Ir al contenido principal

La Ejpaña de los disparates: Chalequitos amarillos para proteger la libertad de información.



Al ver los titulares de prensa la pregunta que viene inmediatamente a la mente de esta bloguera es la de qué pensarán en los países democráticos cuando se enteren de estas cosas. Lo triste es que en contadas ocasiones los dirigentes de las democracias europeas son conscientes de la situación que se vive en este país bajo el Gobierno del PP y que, de enterarse, tampoco parece que les preocupe. En la Europa de los Mercados lo único que interesa es que se solucionen los problemas de los bancos para que se abone en el plazo fijado la deuda contraída con la banca alemana. 
 
Si de verdad existiese una Europa de los Pueblos y unos organismos supranacionales que vigilasen el estricto cumplimiento de las reglas del juego democrático haría mucho tiempo que tendría que haber intervenido para obligar al Gobierno del PP a rectificar sus políticas, o incluso, convocar unas elecciones limpias, sin falacias y sin campañas costeadas con la ventaja que da la financiación irregular fruto de la corrupción. 

Mas como nada de eso sucede y son contados los organismos internacionales que llaman al orden a este Gobierno –como la OSCE-, y el resto mira para otro lado, los ciudadanos de este país, devenidos en súbditos dado el talante autoritario del Gobierno del PP, no tendremos más remedio que poner pie en pared y decir ¡basta! al unísono o soportar como corderos todas las tropelías, injusticias, abusos de autoridad y despropósitos de los gobernantes del PP y de la secta católica, crecida con el triunfo de ese partido.

Al ver algunos titulares de prensa se piensa si habremos caído todos en una infernal máquina del tiempo que nos ha retrotraído a tiempos que creíamos periclitados, o si en un extraño accidente cósmico, nos ha trasladado a un planeta gobernado por dictadorzuelos similares a los protagonistas de las repúblicas bananeras de los años setenta del pasado siglo. 

Cuenta la prensa que tras las agresiones de la policía a tres periodistas  que cubrían la información de la manifestación del pasado sábado, desconvocada por las amenazas de la Delegada del Gobierno, el Director General de la Policía, Ignacio Cosidó, ha recomendado a los periodistas que acudan a las manifestaciones con un chaleco amarillo, como el que es preceptivo calzarse cuando se avería un automóvil en una carretera, para evitar ser atropellados por las fuerzas antidisturbios en su derecho a informar, porque así esas unidades policiales les distinguirán del resto de ciudadanos a los que desde Interior se ha dado carta blanca para apalear como sucedía durante la dictadura franquista que parece estar retornando, o que quizá no se fue jamás.

Y como la OSCE -Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa-ha reaccionado ante la agresión a los periodistas exigiendo ‘que se investiguen a fondo esos graves ataques’ en un comunicado emitido por la representante de esa organización para la Libertad de Prensa, Dunja Mijatovic, que manifestó  su "profunda preocupación por el ataque inaceptable a un grupo de periodistas por parte de la agentes antidisturbios el pasado sábado”, la reacción del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, fue la de mostrar reiteradamente su rechazo a que observadores de derechos humanos de la OSCE vigilen el cumplimiento de las garantías del derecho de manifestación y expresión en España. La pasada semana, días después de las 'Marchas de la Dignidad' y tras hacerse público que habían estado en España, el titular de Interior cargaba contra el organismo diciendo que su presencia no era necesaria. 

Y hoy mismo, la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, arremetía en Twitter contra "esos señores de la OSCE" por vigilar a la Policía como si España fuese "una república bananera". "Estoy segura de que en un país serio como por ejemplo Inglaterra o Alemania, no se les hubiera permitido ir a inspeccionar nada" escribía en sus tuits. 

Antes había lanzado toda clase de diatribas contra el organismo internacional tras una conferencia del Fiscal General del Estado, Eduardo Torres Dulce, en una conferencia que pronunció en la sede de la agencia estatal de noticias EFE. La lideresa con aspiraciones a substituir a Raxoi manifestó que "la OSCE es una organización que se crea para llevar las libertades al este cuando había muchos países bajo la órbita de la entonces Unión Soviética", para apostillar a continuación que "allí no hizo nada o hizo muy poco"."Ahora es una organización que posiblemente tendrá unos sueldazos impresionantes, una burocracia y una estructura que yo creo que vale la pena plantearse si conviene que en los países democráticos se cuestione la actuación de su policía. Estoy convencida de que eso no es su misión ni es necesario" se despachó Aguirre. 

Sin embargo, como manifestó el portavoz de la OSCE en una entrevista difundida por la Cadena SER, la vigilancia a España forma parte de un informe que incluye observaciones sobre derechos de manifestación y reunión en once países, entre ellos Inglaterra, Estados Unidos y Suiza o Italia que, como España, forman parte de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa. 

Las declaraciones, tanto del Ministro del Interior como de Esperanza Aguirre, ponen en evidencia no solo el carácter autoritario y carente de respeto por las reglas democráticas y su cumplimiento, sino y también un zafio desconocimiento del papel de las organizaciones internacionales cuya adhesión firmó este país hace décadas. 

Los dicterios a la OSCE han sido igualmente contundentes en la prensa cavernaria, que clama por que el Gobierno expulse a los observadores de esa organización si intentan volver al país. No quieren desde los medios reaccionarios que nadie ponga en tela de juicio la barbarie de los integrantes de las fuerzas de seguridad que aunque hayan llorado mucho por las agresiones sufridas tras la manifestación del 22M, han callado como lo que son, las lesiones sufridas por manifestantes que lo único que hicieron fue participar en la marcha pacífica. 

En el balance de la brutalidad policial hay que reseñar el uso de pelotas de goma y botes de humo que dieron lugar a la pérdida de un testículo de un joven manifestante y graves lesiones oculares en otro, que perderá la visión de uno de sus ojos, recibidos dentro del horario autorizado para la manifestación y no habiendo participado ninguno de ellos en los altercados. 

Ese uso de pelotas de goma por parte de los policías se saldó con roturas de brazos, numerosas heridas de distinta consideración, simplemente por haber acudido a una manifestación en la que la ciudadanía exigió, pacíficamente pan, trabajo y techo. Derechos que reconoce una Constitución que es papel mojado para un Gobierno que solo considera que los artículos que hay que aplicar son los relacionados a la unidad indivisible de una patria que huele a rancio. 

Los organismos internacionales tendrían que ocuparse, además de por el cumplimiento del déficit y el pago de la deuda, por los derechos de los ciudadanos. 

Porque si siguen mirando para otro lado es posible que la cuerda se rompa y cobren la ansiada deuda lo mismo que los trabajadores de Díaz Ferrán sus sueldos. 

¡SALVA ESTE BLOG Y AYUDA A SU AUTORA!
Si quienes gustáis de la lectura de este blog contribuís con una pequeña cantidad garantizaréis la pervivencia de un espacio de libertad informativa sin supeditaciones al poder
Colabora en la libertad de expresión e información que tanta falta hace en este país
Puedes ver cómo en el siguiente enlace:
Esta bloguera es miembro de la

Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…