Ir al contenido principal

El libro de Pilar Urbano, la política cortesana de El País y los tertulianos ultraderechistas de La Sexta



La miseria, la falta de prestaciones, los desahucios, el repago, la falta de atención a la dependencia, los suicidios por esas causas, o las muertes a consecuencia de la pobreza energética son asuntos de los que la prensa habla de vez en cuando en reportajes o monográficos,  aunque no lo hace a diario. Si lo hiciera es posible que los lectores tomasen más conciencia social de la que existe en el país. Mas la prensa no suele tratar a diario la noticia de la desesperación de esos ciudadanos anónimos que se debaten en la pobreza y la frustración. Algunos medios ni siquiera dan cuenta de las manifestaciones de quienes claman por la ausencia de atención de las Administraciones. Como tampoco lo hacen de protestas ciudadanas como la realizada hoy ante la embajada de EEUU en memoria de José Couso, al que la prensa rehén del Gobierno no quiere ni mencionar para no molestar a los amos. 

En lugar de dar cuenta a diario del drama de lo desahuciados del Bienestar, los medios pretenden entretener con asuntos que mantengan ocupados a los lectores, como la cuestión del referéndum catalán, que hace pensar que más que una apuesta soberanista del presidente de la Generalitat es una nube de humo pensada por Artur Mas y Raxoi para que los medios viertan tinta o gasten saliva en las tertulias sin dar cuenta de los dramas reales que se sufren en la sociedad. 

Dentro de ese juego de entretenimiento al que juegan los medios para centrar la atención de los lectores de periódicos y espectadores de tertulias -dejando aparte la chusca fuga de la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre-, un asunto que llevan días analizando son las razones de Pilar Urbano para publicar un libro que, por mucho que algunos se rasguen las vestiduras, no hace sino confirmar algo que nos vinieron contando desde que se produjo el Golpe del 23F diversos autores o políticos no afectos a la Monarquía, como Antonio García Trevijano o el coronel retirado Amadeo Martínez Inglés. 

La publicación del libro de la Urbano y el escándalo que conlleva, con desautorización de la Casa Real incluida, abrió la puerta a mil interpretaciones y a un largo caudal de tinta vertida y saliva gastada en los medios. Y si al principio hubo quien pensó en qué extraña conspiración habría llevado a ese intento de desestabilización de la monarquía o en quién podía estar detrás, el cierre de filas cortesano de los medios hizo descartar la idea de que tal vez algún sector de la derecha andaba tras la desestabilización monárquica, dada la idiosincrasia de la autora del libro, miembro del Opus, el despliegue informativo hecho por el diario El Mundo, o incluso el que detrás del descubrimiento de que el rey es no tan demócrata como su antecesor el general fascista Franco, pudiera estar el propio heredero ansioso por ocupar la silla de papá. 

Desde que El Mundo publicó la entrevista con Pilar Urbano, no hay día que no sea tema de tertulias o motivo de declaraciones, casi todas ellas descalificando a la autora. Así ayer, el diario La Voz de Almería, publicó una entrevista con teniente general Andrés Cassinello, jefe de la inteligencia de la Guardia Civil durante el 23F, en el que tildó a la periodista de ‘histérica’, argumento muy propio de un militarote machista al que debe molestar mucho que una mujer opine y escriba un libro contradiciendo la verdad oficial. 

Las hipótesis conspiranoicas se desinflaron un tanto cuando el diario El País adoptó el papel de cortesano cobista con la publicación de un artículo del presidente del Grupo Prisa y exdirector de ese periódico, Juan Luis Cebrián, que un larguísimo escrito proclamaba la vocación democrática del rey y su papel la noche del 23F. 

Que el monarca interviniera para detener la asonada, si es que lo hizo, nada tiene que ver con lo que cuenta Urbano sobre el borboneo de Juan Carlos I con los militares en semanas previas. Pero no se trata en este artículo de analizar si son ciertas o no las afirmaciones de Pilar Urbano, que en realidad no cuenta sino asuntos que otros muchos, con menos apoyo mediático, ya expusieron hace años. 

