Ir al contenido principal

España, árido y ardiente desierto, a distancias insalvables de la razón y de la justicia, brutal, eterna, pétrea.



El titular de este artículo está tomado del comentario de un foro de El País, en el que una inteligente forera hacía un comentario muy sagaz sobre la negativa del Ejecutivo a indultar al juez Garzón, glosada por el otrora prestigioso periodista Inaki Gabilondo que, no se sabe si por sus años o por el miedo a perder su único lugar público, ha girado a unas posiciones pusilánimes que mueven a dolor al ver su deriva. Mas no es de ese asunto del que trata este artículo, sino del país que tenemos y sufrimos en el presente, una España que es, efectivamente y tal como dice la lúcida forera que firma como Hanna, un país ‘árido y ardiente, a distancias insalvables de la razón y de la justicia, brutal, eterna y pétrea’. No se puede condensar en menos palabras y con mayor justeza el retrato de un país y una sociedad desnortada, que tolera cuanto sucede, carece de razón y parece sumido en una eterna miseria de siglos. 
 
Basta enfrentarse a los titulares de la prensa para darse cuenta de que, sin duda, en este país, árido y ardiente desierto donde la ausencia de cordura y la injusticia campan a su aire, sin que nadie ponga coto a tanta desmesura, latrocinio o banalidad. Dan cuenta hoy los medios de que la jueza Tardón, que se niega abandonar su condición de juzgadora del magistrado Elpidio José Silva, procesado por una acusación de prevaricación interpuesta por el más que presunto delincuente estafador de dinero público, Miguel Blesa, no solo perteneció al Consejo de Administración de la entidad que presidió el tipo que la usó para su beneficio y el de sus amigos y jugó con el dinero de incautos inversores para enriquecerse, sino que juzgó y condenó, apenas hace quince días al exmarido de una empleada de Caja Madrid, presunta amante de Miguel Blesa, para condenarlo. La juez revocó la decisión que adoptó otro tribunal en septiembre pasado por la que absolvía al acusado de un delito de injurias. La recusación de esa jueza provocó una cascada de descalificaciones mediáticas que interpretaron que la pretensión del imputado magistrado estaba fuera lugar: así funciona la justicia en este desierto apartado de la razón y así opinan los medios sometidos al poder. 

Al tiempo, la UDEF –Unidad de Delitos Monetarios de la Policía-, constató que las donaciones ilegales que recibía el PP se realizaban por parte de empresas cuya mayor actividad se desarrollaba en obras públicas con cuyos contratos las beneficiaba el PP. Aunque a la vez aseguren que no se puede demostrar la connivencia que tantos millones de euros costaron a las arcas públicas. Todos esos latrocinios, que van saliendo a la luz al investigar la trama Gürtel y los papeles de Bárcenas, harían, en cualquier país civilizado, que el Presidente del Gobierno presentase su dimisión y convocara elecciones generales ya que resulta inaudito que gobiernen unos individuos y un partido inmersos en el lodazal de una trama corrupta que hiede. Lo sería, al menos, en un país democrático. 

Mas al contrario, los integrantes del partido en el Gobierno, con la colaboración de jueces complacientes y fiscales sometidos, sacan pecho y alardean de su impunidad, retrasan el juicio del caso de corrupción más escandaloso que ha sufrido este país,  porque ni la ciudadanía reacciona ni la oposición, servil y acobardada, emprende acciones legales, ya que las políticas, con la mayoría absoluta del Gobierno son inútiles. Aunque pensarán que para qué, dado que el Tribunal Supremo también está copado por jueces afines al PP, cuando no a la extrema derecha. 

País distanciado abismalmente de la justicia, la equidad y la vergüenza, en el que los políticos se ríen del pueblo, la prensa permanece presa del poder financiero y político y el pueblo mira para otro lado, convirtiéndose en cómplice de los ladrones, trasgresores del principio de la separación de poderes y asesinos de libertades y derechos, a los que, con su inanidad, facilitan que la injusticia y la corrupción se enseñoree de las instituciones. 

