de derechas ni con el carné de ningún partido en los pañales. Vamos aun más lejos, ser considerados de izquierdas o derechas no nos parece el centro del problema, aunque nos apiadamos cordialmente de quien carece de mejores argumentos para descalificar al adversario. En realidad, ni la izquierda ni la derecha son ideas platónicas, invulnerables al paso del tiempo y a los cambios sociales. Cuando hablamos de izquierda o derecha no estamos refiriéndonos a la Guerra Civil, ni a la Segunda Guerra Mundial, ni a la Revolución Rusa o Francesa… sino a los muy concretos partidos que se ponen esa etiqueta en el día de hoy. Y resulta evidente que ha habido notables transformaciones: por ejemplo, ayer la izquierda y la derecha parecían representar clases o niveles económicos, pero hoy abundan los multimillonarios estruendosamente izquierdistas (sobre todo en medios de comunicación o artísticos) y asalariados modestos que son belicosamente derechistas’’.

Por su parte Primo de Rivera afirmaba: "El ser derechista, como el ser izquierdista, supone siempre expulsar del alma la mitad de lo que hay que sentir". “El movimiento de hoy, que no es de partido, sino que es un movimiento, casi podríamos decir un antipartido, sépase desde ahora, no es de derechas ni de izquierdas. Porque en el fondo, la derecha es la aspiración a mantener una organización económica, aunque sea injusta, y la izquierda es, en el fondo, el deseo de subvertir una organización económica, aunque al subvertirla se arrastren muchas cosas buenas (…). Sepan todos los que nos escuchan de buena fe que estas consideraciones caben todas en nuestro movimiento; pero que nuestro movimiento por nada atará sus destinos al interés de grupo o al interés de clase que anida bajo la división superficial de derechas e izquierdas”.

En http://noalppgurteldiseloatusamigos.blogspot.com.es/2012/08/upyd-la-marca-blanca-de-falange.html, pueden consultarse muchas más coincidencias, sobre todo relacionadas con el acendrado antinacionalismo de UPyD, o su nacionalismo centralista, una contradicción biográfica de la fundadora de ese partido, que militó en un nacionalismo vasco moderado en sus tiempos de Consejera del Gobierno vasco como representante del PSE, que gobernó en coalición con el PNV en el gabinete presidido por José María Ardanza. El giro ideológico de Rosa Díez desde posiciones de nacionalismo moderado y socialistas tuvo más que ver con sus avatares personales que con posturas ideológicas. Su cambio de chaqueta surgió a raíz de la derrota en el XXXV Congreso del PSOE en el que fue barrida por José Luis Rodríguez Zapatero en su pugna por la Secretaría General de esa formación. A raíz de ese revés a su ego, la ideología de Rosa Díez fue girando hacia posiciones muy conservadoras y de acercamiento a las tesis del PP, aun cuando permaneció en el Grupo Socialista del Parlamento Europeo. Y a pesar de abandonar el ideario por el que fue elegida, no hizo lo mismo con su escaño ni con su sueldo de eurodiputada.

Admirada y bendecida por varios representantes del liberalismo neocon, como el Nobel Vargas Llosa o personajes como Fernando Sánchez Dragó, cuenta con el apoyo de intelectuales de variado pelaje, que o bien se integran en su partido, como Álvaro Pombo, o Fernando Savater, o le otorgan un apoyo explícito en la campaña de las europeas, como Andrés Trapiello, Cristina Peri Rossi y Félix de Azúa. En un spot de diez minutos de duración, los cinco intelectuales desgranan su idea de construcción europea y la alternativa que, a su juicio, representa la formación liderada por Rosa Díez, frente a los mensajes de socialistas y 'populares'. Bajo la premisa de "una revolución prudente y necesaria", Trapiello relata que ha encontrado en UPyD "la recuperación de una dignificación de la política" con un proyecto de "defensa de los derechos de la ciudadanía", precisamente donde son "más atacados por los nacionalismos". Resulta curiosa la intervención de Trapiello, a quien parece haber traicionado el subconsciente, porque si José Antonio Primo de Rivera, creador de Falange, hablaba de la ‘revolución pendiente’, los que apoyan a UPyD hablan de la revolución ‘prudente’. ¿Casualidad o causalidad?

Álvaro Pombo, contradictorio escritor que se autodenomima ‘homosexual homófobo’ y que se caracteriza por hacer declaraciones que concitan ira o admiración a dosis iguales, también se muestra muy apegado a la ideología reaccionaria. Así, Periodismo digital, dirigida por el polémico Alfonso Rojo, consideró a Pombo ‘brillante escritor’ tras unas declaraciones en las que el autor de ‘La fortuna de Matilda Turpin’ –Premio Planeta 2006- se definía: ‘Sé que suena mal, pero el asunto es que España prosperó gracias a Franco, la gente tuvo su cochecito y su residencia, y la democracia fue posible gracias a Franco". Esas palabras fueron recogidas con entusiasmo por la Fundación Francisco Franco y jaleadas por el medio citado, que se sitúa ideológicamente bajo la férula de los digitales de Jiménez Losantos. El genocida español no fue el único dictador al que defenció Álvaro Pombo, militante de UPyD, porque también el dictador chileno Pinochet fue descrito por él como ‘una figura paternalista, muy análoga a la de Franco al final. Una especie de abuelo, aunque pesado’.

El apoyo a la ley Wert, la LOMCE, que en el congreso rechazó todo el arco parlamentario, excepto UPyD, que votó al lado del PP, la inaceptable defensa de los espectáculo taurinos de otro de sus polémicos dirigentes, el exactor Tony Cantó, autor de la frase ‘los animales no tienen derechos’, quien también causó la irritación de colectivos feministas al afirmar que "la mayor parte las denuncias por violencia de género son falsas, pero los fiscales no las persiguen, las estadísticas son sesgadas", el apoyo a decisiones del PP tan controvertidas como la de instalar un cañón nazi en Fuencarral que costó a los contribuyentes cerca de doce mil euros, sus constantes proclamas anticatalanistas y el apoyo al PP en materia de recortes, desahucios y rechazo a cualquier medida sobre la memoria histórica, sitúan a UPyD en el extremo derecho del arco parlamentario y por mucho que proclame Rosa Díez y el resto de dirigentes de ese partido que no son ni derechas ni de izquierdas.

Afirmación que, única y sistemáticamente, proclaman quienes son de derechas sin más.

Comentarios

  1. Magistral artículo. Enhorabuena. No puedo comentar nada más. Está todo dicho y bien escrito, proclamo. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes, leyendo su articulo entiendo el titulo de "periodista en paro". Con el corta y pega de frases sacadas de contexto y con el sectarismo que analiza a UPyD quiero creer que la fecha del 10 de mayo corresponde a otro año y no al 2014. No entenderia sino, como con lo que nos está cayendo en nuestro pais y la actitud de algunos partidos, critique tan desaforadamente a un partido que al menos defiende la Constitucion.

    ResponderEliminar
  3. Tú solo eres un enfermo mental que intenta llamar la atención con falacias y basuras. No me extraña que estés en paro. No eres más que la basura que esputas por esos dedos que teclean lo que he leido. NO perderé ni un segundo de mi tiempo en rebatirte.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…