Ir al contenido principal

Cómo enseña “El País” la oreja sumisa en el tratamiento del contradiós del caso contra el juez Elpidio Silva



El caso contra el juez Silva, que ya es en sí un disparate, al ser el juzgado el juez que lo procesó mientras el banquero desvergonzado y presuntamente ladrón es protegido por la judicatura y recibe un tratamiento privilegiado, está teniendo un peculiar tratamiento en el diario El País que no cesa de enseñar su oreja sumisa a los intereses de la banca abusadora y de su ahora amigo José María Aznar, al informar tendenciosamente de lo que viene sucediendo en ese contradiós de juicio contra el juez José Elpidio Silva. En tanto la casi totalidad de los medios dan cuenta de la insólita situación de que una de las jueces que forma parte del tribunal que juzga al magistrado haya sido consejera de Caja Madrid hasta el año 2005, en calidad de Teniente de Alcalde en el Ayuntamiento de la capital del Estado, el diario El País titula: Blesa: “El juez Silva dañó mi vida familiar y mi prestigio profesional”, “Silva insiste en renunciar a su abogado y recusa a una juez’, para incluir improcedentes subtitulares en los que se lee: “El Tribunal frena las argucias de Silva para impedir la vista” y “Maniobras en el banquillo”. 
 
El DRAE dice que argucia es “sutileza, sofisma, argumento falso presentado con agudeza”. Y que “maniobra” es “artificio y manejo con que alguien interviene en un negocio”, en su segunda acepción, dado que el resto no tienen nexo con el asunto que se trata, pues aluden a palabras relacionadas con cabos o aparejos, acciones militares o ferroviarias. De ese modo arbitrario, el diario El País toma una clara posición contra el juez Elpidio José Silva, que para la derecha y el sistema se ha convertido en el enemigo público número uno, dado que no solo tuvo la osadía de encarcelar al banquero corrupto, sino que pretende que sean utilizados en su defensa los correos que dejan al descubierto las malas artes del banquero y sus maniobras –esas sí- encaminadas a quedarse con millones de euros de los ciudadanos. 

El hecho de que esté siendo juzgado el magistrado que quiso tomar medidas contra el corrupto banquero impulsor de las acciones preferentes y subordinadas con las que se estafó a millones de pequeños ahorradores, al utilizar para ello el engaño y la mentira, ya resulta en sí un disparate de la judicatura. Que, además, se permita que forme parte del Tribunal una jueza que es parte interesada pues fue consejera de la entidad que presidía Blesa es un verdadero atentado a la imparcialidad judicial. Y que un medio como El País tome partido descaradamente por el banquero responsable de que los ciudadanos tengan que asumir los más de veintidós mil millones de euros que ha supuesto el rescate de una entidad, Caja Madrid, asaltada y manejada en su propio beneficio, tendría que constituir un escándalo que, en un país decente, supondría la inhabilitación de los directivos de ese periódico por una total ausencia de deontología profesional. 

Miguel Blesa, gris inspector de Hacienda al que su amigo José María Aznar colocó en la presidencia de Caja Madrid para utilizar la entidad como su cortijo y disponer del dinero de los ciudadanos en beneficio propio, con el paso del tiempo se convirtió en la hucha ilícita a la que recurrieron mil sinvergüenzas para hacerse de oro y darse cuanto capricho les apetecía. El latrocinio que supuso la venta de las malhadadas acciones preferentes que costaron los ahorros de toda una vida y la salud a cientos de miles de trabajadores a los que esa entidad bancaria destrozó su futuro y asesinó sus esperanzas, sirvió para que Miguel Blesa llevase una vida muelle al despilfarrar el dinero de los demás en viajes en yate, propiedades y masacre de animales, porque a todos los infames como él parece que les da por lo mismo, y entre latrocinio y latrocinio se realizan disparando escopetas y sembrando la muerte entres seres indefensos, porque seguramente sus millones no les pueden comprar la hombría de la que carecen. 

Que ese infame individuo cuente con la protección de los jueces y el baboseo de una prensa sin dignidad ni vergüenza es uno más de los escándalos que sufrimos en este país de abusos y corrupción en el que los poderosos roban, abusan y se ríen del pueblo y acaban con las carreras de los jueces que intentan poner coto a sus desmesuras sin ética. El caso del juez Elpidio José Silva es el paradigma del Estado que tenemos, donde la independencia judicial es solo una entelequia, el recto proceder de los políticos una ficción y la honradez a la hora de informar de algunos medios una mera fantasía. 

Es posible que el caso del juez Silva acabe llegando al alto tribunal de Estrasburgo dentro de un largo tiempo, que los jueces europeos se asombren y den la razón al magistrado, al tiempo que se echarán las manos a la cabeza sorprendidos del comportamiento de banqueros y políticos de este país. Mas en el entretanto unos y otros pasearán su impunidad con desfachatez, riéndose del pueblo y robándole descaradamente. 

Y la supuesta ciudadanía, inane y estupidizada, sin reaccionar a los latrocinios e injusticias de quienes infringen las leyes, perderá su tiempo, embobada, en los resultados futboleros o las peripecias de algún torero delincuente. 

¡País!. 

¡SALVA ESTE BLOG Y AYUDA A SU AUTORA!
Si quienes gustáis de la lectura de este blog contribuís con una pequeña cantidad garantizaréis la pervivencia de un espacio de libertad informativa sin supeditaciones al poder
Colabora en la libertad de expresión e información que tanta falta hace en este país
Puedes ver cómo en el siguiente enlace:
Esta bloguera es miembro de la


Comentarios

  1. Esta vez no te digo que es un artículo estupendo, esta vez no. Te digo que es excelente, solo que me permitirás que te corrija en tu apreciación de la La Justicia.
    Esto es lo que yo llamo PESTICIA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo llamas bien, Javier, aunque te quedas corto, más que pesticia es una inmundicia total, basura en estado puro. Y además, para leer cierta prensa hay que hacerlo con un narguile llenito de primperám.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…