Ir al contenido principal

Mujeres: El Día de la MujerTrabajadora debería de ser todos los días.




Desde que en agosto de 1910 se proclamara en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas de Copenhague y se reiterase la demanda de sufragio universal para todas las mujeres, a propuesta de Clar Zetkin  se proclamó el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora.  La propuesta de Zetkin fue respaldada unánimemente por la conferencia a la que asistían más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras elegidas para el parlamento finés. El objetivo era promover la igualdad de derechos, incluyendo el sufragio para las mujeres de todo el mundo. Un año más tarde, el 19 de marzo de 1911, se celebraron en Austria, Dinamarca, Alemania y Suiza, mítines a los que asistieron más de un millón de personas, que exigieron para las mujeres el derecho de voto y el de ocupar cargos públicos, el derecho al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral. Pocos días después, el 25 de ese mismo mes, se producía en EEUU un suceso que puso de manifiesto la terrible situación de las mujeres trabajadoras: En la fábrica camisas Triangle Shirtwaist de Nueva York morían 140 trabajadoras en un incendio a causa de las penosas condiciones laborales que padecían. 

A raíz de esos sucesos y según han ido evolucionando los países el 8 de Marzo se celebra en todo el mundo occidental, en aquellos países en los que, solo en el papel, la mujer cuenta con un marchamo de igualdad que es, en muchos aspectos, tan solo un espejismo. Para qué hablar de la situación de las mujeres del tercer mundo o de las sometidas a las intolerantes legislaciones de países musulmanes en los que se aplica la Sharía.
En la actualidad en nuestro país las mujeres parece que estemos abocadas a algo similar, teniendo en cuenta que el Gobierno del PP hace lo mismo que los regímenes talibanes: someter la legislación que afecta a las mujeres a los dictados de una secta integrista y reaccionaria. 

Aprovechando la crisis para recortar derechos y libertades, como viene haciendo el Gobierno de Raxoi en muchos aspectos, intenta regresar a las mujeres al gineceo, o dicho más brutalmente, a la política, tan cara para la secta católica, de la mujer con la pata quebrada y en casa, cuidando niños y ancianos sin remuneración y sin derechos, toda vez que los que le proporcionaba la Ley de Dependencia los anuló el PP, que considera que el lugar de las mujeres ha ser la casa, la cocina y el paritorio. 

La reforma de la ley del aborto, regresando a las mujeres a un estado de indignidad al poner sus decisiones fuera de su alcance, dejándolas en manos de hombres que decidirán por ellas si pueden o no abortar, supone una regresión insufrible, pero no la única que venimos sufriendo las mujeres desde que el PP ganase las elecciones con una mayoría absoluta que está aprovechando para laminar todo tipo de derechos y de igualdad. 

Las mujeres percibimos un treinta por ciento de salario menos por el mismo trabajo, para ganar lo mismo que un hombre las mujeres hemos de trabajar 84 días más. Los contratos son más precarios y la situación de las mujeres en paro aún más dramática que la de los hombres, ya que, según denuncian los sindicatos de los más de tres millones y medio de personas paradas de larga duración —que suponen el 60% de todas las mujeres en situación de desempleo— solamente un millón (el 28%) recibe alguna prestación.

Y si a partir de los cuarenta años resulta difícil a cualquier parado encontrar trabajo, para las mujeres lo es aún más, porque en una sociedad que no se libra de la caspa del machismo, el aspecto físico de las mujeres se toma más en cuenta que el de los trabajadores. Una mujer de más de cincuenta años se vuelve invisible en el mundo laboral y en la sociedad. Así somos las que sufrimos mayores índices de pobreza, con escasas prestaciones cuando las hay, sin posibilidad de encontrar trabajo e invisibles en una sociedad en la que cuenta más el aspecto físico que la experiencia. 

Además, sufrimos la violencia machista de mucho descerebrado de toda condición y estatus, de toda clase de niveles académicos que aún sigue considerando a las mujeres objetos de su propiedad, o seres sin más derecho que obedecerles. Y cuando no lo hacen golpean y asesinan: un 64% de las mujeres europeas hemos sufrido malos tratos por parte de los hombres en alguna etapa de nuestras vidas. 

Con todo, las mujeres europeas somos unas privilegiadas si extendemos la mirada por un mundo en que las mujeres no tienen más categoría que el ganado, a veces, incluso menos. Se las maltrata, asesina, rocía con ácido, se les niega derechos y la libertad, aún en países supuestamente avanzados y riquísimos como Arabia Saudí.

No digamos ya en ese tercer mundo subsahariano, maltratado por dictadorzuelos, especuladores y mercenarios en los que las mujeres, sometidas a la Sharía y a venganzas tribales, sufren violaciones y son víctimas de toda clase de violencia.  

En tanto millones de mujeres de todo el mundo sufren vejaciones, violencia, privación de los derechos mas elementales, las mujeres de occidente, privilegiadas en comparación con ellas no debemos olvidarnos de su situación y luchar para que se reconozcan sus derechos. Al menos como los que tenemos en occidente...

Resulta incomprensible entender cómo es posible que más de la mitad de la población mundial esté sometida a un colectivo menor, pero que se hizo con el poder desde que empezó a salir de las cuevas  a cazar mamuts y que no parece dispuesto a soltarlo millones de años después. 

Y al que cuesta infinito trabajo aceptar que hemos de caminar juntos y en igualdad para lograr un mundo más libre y más justo. 

¡SALVA ESTE BLOG Y A SU AUTORA!
Este blog está condenado a la desaparición si no ayudas a mantenerlo. Su autora que depende de una paga de 426 euros ha de pagar vivienda, luz, agua y comida con esa exigua cantidad. Solo en vivienda y luz abona 400 euros. Por lo que es imposible sobrevivir. Si te gusta lo que en él se lee ayuda a su autora con una aportación económica.

Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:
Esta bloguera es miembro de la

Comentarios

  1. Estoy, especialmente hoy, muy cabreado, es más indignado, es poco, estoy horrorizado de la mierda en que como país nos han convertido estos genocidas que dicen gobernarnos. No es que tenga odio, no es que siento que estoy exiliado y así hoy he escrito mi reflexión, que he titulado:"Exilio"
    Un abrazo, amiga Luisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me siento igual que tú, amigo, con una sensación de rabia y frustracion que a veces creo que me matará.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…