Ir al contenido principal

Los motivos de contento para el Gobierno, causa de desesperación para la ciudadanía: Más paro y más desigualdad



Cuando ayer el Presidente del Gobierno, Mariano Raxoi Brei, se mostró ‘muy, muy contento' por como evoluciona la economía, no fueron pocos los que se sorprendieron de una alegría que para los más resultaba sarcasmo, y para otros radical ofensa. No es que el Ejecutivo no se entere y no sea consciente de los dramáticos datos del paro, que no remonta, al tiempo que se siguen destruyendo empleos de modo alarmante, ya se registra un 25.93%, casi seis millones de parados. El Gobierno intenta engañar a la opinión pública, con la inestimable colaboración de sus medios rehenes, que disfrazan y retuercen las cifras y titulan mendazmente para hacer creer que es día a pesar de que el cielo esté tachonado de estrellas. Que se creen 2.300 empleos no es para tirar cohetes si a la vez se destruyen cerca de doscientos mil puestos de trabajo. Ni es de recibo que el responsable del Ejecutivo diga estar muy contento cuando la población activa descendió en 187.000 personas a pesar de todas las maniobras que realizan para dejar de computar como trabajadores en paro a cientos de miles de personas que, o abandonaron el país en busca de trabajo en el extranjero, o desistieron de acudir a las oficinas del INEM, al serle imposible recibir prestación alguna. 
 
Si los planes de creación de empleo del Ejecutivo resultan ridículos  -prevé la creación de tan solo seiscientos mil empleos hasta 2017- los de recortes hacen temer lo peor para la sociedad, al tener en cuenta que en el plan para reducir el déficit que ha enviado a Bruselas se contempla un recorte del 40% del PIB, recorte que, obviamente se aplicará a la Sanidad, la Educación y prestaciones sociales como viene haciendo el PP desde que llegó a La Moncloa. Resulta significativo que España gaste más que la media europea en Seguridad, Orden Público y Asuntos Económicos y que esté por debajo en Sanidad y Educación y Prestaciones Sociales.
Eurostat, la oficina estadística europea, ha publicado su último análisis del Gasto General de los Gobierno según su Función -con datos de 2012-, en el que se observa qué importancia tiene cada política respecto a la riqueza general del país. Así, el Gobierno de Mariano Raxoi destinó fondos por encima de la media de la Unión Europa sólo en tres áreas de sus responsabilidades: Orden Público y Seguridad, Asuntos Económicos y Recreación, Cultura –o lo que llaman cultura porque las mayores partidas las dedicó el ministerio de Wert a promociona la mal llamada ‘Fiesta Nacional- y Religión, en tanto que el dinero destinado a Protección Social,  Educación, Salud, y Vivienda se situó muy por debajo de la media y a grandes distancias de lo que dedican países como Holanda o Alemania.

En lo que el Gobierno llama ‘orden público’ y que no es otra cosa que la brutal represión que ejerce contra los manifestantes que protestan por sus políticas injustas, dado que los índices de delincuencia son inferiores a la media del resto de países europeos y no necesita hacer grandes gastos en su lucha contra ella,  el Ejecutivo de Raxoi destinó el doble de lo que destinan los países europeos. Otro de los gastos del Ejecutivo que se disparan respecto a la media del resto de los de la UE son los destinados a inyectar dinero público a entidades bancarias, un 7.7, tres puntos y medio más de lo que dedicaron gobernantes igual de neocon que los españoles. 

Sin embargo la sanidad española, cuyo funcionamiento fuera  puesto otrora como ejemplo, es en el presente la que menos dinero recibe de uno de los Estados de la UE, el 6.2 del PIB. Francia gasta un 8.3, e Italia un 7.3. Países con procesos privatizadores avanzados en sus sistemas sanitarios como Reino Unido, un  7.9%. Los Países Bajos destinan  el 8.9%. Algo muy similar sucede con la Educación, donde la diferencia entre la media es casi de un punto: 4.5% frente a 5.3%. En 2010 la cifra española estaba en el 4.9% del PIB. Cabe recordar que todavía no entran en esos registros los recortes impuestos por el Ministerio a la inversión educativa. Esta misma semana el ministro José Ignacio Wert se vio obligado a reconocer una caída en el importe de las becas universitarias de trescientos euros menos de media.    

