Ir al contenido principal

Crónica de una derechización anunciada: El País se entrega al PP, que también limita el acceso a la información digital.

El PP ha consumado su asalto a los medios. Con el cambio de director de El País se consuma la derechización del más leído –hasta el presente- diario generalista de España, después de que hace unas semanas el Gobierno lograra que El Mundo prescindiese del, desde hace unos meses, incómodo José Pedro Ramírez. Ya no hay prensa progresista en papel en este país asaltado por la derecha que, haciendo suyas las teorías del marxista Gramsci, sabe que para lograr el cambio de opinión en un país es imprescindible hacerse antes con los medios de comunicación.

La rendición de El País con armas y bagajes se ha consumado con el nombramiento de Antonio Caño, responsable hasta el momento de la edición americana de ese periódico y que en un escrito, que no se sabe bien si por torpeza o por premeditación, envió a los jefes de sección cuando en realidad estaba destinado a ser leído únicamente por los ojos de Juan Luis Cebrián. En el correo, que desató la tormenta en la redacción del diario de Prisa, Antonio Caño comentaba que el diario ‘tendría que abrirse a nuevas mayorías’, esto es, sin eufemismos, hacer que el periódico sea leído con agrado por los dirigentes del PP.

El mensaje de Caño, que exacerbó los ánimos de la plantilla, se mostraba muy crítico no solo con el actual director, Javier Moreno, sino con todo el equipo que lleva el diario, del que sugiere tendrá que contratar periodistas de ‘fuera’ del actual staff, por considerar malos periodistas a los actuales. Seguramente los nuevos serán aquellos que tienen un extenso ‘rodaje’ en la prensa cavernaria, loadora sistemática de las decisiones de Raxoi y sus ministros.

Hace unos meses publicaba este blog un artículo titulado ‘Asalto a La Sexta: La derecha consuma su toma de poder en la totalidad de televisiones y prensa escrita’, en el que, sobre el diario El País, se comentaba: ‘No hace falta sino ver las portadas de las últimas semanas para comprobar la deriva de los últimos meses que lleva el otrora progresista diario de Prisa’.

En la fecha en la que fue escrito ese artículo, agosto de 2013, ya se había producido la zarracina del ERE de ese diario y  la salida de periodistas de izquierdas como Maruja Torres que abandonó El País después de que su actual –parece que por pocas horas- director, Javier Moreno, la sacase manu militari de la sección de opinión tras lo que comentó la veterana periodista: "El periódico comenzó a joderse cuando quisieron salir a Bolsa. Es decir, cuando empezaron a mear más alto del culo y quisieron quedarse con emisoras y querer abarcar más y más. Nunca pensé que un periódico pudiera hacer millonarios a unos pocos"Evidentemente se refería a Juan Luis Cebrián, factótum de la operación que puso el diario de Prisa en manos de una financiera americana y el grupo Mediaset, propiedad de Berlusconi. 

Tras los problemas económicos del periódico, que adeuda a los bancos más de tres mil millones de euros, su Consejero Delegado, Juan Luis Cebrián se acercó a la Vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y esta le solucionó parte de sus problemas con la banca. Evidentemente no de forma gratuita y ahora se ha cobrado el favor logrando el nombramiento de quien es conocido en la redacción como ‘el virrey de América’, Antonio Caño, cuyos artículos sobre la administración Obama solían ser tan críticos como laudatorios los dedicados a los republicanos estadounidenses.

El cese anunciado de Javier Moreno no supondrá un cambio radical en la ideología de un diario que lleva años inclinándose a la derecha, el cambio se materializará cuando se prescinda de los nombres que aún quedan en las diversas secciones de etapas anteriores. Porque si por algo se ha distinguido Moreno, aparte de por ser el gestor de un ignominioso ERE y por expulsar de la redacción a relevantes nombres de otras épocas, como José Yoldi o Maruja Torres, fue por su obsesivo antichavismo que le llevó a caer en el más estúpido e imperdonable de los ridículos para un director de un medio serio, como fue publicar la falsa foto de un Chávez agonizante.

Mas las palabras de Antonio Caño, recomendando una derechización sin ambages, amigo cercano del ultraderechista ministro de Justicia, Aborto Ruiz Gallardón, supone el fin de lo que fue para muchos lectores el periódico más serio de la nación. A partir de ahora de El País solo podrán leerse escasos reportajes culturales, como el publicado hace unos días sobre Los Etruscos, siempre y cuando estos no conciten las iras de la santa secta o similares grupos de presión de la derecha.

Y si con el nombramiento de un nuevo director más afín aún a la derecha que Moreno, El País pasa a ser un panfleto más en manos del poder, este no se resigna a no controlar los medios digitales, sobre los que no puede ejercer la presión que realiza con los de papel porque estos no tienen los problemas económicos que hacen prisioneras del poder financiero a las cabeceras que se encuentran en los quioscos de prensa.

En eso se basa la nueva ley de Propiedad Intelectual aprobada el pasado viernes por el Consejo de Ministros. En ella se contempla la obligación por parte de los agregadores de noticias de pagar a los medios digitales un canon por colgar sus informaciones, de modo que Google o Yahoo o cualesquiera otros portales similares, tendrán que abonar una cantidad irrenunciable a los medios por colgar link o informaciones procedentes de cualquier medio digital, con lo que la difusión de las informaciones de esos medios ser verá notablemente restringida.

Ya lo anunció el propio Raxoi durante al pasada Cumbre Hispanoamericana, cuando en el Foro de la Información, anunció que ‘habría que hacer algo con la información digital’. No dijo cómo iba a censurarla pero, sin duda, ya tenía en la cabeza algún sistema para limitar el acceso de los lectores a informaciones más veraces y menos manipuladas que las que publican los diarios importantes que, con la llegada de Caño a El País, están en su totalidad sometidos al poder del PP.

A este paso vamos a tener que informarnos con señales de humo, hasta que privaticen también el aire que respiramos… Si lo consentimos.


¡SALVA ESTE BLOG!
Este blog está condenado a la desaparición si no ayudas a mantenerlo. Su autora que depende de una paga de 426 euros ha de pagar vivienda, luz, agua y comida con esa exigua cantidad. Solo en vivienda y luz abona 400 euros. Por lo que es imposible mantener la conexión de Internet. Si te gusta lo que en él se lee ayuda a mantenerlo abierto con una  aportación económica.

Puedes ver cómo hacer una donación en el siguiente enlace:

Esta bloguera es miembro de la

Comentarios

  1. Otro más, que se veía venir y que como siempre digo, para saber lo que ocurre de verdad en este país hay que leerte.
    Aunque como bien dices, ya no queda a penas nada que no huela a derecha pura y dura. R.I.P. al país

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si hace mucho que se veía venir, desde que 'el cebras' vendió y se vendió a la especulación financiera y se arrojó en brazos de Sorayita para solucionar parte del problema de los 3.000 millones de pérdidas. La derecha, que es la dueña del dinero se compra los medios y los gestores. Y sí, RIP El País, nos engañaron con ese periódico como con la transición, es parte del engaño de esta pseudodemocracia más falsa que un euro de plástico.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…