Ir al contenido principal

Cuando los policías son los violentos los medios vendidos callan: Tres periodistas apaleados por querer informar.




Si no se informa es que no sucedió: Así han debido pensar la mayoría de medios de comunicación respecto a la brutal agresión de los antidisturbios a unos periodistas que intentaban grabar una detención injustificada en la frustrada manifestación contra la monarquía convocada por Rodea el Congreso. La táctica del Gobierno de Raxoi es tan vieja como la historia de las dictaduras: Asustar a la gente y evitar que se dé cuenta de la violencia policial. 
 
Si se va a Google y se escribe ‘carga de la policía contra periodistas’, ‘agresión a periodistas durante la manifestación…’ apenas si se encuentran tres resultados sobre lo sucedido ayer en Madrid en las proximidades del Congreso de los Diputados. Tan solo el diario.es, La Sexta y el Diario Progresista dieron cuenta de la brutal agresión. El resto de medios silencia el hecho. Algunos digitales porque no debieron enterarse o porque no consideran que tengan que sacar la cara por los profesionales de otros medios. 

Lo de la prensa en papel y las televisiones tiene otra motivación: el silencio sobre un acontecimiento lo hace inexistente. El País no menciona en sus páginas ni tan solo la celebración de una manifestación abortada por la amenaza de represión policial al ser declarada ‘ilegal’ por la Delegación del Gobierno. Aún no ha llegado el tiempo en el que el pueblo, harto de injusticias y represión, desesperado por la miseria se enfrente a las fuerzas de la represión sin pensar en las consecuencias. Por el momento, la ciudadanía que no quiere sino expresar moderada y pacíficamente su descontento, se retrae ante las amenazas del poder y de unos antidisturbios enrabietados que ya han anunciado a través de foros y manifestaciones que están dispuestos a cualquier cosa contra los manifestantes violentos. 

Y si se tiene en cuenta que el concepto de violencia de los antidisturbios es un tanto particular y que pueden considerar violencia el que un ciudadano le pregunte por qué quiere identificarle si no ha hecho nada, o simplemente que un periodista pretenda grabar sus actuaciones, los posibles manifestantes se piensan si acudir a manifestaciones en las que se sabe que los antidisturbios se comportarán con la brutalidad que los caracteriza y que, ahora además, dicen sentirse enrabietados por las supuestas agresiones que sufrieron durante el 22M, y a los que las autoridades políticas han dado carta blanca, una vez que ya no están en España los observadores de la OSCE. 

Lo sucedido el sábado en Madrid con los periodistas lo cuentan de primera mano las víctimas de la brutalidad policial injustificada que perpetraron unos policías abusivos: http://www.eldiario.es/sociedad/periodistas-agredidos-Policia-gratuito-deliverado_0_244275741.html. Una vez concluida la abortada manifestación la policía se dedicó a perseguir a empujones a los manifestantes que se dispersaban, con las maneras habituales de las fuerzas represoras de las dictaduras. 

La Sexta, que dio cuenta de la agresión a los periodistas en su programa La6Noche, no lo hizo con el despliegue de medios que utilizó el sábado anterior para condenar la violencia de los antisistema contra la policía. En esa ocasión prácticamente dedicaron el programa y la tertulia a explicar lo violentos que eran los manifestantes de extrema izquierda que quieren subvertir el Estado de Derecho. Aunque el Estado Social y de Derecho lo está subvirtiendo el poder, con sus recortes y sus leyes represoras. Mas los participantes de las tertulias televisivas, aunque parezcan situarse ideológicamente a la izquierda, están bien acomodados en el sistema y tienen que censurar que se rompa el escaparate de un banco o que se repela la agresión de las fuerzas de seguridad porque no quieren jugarse el sueldo. 

No se entiende bien por qué el respeto a la propiedad privada ha de ser mayor cuando esa propiedad es el escaparate de un banco o ínfimo si se trata de una videocámara. En el primer caso ha de venerarse como el icono del becerro de oro que es la banca en la sociedad ultracapitalista, mientras que las videocámaras son el instrumento de quienes pueden poner de manifiesto la brutalidad de la policía y la intención censora de un Gobierno pretende prohibir por ley –con la llamada de Seguridad Ciudadana, en realidad Ley Mordaza-el que los medios puedan informar de cuanto sucede en las manifestaciones dando un hachazo al irrenunciable derecho a la información que existe en todas las democracias. 

En Barcelona diez mil personas -que los medios redujeron a cuatro mil con la habitual costumbre de minimizar las protestas-, se manifestaron en solidaridad con los detenidos en Madrid el 22M, contra la ley mordaza y la del aborto bajo el lema ‘Desobediencia 2014’. Allí fueron los Mossos d’Escuadra, con actitudes similares a las de los integrantes de las UIP, los que vigilaron la manifestación en la que se produjeron algunas pintadas y la rotura de algunos escaparates de entidades bancarias. Como siempre, los biempensantes criticaron la violencia contra los bancos que estafan con las preferentes, causan desesperados suicidios por culpa de sus desahucios y se embolsan el dinero de los ciudadanos para repartirse bonus y cobrar sus directivos sueldos anuales que la mayoría de los mortales no ganarán en toda su vida laboral. 

El Director General de la Policía, Ignacio Cosidó manifestó el sábado que "no va a tolerar ninguna expresión de violencia en las calles y (la policía) actuará con toda la firmeza que permite el Estado de derecho para hacer frente a cualquier grupo extremista o radical que pretenda perturbar la paz social". Si se tiene en cuenta que los dirigentes del PP consideran radicales y de extrema izquierda a cualquier persona que no esté de acuerdo con sus políticas de recortes, arbitrariedades y represión nos podemos temer de todo en las próximas manifestaciones. 

Habrá que procurar que sean tan multitudinarias como para que los antidisturbios tomen conciencia de que ni armados con pistolas podrán contra el pueblo que se opone a la vileza.


¡SALVA ESTE BLOG Y AYUDA A SU AUTORA!
La situación económica de esta bloguera es desesperada. Si quienes gustáis de la lectura de este blog contribuyerais con una pequeña cantidad solventaríais su muy precaria situación económica porque muchos pocos hacen un mucho.
¡Haz un donativo!
Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:
Esta bloguera es miembro de la

Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…