Lo que se pretende es analizar el papel de los medios en los asuntos de actualidad, su manera de utilizarlos  para desviar la atención de los problemas reales que sufren los ciudadanos y lo que hubo detrás de la indignación de algunos medios por la publicación de libro y su difusión.

El artículo de Cebrián más que destinado a lanzar una soflama monárquica, que también, parecía estar escrito para cargar contra El Mundo, que fue el primer medio que dio publicidad al libro de Urbano, y de paso hacerlo contra Atresmedia por la difusión dada al mismo en tertulias de La Sexta, como Al rojo vivo o La6noche.

Detrás del alegato monárquico de Cebrián, similar al de medios de la caverna, como 13TV, más parecía haber, además de la habitual maniobra de distracción para no ocupar sus páginas en informar de los problemas cotidianos, una guerra de medios, dado que los de la derecha, que ya son todos, tienen que pelear por el pastel de la publicidad institucional que es de lo que se nutren para pagar remuneraciones como las que perciben los directores de ciertos programas televisivos, el propio Cebrián que supera en salario al de todos ellos juntos, y a los tertulianos que acuden a proclamar las consignas que les marcan las direcciones de los medios. 

La Sexta, como se avisó hace meses desde este blog que sucedería, cayó ya bajo la férula del PP y prueba de ello son los tertulianos que participan en sus programas que, de ser un medio progresista, por muy equilibradas ideológicamente que quisiera las tertulias, no permitiría pisar sus platós a individuos como Paco Marhuenda o Alfonso Rojo, verdaderos talibanes soeces y mal educados que seguramente deben su presencia al deseo del dueño de la cadena, José Manuel Lara, que proclamó hace meses: “quiero que La Sexta sea una televisión de centro-izquierda respetuosa con la derecha, pero todavía no lo es. Estamos en ello” 

El motivo por el que La Sexta se apuntó al circo provocado por la publicación de Pilar Urbano debe estar en el de distraer a los espectadores con asuntos que dan mucho juego dialéctico pero que nada aportan a los debates reales y necesarios presentes en la sociedad. Sirven muy bien ese tipo de asuntos para que individuos tan impresentables como Rojo, Marhuenda, Eduardo Inda o Martín Beaumont, den rienda suelta a sus discursos ultraderechistas.  

Incontinentes verbales, protagonizan episodios sonrojantes que cualquier medio que no fuese asalariado del poder vetaría su aparición. Anoche mismo Alfonso Rojo dio muestras de un machismo zafio y estúpido al decirle a la líder de la PAH que no hablase de hambre porque ella estaba bien gordita. Pero esa salida de tono tan chocarrera, machada propia de un impresentable se queda en nada si se compara con los insultos y difamaciones lanzadas contra Pablo Iglesias, profesor universitario, director de La Tuerka y líder de Podemos, al que calificaron, tanto Rojo como Inda de ser ‘Un mangante y defensor de los iraníes, de Venezuela y de todos los asesinos de este país’.

Lo escandaloso no es solo que esos impresentables hagan uso de tales excesos verbales, sino que La Sexta los mantenga como tertulianos. Aunque desde el punto de vista de ese medio, rehén del poder, dan juego, entretienen a los espectadores dándoles carnaza para no informarlos de los problemas reales del país. 

Como hacen todas las televisiones y los periódicos de papel

¡SALVA ESTE BLOG Y AYUDA A SU AUTORA!
La autora de este blog necesita la ayuda y solidaridad de sus lectores no ya para seguir escribiendo sino para comer y pagar la casa. Los servicios sociales y ONG’s niegan su ayuda precisamente por lo que se escribe en este blog. Sé solidario con quien lucha por mantener la dignidad profesional y la libertad de expresión.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:
Esta bloguera es miembro de la

Comentarios

  1. Es tan claro lo que indicas perfectamente en tu artículo, que ayer he decidido dejar de ver otra televisión , precisamente la Sexta. Es bochornoso, ya no existe ningún medio independiente, ni en papel ni en ondas ni tv. Lo único son ciertos digitales y tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo anunció Lara, y lo ha cumplido. Ha convertido la única televisión que podía verse en un circo más de la dereha rehén del PP.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…