Ir al contenido principal

La deriva fascistoide del PP o como un Gobierno puede acabar en horas con la Justicia Universal amparándose en la ley del aborto.

El 11 de febrero de 2014 pasará a la historia de nuestro país como un día negro para la Justicia Universal y la libertad de las mujeres. En pocas horas, el PP y el Gobierno que sustenta se cargaron sin miramientos y por unas cuantas transacciones comerciales, la dignidad de todo un país y la capacidad de las mujeres a decidir sobre su maternidad. Vendidos en un caso al comercio con los sátrapas chinos y en el otro a los votos de la reacción y una secta religiosa talibana anclada en el siglo XIX, que fue cuando el Papa Pío IX condenó el aborto desde el mismo momento de la concepción.

Actúa este Gobierno con alma de ramera si se atiende al hecho de que siempre se muestra dispuesto a venderse a quienes le ofrezcan negocios rentables para sí o sus allegados. Obsesionados con el capitalismo más salvaje e inhumano que antepone el dinero a cualesquiera otros asuntos no dudó en acabar con el principio de Justicia Universal, vendiendo la dignidad de todo un pueblo por los tratos que a modo de chantaje ofrecieron los sátrapas chinos si cortaba las alas a los jueces que querían aplicarla en contra de sus dirigentes asesinos en asuntos como el Genocidio de Tíbet o la persecución a los seguidores de Falum Gong, dos de las causas que la Audiencia Nacional tiene abiertas contra responsables del régimen supuestamente comunista de la China continental.

No son esas las únicas causas abiertas por la Audiencia que morirán tras la decisión del Gobierno del PP de acabar con el principio de Justicia Universal subscrito por países verdaderamente democráticos y otros que dicen serlo aunque no lo demuestren con hechos. Como USA, a cuyos mandatarios se les llena la boca de hablar de democracia, e imponerla en todo el mundo a base a misiles y culatazos, pero que no lo firmó nunca e incluso ‘pide’ a sus aliados que no lo apliquen, o Israel, país que algunos reputan como ‘la única democracia de oriente medio’, cuando poco de democracia tiene un país involucrado en un genocidio salvaje contra los palestinos.

A los gobiernos de USA, China e Israel les debió parecer un acierto que el indigno Gobierno de Raxoi acabase con el principio de Justicia Universal porque la Audiencia Nacional tenía abiertas causas contra elementos de esos países. A partir de la aprobación, en solitario por parte del PP, de acabar con la Justicia Universal morirá el caso de José Couso, en el que están procesados y con órdenes de búsqueda y captura internacional por orden dictada por el juez Santiago Pedraz, el sargento Thomas Gibson, el capitán y jefe de la compañía Philip Wolford, y el teniente coronel Philip de Camp, ya que el juez consideró que el ataque del ejército USA contra el Hotel Palestina que causo la muerte de José Couso pudo ser constitutivo de un delito de asesinato con alevosía y otro contra la comunidad internacional y que podrían haber sido castigados con penas de entre 10 y 15 años de prisión.

Después de la decisión unilateral del Gobierno, impuesta mediante el rodillo de su mayoría absoluta, ya no será posible perseguir ese delito que lo fue también contra la libertad de informar, sino que existen otras causas en las que los responsables de genocidios no tendrán que enfrentarse a los jueces españoles.

Las masacres perpetradas en el Tíbet –en cuya causa está el origen de la decisión del Gobierno de Raxoi que se bajó los pantalones ante el chantaje de los prepotentes mandatarios chinos que cambiaron impunidad por negocios- en Guatemala, y en el Sahara, el crimen del jesuita Ignacio Ellacuría en El Salvador, el del diplomático español Carmelo Soria, secuestrado y asesinado por el régimen de Pinochet; el ataque a la Flotilla de la Libertad perpetrado por las tropas israelíes, el ataque iraquí al campo de refugiados iraní de Ashraf son crímenes que no tendrán castigo por parte de la Justicia española porque el PP ha preferido venderse cual meretriz a los intereses económicos y comerciales impuestos por China, USA o Israel.

La inicua decisión del Gobierno de Raxoi de acabar con la Justicia Universal fue someramente tratada por la prensa que dedicó toda su atención a la regresiva reforma que pretende llevar a cabo el Ministro Gallardón sobre la legislación que regula el aborto. Así la prensa se volcó en las declaraciones, parlamentos y críticas de un asunto del que la mayoría de analistas tiene el convencimiento que morirá por consunción antes de aprobarse. Incluso algunos dirigentes del propio PP lo sugieren así. 

Toda la tinta vertida en reflejar los muchos disparates que dicen los antiabortistas e incluso algunas que pronunciaron las defensoras de la libertad de las mujeres, le vinieron muy bien al PP y a la prensa – una parte con toda la conciencia de que había que ocultar el asunto y otra arrastrada torpemente por quienes impusieron cuál tenía que ser ‘la noticia’-, para que los árboles del aborto no dejasen ver el bosque del baldón que supone que un país presuntamente civilizado, y que durante años fue adalid de la Justicia Universal, se vea convertido en mamporrero de los dictadores, genocidas, asesinos y liberticidas de toda laya.  

Luego se extrañarán de que haya gente que diga que le da asco ser español.

Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años. 

Muchas pequeñas cantidades de muchos lectores me pueden ayudar a salir de la penuria. ¡Anímate y se solidario! En el enlace que aparece abajo puedes ver cómo hacer una donación:

Esta bloguera es miembro de la

Comentarios

  1. Con esta Marca España, ya no merece la pena ser español, nos han dejado sin dignidad. ¿Qué somos ahora?

    ResponderEliminar
  2. Pues me temo que en tanto no echemos del poder a esta pandilla de sinvergüenzas sin dignidad seremos súbditos por permitirles tanto desafuero. Llamazares les dijo que con la decisión de acabar con la Justicia Universal habían convertido 'la marca España' en 'la marca de Caín'...pero no, la han convertido en la marca del $

    ResponderEliminar
  3. Vergüenza ajena me produce ser español, esa nación que según Raxoi es la más vieja de Europa y que para la Lideresa es contemporánea de la ciudad-estado hitita de Kahramanmarash. Esta vieja nación, que nunca existió, está desangrándose. No hay cura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, haberla haila, como dice una buena amiga, docente de las de antes de Wert, este país será civilizado cuando haya tres o cuatro generaciones sucesivas con bachillerato bien currado. A ver cómo entonces iban a contar tanta falacia histórica como cuentan. O decir que el idioma valenciano se hablaba en tiempos de los iberos. Lo malo es que los políticos saben que la gente bien formada suele tener espíritu crítico y cuesta manipularla, y así surgen las leyes Wert y atrocidades semejantes. Pero desde luego, en la actualidad no hay cura. Y en esas ¿quién con dignidad puede sentirse satisfecho de ser de Ejpañistán?

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…