A la hora de comparar a España con el resto de países de su entorno se queda, incluso, por debajo de Hungría que dedica el 4.8% del PIB a educación, y la República Checa, con el mismo porcentaje.  En el extremo opuesto se encuentran Islandia, con el 8%, y Dinamarca, con el 7.9%. El porcentaje español se encuentra también muy lejos del de Reino Unido, 6%, y Francia.6. 1, y cómo no de Finlandia, el ejemplo que utiliza con frecuencia el ministro Wert y su segunda, Montserrat Gomendio, por su éxito en las pruebas PISA. El país nórdico dedica el 6.3% de su producto interior bruto a las políticas educativas.

A la vista de esas cifras, que ponen de manifiesto el uso que da el Gobierno de Raxoi al dinero público, la explicación a su contento no tienen otra razón que la satisfacción que experimenta un grupo de ultraderechistas a la hora de aplicar una política de desigualdad y verdadera crueldad contra los económicamente débiles. Porque en tanto el gasto en inyecciones de capital a entidades bancarias o en seguridad –o represión- supera a la media, en prestaciones sociales el Ejecutivo del PP se quedó en el 17.7%, porcentaje que sitúa a este país la altura de Hungría, con un 17.1, y Lituania, con un 17.2 del PIB, muy alejado de Francia, con un 24.4; o Dinamarca, con un 25.2. Incluso muy por debajo de Italia, que invierte un 21% de su riqueza.  Eurostat, que da gran importancia a lo que se hace con los fondos de estas partidas, destacó que el Gobierno español gastó menos dinero en Discapacidad, Tercera Edad, Familia e Infancia, Alojamientos y Exclusión Social que el resto de países europeos. 

Esos datos ponen de manifiesto la deriva ultraderechista de un Gobierno obsesionado ideológicamente con la superioridad de una clase, la suya, y la inferioridad de otra, la obrera, que ha de cargar a sus espaldas con todos los sacrificios y penurias que él decida. Así, los datos que ofrecen Eurostat, la Comisión Europea, la OCDE, el Banco Mundial y los informes del Luxembourg Income Studies son rotundos: España ocupa el segundo lugar en el ranking de la desigualdad social y el que más la aumentó en los últimos años entre los Veintiocho. Los países menos desiguales de la UE son Alemania y Holanda, que aprovecharon la crisis precisamente para reducir el abanico entre ricos y pobres. Lo contrario de lo que se ha hecho en este país, en el que según denuncia la OCDE, el 1% de los españoles más ricos acumula el 8.2 de la riqueza del país. Para nivelar esa situación de desigualdad que hace que este país tenga unos desniveles sociales propios de los países tercermundistas o de las dictaduras fascistas, el presidente de ese organismo, Ángel Gurría, reclama que "los mayores asalariados paguen una parte justa de los impuestos porque la brecha entre ricos y pobres crecerá todavía más en los próximos años”. Mas ese asunto, cuando se le toca al gobierno hace que se ponga como un gato ante la vista de un enemigo, con los pelos erizados. El actual Ejecutivo no tiene entre sus planes, ni mucho menos, hacer una reforma fiscal más redistributiva sino todo lo contrario, su modelo es el de subir el IVA, que pagan por igual potentados que mendigos, a la vez que se reducen los impuestos a las grandes corporaciones. 

A la vista de tales cifras no cabe duda: Raxoi está ‘muy, muy contento’ porque se está llevando a cabo su plan de desigualdad, ese que tanto le gustaba ya en sus años mozos cuando escribía en los periódicos de su Galicia natal sobre las bondades de la diferencia de clases y los merecidos privilegios de algunos frente a la plebe envidiosa. 

En aquellos artículos, Raxoi, que ya apuntaba sus criterios fascistoides, consideraba que la plebe debía resignarse con su destino. Habrá que mostrarle su error no resignándose con unas medidas que si se le dejan seguir aplicando convertirá a la ciudadanía de este país en esclava empobrecida. 

¡SALVA ESTE BLOG Y AYUDA A SU AUTORA!
Si quienes gustáis de la lectura de este blog contribuís con una pequeña cantidad garantizaréis la pervivencia de un espacio de libertad informativa sin supeditaciones al poder
Colabora en la libertad de expresión e información que tanta falta hace en este país
Puedes ver cómo en el siguiente enlace:



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…