Ir al contenido principal

Marchas de la Dignidad: La OSCE no se fía del respeto a la libertad del Gobierno del PP



Cuando una organización como la OSCE -Organización para la Seguridad y Cooperación Europea- envía observadores a un país es porque no se fía del respeto a las libertades que pueda tener un Gobierno. La OSCE elabora periódicamente una lista negra de países en los que no se respetan las libertades. En esa relación figuran países como Serbia, Bosnia-Herzegovina, Rusia, Bulgaria, Albania, Azerbaiyán, Uzbekistán, Kazajstan, Kosovo…y España. 
 
Así, el Organismo para la Seguridad y Cooperación en Europa, estará presente este sábado en Madrid para vigilar que se respetan los derechos de reunión y manifestación durante la movilización en la que confluirán las diferentes Marchas de la Dignidad y mantendrán posteriormente un encuentro con los representantes de la movilización que harán entrega de un informe sobre el desarrollo de las protestas. 

Los miembros de la OSCE estarán presentes en las calles de Madrid durante la manifestación para comprobar las actuaciones policiales si es que el gobierno de Raxoi no tiene la desvergüenza de expulsar a sus observadores, como hizo el pasado mes de septiembre cuando invitó a seis miembros de ese organismo a abandonar el país cuando quisieron supervisar el grado de libertad de los ciudadanos en la manifestación antimonárquica ‘Jaque al rey’, con el argumento de que la protesta era anticonstitucional. 

La actitud del Gobierno del PP tuvo una inmediata reacción en la OSCE que emitió un comunicado de condena contra el Ejecutivo de Raxoi pidiéndole que garantizase el pleno respeto a la libertad de reunión pacífica de acuerdo a los compromisos adquiridos con la OSCE y otras normas internacionales de derechos humanos, dado que la decisión de expulsar a sus representantes les hizo llegar a la conclusión de que en España no se respetan esos derechos a pesar de la firma de compromisos internacionales que obliga al Gobierno a respetarlos.  

Y es que actuaciones policiales, como las que protagonizaron los antidisturbios en la manifestación del 25 de septiembre de 2013, cuando se produjeron detenciones previas, identificaciones masivas, el cierre de una estación de metro (Opera) para impedir el acceso de los manifestantes, bloqueo de autobuses con participantes, y posteriores y prolongadas retenciones en comisaría, multas, agresiones policiales y hasta “confiscación de material subversivo”, como calificó la Delegación del Gobierno Cristina Cifuentes a los palos de las banderas y las pancartas, que consideró eran ‘instrumentos preparados para agredir a la policía’, encendieron las alarmas del organismo internacional que contempló con verdadero estupor la actitud del Gobierno de Raxoi, absolutamente impropia de un país democrático.

Ante la llegada de las Marchas de la Dignidad la OSCE no parece estar dispuesta a dar carta blanca al represor Ministro del Interior, Jorge Fernández, y a la no menos déspota delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, y están decididos a comprobar el grado de libertad del que gozan los manifestantes de las Marchas de la Dignidad por si se vulneran sus derechos, sobre todo cuando el Gobierno ha anunciado una presencia policial verdaderamente desmedida -1750 antidisturbios- y que la delegada calificó de una fuerza ‘potente’. 

Lo que intenta el Gobierno, con la colaboración de algunos medios, como El País, que solo comenzaron a hablar de las Marchas de la Dignidad para anunciar el despliegue policial, es atemorizar a los manifestantes de la capital del Estado con el anuncio del exagerado despliegue policial para que no se sumen a las marchas que llegarán de todos los rincones del país.  

Es muy posible, además, que la Delegación del Gobierno intente la misma maniobra que llevó a cabo en la manifestación de Rodea el Congreso, infiltrar policías como manifestantes violentos para así poder justificar la represión que se dio en aquella ocasión. Que es lo que quieren evitar los observadores de la OSCE que no se fían de un Gobierno que empieza a ser juzgado en los organismos internacionales como lo que es realmente, un Ejecutivo cuyos miembros tienen poco de demócratas y mucho del estilo heredado de la dictadura franquista que siempre se niega a condenar. 

Los medios al servicio del PP, los de papel y las televisiones, no informan de la presencia de los observadores de la OSCE como no informaron en su día del comunicado de condena de ese organismo a la actitud ‘sorprendente’ del Gobierno de Raxoi. Debe ser que no quieren que los manifestantes sepan que existen organismos internacionales decididos a velar por sus derechos de manifestación y reunión que el actual Ejecutivo quiere limitar con leyes que Europa no va a tolerar que se apliquen en un país miembro. 

Y eso que en la actualidad la UE está controlada por partidos conservadores. Da gusto imaginar qué reprimendas recibirán Raxoi y sus ministros si tras las elecciones europeas son los progresistas quienes llegan al poder supranacional. 

¡SALVA ESTE BLOG Y AYUDA A SU AUTORA!
La autora de este blog necesita la ayuda y solidaridad de sus lectores no ya para seguir escribiendo sino para sobrevivir. Sé solidario con quien lucha por mantener la dignidad profesional y la libertad de expresión. 

Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:
Esta bloguera es miembro de la




Comentarios

  1. Esto es una información veraz de una una verdadera profesional.
    Gracias Luisa por tu gran labor de verdadera información

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…