Ir al contenido principal

Las rectificaciones de El Mundo sobre el 11M y la bronca de Intereconomía con Marhuenda: ¿El fin de la prensa cavernaria?



La prensa cavernaria parece estar desmoronándose, perdiendo audiencia y lectores, arruinada en algunos casos. Por otra parte El diario El Mundo da marcha atrás en diez años de falacias, insidias, conspiranoias y toda clase de infamias contra el Gobierno de Zapatero a propósito del 11M. ¿Por qué está sucediendo esto ahora, cuando gobierna el partido que inspiró tanta falacia y tanta manipulación? La respuesta es bien sencilla: el PP ya no necesita a los medios de la caverna ni de las conspiraciones inventadas porque ya controla prácticamente todo el espacio mediático, desde RTVE a El País, todos están controlados por el actual gobierno de ultraderecha y, al controlar aquellos que con más facilidad llegan a la población ya no necesita ni de las pequeñas emisoras de la caverna ni de las mentiras de El Mundo, toda vez que considera que su control mediático es tal que puede manipular a toda la ciudadanía desde ellos.
A dos días del aniversario de funesto atentado, el mayor sufrido en la capital del Estado en toda su historia, perpetrado por los yihadistas en castigo a la participación de España en la guerra de Iraq, el diario dirigido por José Pedro Ramírez hasta hace pocas semanas, se dedicó a mentir e inventar una conspiración sin sentido, que caló no solo en la extrema derecha, sino también en los votantes del PP, quizá porque su Presidente de Honor, José María Aznar, fue uno de los impulsores de tan rocambolesca teoría desde el primer momento. 

Clavada en la memoria de muchos está aquella frase de que los terroristas no estaban ‘ni en desiertos remotos ni en montañas lejanas’ que pronunció en la comisión de investigación que el PP pretendió que acabara con la convocatoria de nuevas elecciones, convenciendo a todo el mundo de que el PSOE había dado ‘un golpe de Estado’, con la ayuda de ETA para cambiar la decisión electoral de los españoles. 

Ahora, desde las páginas de El Mundo, su nuevo director, Casimiro García Abadillo, da marcha atrás en la teoría de la conspiración en torno al 11M, reconociendo ‘errores’ en aquella campaña mediática de insidias: “Los que dudamos de esa versión (Al Qaeda se venga de España por su intervención en Irak con un gran atentado), también cometimos errores. Dimos crédito a algunas informaciones faltas de rigor, que sólo tenían como fin confundirnos y llevarnos a un callejón sin salida” dice. 

Errores que él propio García Abadillo ratificó con su firma en incontables reportajes sobre disparatas teorías que culpaban al propio Zapatero y al PSOE de estar detrás del atentado, quizá y entre otros motivos, porque el que realmente estaba detrás de una violencia que costó la vida a 191 personas era el propio Aznar que no dudó en apoyar la guerra de Iraq por estrictos y egoístas intereses económicos personales, cuyo resultado puede constatarse con su presencia en el Consejo de Dirección de los medios de Murdoch, y la gran cantidad de dinero que viene ingresando por conferencias en EEUU, en las que, como se ha conocido, concita no pocas burlas, pero que le proporcionan pingües beneficios de más de un millón de euros anuales. 

García Abadillo reconoce ahora que cometieron ’muchos errores’, eso sí culpando a servicios secretos, a Aznar y Zapatero, o la policía, cuando la teoría de la conspiración, que inspiró la creación de grupos de extrema derecha como los ‘Peones negros’, surgió a raíz de esas historias rocambolescas que estuvieron manteniendo incluso después de celebrado un juicio, a cuyo juez difamaron e insultaron poco menos que tildándole de cómplice de los verdaderos autores que para quienes lanzaban insidias desde la extrema derecha no eran otros sino Zapatero y la ETA. 

No fue solo El Mundo, también Telemadrid, que protagonizó episodios intolerables de manipulación como la emisión de una película sobre ETA la noche anterior a las elecciones, en posteriores e infames reportajes y, en general, toda la prensa cavernaria, la que ahora se desmorona y se mata entre ella, arruinada por la falta de apoyo económico del PP, que ya no la necesita. 

En ese capítulo se encuadra la pelea mediática mantenida entre el propietario de la quebrada Intereconomía, Julián Ariza, y el director de La Razón, Francisco Marhuenda -que, erigido en adalid y defensor de Mariano Raxoi hasta el extremo de que, para su indignación, un tertuliano le reprochase que estaba ‘enamorado de Raxoi’-, que recrimina a los medios de extrema derecha su nefasta gestión económica.  

Resulta muy ilustrativa la pelea entre Ariza y Marhuenda, representantes de la prensa cavernaria que ahora muere de consunción a causa de la falta de apoyo económico por parte del Gobierno de Raxoi, que ha cortado el grifo de las campañas publicitarias a emisoras como la de Ariza, porque ya no necesita de sus servicios, teniendo en cuenta que, con el buen hacer de Soraya Sáenz de Santamaría se ha ‘comprado’ la fidelidad del diario de mayor tirada de España, El País y controla las dos grandes empresas propietarias de las grandes cadenas televisivas así como la RTVE, asaltada desde su llegada a Moncloa, toda ella al servicio de las consignas gubernamentales. 