El pueblo anda en otras cosas, en el pan y toros de hace siglos, que ha ido transmutando al nada de pan y mucha barbarie, no solo con las crueles ceremonias taurofóbicas, sino con cuanta abyecta atrocidad se le ocurra a cualquier psicópata, con el fin de entretener a una plebe ágrafa e indigna. En Guadalix de la Sierra, una pequeña población de poco más de seis mil habitantes  situada en la cuenca alta del Manzanares, las fiestas de ‘los quintos’ durante el 1º de mayo se salda con brutal matanza de indefensos animales de todo tipo. Así, durante el mes de abril, se repite la extraña y salvaje tradición  por parte de algunos vándalos de robar animales domésticos y de granja a los vecinos para darles muerte y después tirarlos en una alcantarilla de la plaza del pueblo, junto a un Ayuntamiento que permanece pasivo ante tamaña aberración.

Una atrocidad más, de las muchas que se dan en este país y que pone de manifiesto la ausencia de decencia de un pueblo miserable que agacha la cerviz ante los poderosos y muestra su fuerza y brutalidad contra seres que no pueden defenderse. Cuando llega el verano, todos los pueblos de este triste país de pobladores de alma de pedernal, se llenan de la inocente sangre animal vertida por la desmesura de la agrafia de un pueblo al que su religión le repitió, durante siglos, que podía disponer de la vida de cualesquiera seres vivos porque su dios los puso en el planeta para su divertimento. Y para desahogar la impotencia que crean quienes los dominan. 

Políticos corruptos, jueces parciales y prevaricadores, pobladores sin alma ni dignidad son los protagonistas del macabro escenario de un país habitado por seres tan mezquinos como para maltratar a cualquiera que considere diferente. Así, igual existen lugares en los que la policía municipal se dedica a atemorizar homosexuales, padres que asesinan a sus hijos por vengarse de sus madres, o seres sin vergüenza que, atrapados por el alcohol y la maldad, entretienen sus ocios destruyendo paisajes, matando animales o persiguiendo a quienes creen más débiles; o en el mejor de los casos, obsesionándose por las victorias del equipo de fútbol de sus amores,  en lugar de ponerse a luchar en serio y con valentía contra los muchos abusos que comenten unos gobernantes que no son sino una asociación de malhechores que durante años maquinaron para copar el poder con el fin de robar a manos llenas lo público impunemente.

Porque cada día, aunque sea con cierta timidez, la prensa descubre siempre las intenciones del partido que gobierna primordialmente para que sus amigos o ellos mismos hagan rentables negocios. Así se conoció una información que se refiere a que están proliferando seguros de Dependencia, ante la dejación de la administración de cubrir las necesidades de personas que sufren esas carencias. Para que los ricos cuenten con la atención que precisan y los pobres o se mueran o tengan que recurrir a esa caridad que tanto le gusta a este gobierno de meapilas que substituya a los derechos. 

¡Cuánta educación necesita este pueblo para evitar ser un borrego frente a los poderosos, Hecho de seres sin criterio ni valentía ante quienes los manipulan con falacias y omisiones, cobardes y crueles contra los débiles!

Hay un aire en el ambiente, desde que llegó al poder el PP, partido plagado de corruptos y comecirios, de fascistas y desvergonzados, que tiene el mismo aroma de la España del siglo XVII o de la dictadura franquista que tanto defiende. El irrespirable aire a muerte que emana de las fosas repletas de victimas de la dictadura, nunca investigadas, y que el Gobierno no solo no se preocupa de indagar, sino que lo considera tan inoportuno como para lamentar ante la ONU que un comité especializado ponga "excesiva atención" en las desapariciones forzadas de la guerra civil y el franquismo

España, país de injusticias y barbarie, de beatería e incuria. Duro como el pedernal y árido como el desierto que habitan políticos corruptos, medios vendidos al poder, jueces sin sentido de la dignidad y de su deber de independencia y un pueblo soez y cobarde al que todo le viene bien mientras tenga fiestas y fútbol, aunque carezca de pan.

¿Dónde se solicitaré el pasaporte de apátrida? 


¡SALVA ESTE BLOG Y AYUDA A SU AUTORA!
Si quienes gustáis de la lectura de este blog contribuís con una pequeña cantidad garantizaréis la pervivencia de un espacio de libertad informativa sin supeditaciones al poder
Colabora en la libertad de expresión e información que tanta falta hace en este país
Puedes ver cómo en el siguiente enlace:
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…