Ir al contenido principal

¿Antisistemas?



Constitución Española. Preámbulo: “La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de: Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo. Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular. Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones. Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida”. Artículo 1º: España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político. 
 
La llegada al Parlamento europeo de ‘Podemos’ ha hecho que el PP, partido en el Gobierno, que lleva dos años pasándose los preceptos constitucionales por el forro de los sobres que recibe de los poderes fácticos a los que sirve, al ignorar los deseos y necesidades del pueblo, se lanzara en tromba contra esa formación tildándola de los más variados y ofensivos epítetos, y acusando a sus dirigentes y a sus votantes de ‘antisistema’. ¿Antisistema? Basta con echar un somero vistazo a los titulares de prensa para, si no se tiene una venda delante de los ojos, ver quiénes son los antisistema. 

Cuentan hoy casi todos los medios que la Encuesta de Condiciones de Vida publicada por el Instituto Nacional de Estadística, recoge datos que ponen bien a las claras que los actuales gobernantes no cumplen en absoluto lo que la Constitución del 78 señala como preceptivo. Los ingresos medios de los hogares no dejaron de caer desde 2008, año en el que estalló la crisis. Entonces, el ingreso medio de una familia era de 30.045 euros, frente a los 26.775 de media de 2012, es decir, que se ha registrado una caída del 11% en cinco años. De 2011 a 2012, esa disminución de los ingresos fue del 3,5%: en 2011, los ingresos medios eran de 27.747 y un año después de 26.775 euros. 

Explica el ‘diario.es’ que otros indicadores demuestran que el empobrecimiento de la población aumentó alarmantemente en los últimos años. Uno de ellos es la tasa Arope de exclusión social, que combina el riesgo de pobreza, la carencia material (como no poder permitirse una comida de carne o pescado al menos cada dos días o no poder mantener la vivienda a una temperatura adecuada) y la baja intensidad en el empleo (cuando las personas trabajan menos horas de las que pueden y necesitan hacerlo). Ese indicador muestra que en 2013 el 27,3% de la población que reside en España estaba en riesgo de exclusión social, frente al 27,2% que se registró el año anterior. Esta situación es innegable que es consecuencia de las políticas económicas de unos gobiernos que no cumplieron lo que señala la Constitución, la ley que regula lo que en este país sería nuestro sistema. ¿Quiénes son en este caso los antisistema? 

Se acusa a Podemos de ser antisistema por querer devolver al pueblo sus derechos, impidiendo que la economía la controlen, a través de gobiernos corruptos, grupos de poder que dictan sus deseos contra los derechos de la población… y en contra de los derechos reconocidos en la Constitución. ¿Es ser antisistema promover la existencia de una renta social básica que garantice –como dice la Constitución- un régimen social de justicia y dignidad de toda la ciudadanía? ¿Antisistema es ‘Podemos’ propugnando una sanidad pública gratuita y universal, o los actuales gobernantes, que dejan morir personas a causa de la limitación de medicamentos o sencillamente porque los recortes hacen que los hospitales no cuenten con la necesaria dotación de médicos y medios? 

Las leyes aprobadas por el Gobierno del PP sobre lo que llama ‘seguridad ciudadana’, y no es sino una ley mordaza, las penas que pide la Fiscalía para los sindicalistas que participaron en las huelgas generales, que solicita más de cien años de cárcel para los huelguistas procesados, la reforma laboral, y el sádico tratamiento que se da a los inmigrantes –Arti. 13 de la Constitución: Los extranjeros gozarán en España de las libertades públicas que garantiza el presente Título en los términos que establezcan los tratados y la ley- son mucho más antisistema que lo que plantea ‘Podemos’ cuando habla de la eliminación de los siniestros CIES -cárceles en los que se aplica prisión a quien no cometió otro delito que buscar una vida mejor lejos de la miseria de sus países de origen-, la eliminación de las concertinas de las fronteras de Ceuta y Melilla, o el reconocimiento de una Sanidad pública y gratuita para todos los ciudadanos, sea cual fuere su procedencia. 

Querer devolver el poder al pueblo –la Constitución del 78 señala que la soberanía reside den él-, que en el presente detenta la oligarquía económica, el FMI, el BCE, Alemania, las empresas eléctricas y los especuladores financieros no es antisistema, antisistema es, precisamente, lo que está haciendo el Gobierno, al servicio de la oligarquía y poderes exógenos. Los antisistemas no somos los votantes de ‘Podemos’, ni los electos; los antisistema son los partidos que han olvidado su deber de servir a la ciudadanía, convirtiendo a esta en súbditos sometidos a los dictados de los tiburones del dinero, ya sean nacionales o extranjeros, los antisistema son quienes niegan los derechos a los trabajadores, los que impiden el trabajo digno y bien remunerado, los que, encastillados en una casta privilegiada, se dedican a distribuir el dinero del pueblo entre los suyos, los que no cobran impuestos a los millonarios para redistribuirlos, al tiempo que empobrecen a una ciudadanía obligada a sostener con impuestos los que ellos defraudan y roban. 

Vamos a empezar a llamar las cosas por su nombre, los antisistema son quienes se cargaron ya hace tiempo los derechos de los ciudadanos, los que impiden que la soberanía resida en el pueblo, los que secuestran los derechos y las libertades. Quienes quieren recuperar el Estado social y de derecho, los ciudadanos, son quienes respetan el sistema.

Habrá que repetirlo a diario para que nos se dejen engañar los pusilánimes. 

¡SALVA ESTE BLOG Y AYUDA A SU AUTORA!
Si quienes gustáis de la lectura de este blog contribuís con una pequeña cantidad garantizaréis la pervivencia de un espacio de libertad informativa sin supeditaciones al poder
Colabora en la libertad de expresión e información que tanta falta hace en este país y échale un cable a una periodista en la miseria por culpa del PP
Puedes ver cómo en el siguiente enlace:





Comentarios

  1. Me he emocionado con tu escrito, amiga Luisa. Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier, merece escribir teniendo lectores como tú. Un abrazo enorme

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…