Marhuenda culpó a Ariza de la mala gestión de Intereconomía, y de la muerte del infumable diario La Gaceta. La reacción del propietario de esa cadena, y los tertulianos de El Gato al Agua, así como de Jiménez Losantos desde la emisora de Libertad Digital, fue cargar contra el director de La Razón, recordándole un caso de corrupción que le obligó a dimitir como Jefe de Gabinete de Raxoi cuando este era Ministro de Administraciones Públicas y las millonarias pérdidas del diario que dirige y que cuantificaron en 31.000 millones. Una fruslería si se compara con los 3.300.000 que adeuda El País. 

La realidad es que la quiebra de Intereconomía se debe a la bajada de subvenciones que ha registrado en los últimos años. Lejanos están aquellos en los que recibía, solo de de Caja Madrid, 879.000 euros entre 2002 y el primer semestre de 2005. La entidad, cuyo rescate ha costado 22.000 millones de euros a los españoles, donó graciosamente a Libertad Digital de Jiménez Losantos en 2006 72.800 euros, en 2007 ese presupuesto se disparó un 193%, alcanzando los 213.348 euros. Y según se ha desvelado a través de los correos institucionales de Blesa, el incremento en las donaciones a Libertad Digital recibió ese mismo año otros 20.000 euros más.

Ahora, cuando haciendo bueno el refrán de que ‘donde no hay harina todo es mohína’, Libertad Digital e Intereconomía cargan contra el Gobierno de Raxoi a causa de la ausencia de subvenciones, toda vez que las cadenas que los medios de la caverna que ellos llaman ‘duopolio’ –Atresmedia y Mediaset- son las beneficiarias de las campañas publicitarias institucionales, o El País recibe inyecciones de dinero a través de las empresas del IBEX por la ayuda de la Vicepresidenta. 

Que desapareciesen las cadenas televisivas y periódicos de extrema derecha del ámbito mediático resultaría una gran noticia si no fuese porque si esto se produce no es porque la extrema derecha se haya quedado sin voz, sino porque se ha hecho dueña de todo el ámbito mediático al servicio del Gobierno, si se excluyen los medios digitales, contra los que el Gobierno maquina cortapisas para dejarlos sin voz.

¡SALVA ESTE BLOG Y A SU AUTORA!
La autora de este blog necesita la ayuda y solidaridad de sus lectores, porque en cuatro años sin trabajo le es imposible sobrevivir con tan solo 426 euros que percibirá hasta julio que le permiten tan solo abonar el alquiler de su casa y la luz. Sé solidario con quien lucha por mantener la dignidad profesional y la libertad de expresión.
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:
Esta bloguera es miembro de la

Comentarios

  1. Como siempre, amiga Luisa, la gran verdad resplandece en tus artículos, bien fundamentados y con las informaciones auténticas.
    Sincillamente la pura y dura realidad del Reino de España ¿Reino?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchisímas gracias, Javier, me sobrestimas. Y ¿Reino?, más bien diría que se parece más al Patio de Monipodio cervantino.

      Eliminar
    2. Hola Luisa. En este artículo se pueden ver los motivos por los que se produce el 11M. Al igual que tú, yo creía que era consecuencia de la guerra de Irak y se intentaba con él, cambiar el curso de las ellecciones generales. Un saludo;
      Eduardo
      http://www.huffingtonpost.es/2014/03/10/causas-11-m_n_4934191.html

      Eliminar
    3. Hola, bloguerita, solo saludarte, porque ya veo que tienes faena, al menos quiénes querrían dártela, la de que te sumes a hacerle la ola al si no fue ETA, vamos a contar otro cuentito, ¿de acuerdo?, pero en el que no aparezca ni el bobo del Trío de las Azores, ni la guerra de Iraq... Es más, por si uno no cayera por por sus propios medios, un tal Ruiz Valdivia se autointerroga con habilidad respecto a un libro que apareció, no caído del cielo, pero con enorme oportunidad (no me preguntes, prefiero la literatura, pero creo que a ese libro lo intitularon, plan bélico-panfletario, "¡Matadlos!", y su publicidad parece correr, al menos inicialmente, a cargo de El País, otro planfletito), su autor, 'director of the Program on Global Terrorism at the Real Instituto Elcano, a Spanish think tank', según una entrada en la wiki que ya, ya... Veamos pregunta y respuesta de la autoentrevista del periodista o lo que sea:

      «Fueron los atentados del 11-M consecuencia de la guerra de Irak?

      El autor lo tiene claro y asegura en el libro que “no cabe asociar” ni la decisión inicial de atentar contra España ni la reorientación de Estambul con los acontecimientos que se desarrollarán a partir de marzo de 2003. La mera cronología, señala el experto, “refuta una asociación entre el conflicto de Irak y los atentados de Madrid”».

      ¿Vale? Pues todo más prístino que prístino. A ver si aguantas las embestidas, aunque sé que sí, salta a la vista que no hay toro que lidiar, hay gozquecillos.

      Eliminar
    4. Eduardo, yo lo sigo creyendo, el libro de Reinares no es sino una interpretación más, interesada diría, para exonerar a Aznar de su responsabilidad en que ocurriese el atentado. Reinares no es infalible, no voy a cambiar mi punto de vista porque aparezcan las opiniones de un señor en el Huff o en la Biblia.

      Eliminar
    5. Gracias Anonymus, y no, no me sumo a hacerle la ola a la teoría de Reinares, pienso que no es más que una intencionada manera de exonerar a Aznar de la responsabilidad de meternos en una guerra inmoral ilegal e injusta. Y como soy dura de pelar, no me voy a dejar impresionar por la letra impresa. Habiendo trabajado en un periódico durante muchos años sé que la letra impresa contiene muchas veces imnumerables tonterías de los que escribimos en ellos. Así que no me impresionan nada.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…