Ir al contenido principal

Más datos del latrocinio valenciano: 63 millones en sueldos para amigos y cesta de la compra a cargo de los contribuyentes.

Hoy se conocían nuevos datos del continuado latrocinio del PP en el País Valencià: Por una parte un exconcejal de ese partido, Juan Carlos Gimeno, cifró en 63 los millones de euros del presunto fraude a las arcas públicas cometido en la gestión de la depuradora de Pinedo –Valencia-. Sobre esa cifra, Gimeno, que fue director de Calidad de Emarsa- Entidad Metropolitana de Aguas Residuales Sociedad Anónima, creada por el Ayuntamiento de València y otros diecisiete municipios dedicada a depurar las aguas residuales-,  precisó que hay 46 millones que "no son investigados" y 17 millones que "han prescrito". Igualmente se conoció, a través de Estrella Digital, que la secretaria Autonómica de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales de Presidencia de la Generalitat y la más estrecha colaboradora del President Alberto Fabra, Esther Pastor, cargaba al erario compras en un supermercado próximo a su despacho consistentes en entrecot, chocolate, preparado para cocido, queso de Burgos, pechugas de pollo o chorizo de Cantimpalos.

En un comunicado emitido a medio tarde la Generalitat aseguraba que las compras se hacían para esa institución y no para ningún particular. Argumento que viendo las facturas hace que se dude mucho de tal aserto, teniendo en cuenta que podría creerse que, ocupados con el trabajo, recurriesen al chocolate, el queso de Burgos o un bocadillo de chorizo para matar el hambre pero ¿alguien puede creer que se preparasen un cocido al tiempo que se preparaban medidas legislativas o comunicados?

Hace ya años que las arcas públicas del País Valencià están exangües, devastadas no únicamente por una pésima gestión basada en gastos megalómanos decididos por un President, Camps, aquejado de enfermizos delirios de grandeza, sino por el latrocinio abusivo de unos gobernantes convencidos de ser los dueños de lo público porque ganaban las elecciones gracias a la red clientelar, al voto cautivo, tejido de agradecimientos espurios, de inmoralidad y desvergüenza.

Desde que ganase las elecciones por primera vez y gracias al apoyo del ahora imputado por corrupto Rafael Blasco, el PP del PV –Comunidad lo llama ese partido que ha llegado a prohibir el uso de País Valencià debido a su obsesivo y morboso anticatalanismo- se adueñó del poder al modo de los señores feudales, apoderándose de los bienes comunes para darles el uso que les conviniese. Así el PP del PV dispuso y dispone de las arcas públicas a su capricho, arruinándolas y negándose a atender las necesidades del pueblo dado que el dinero de todos va directamente a sus bolsillos o a sus caprichos.

La Depuradora de Pinedo fue una fuente de ingresos y prebendas para los integrantes del PP durante años. Tanto servía para pagar sueldos astronómicos -90.000 euros a los técnicos del nivel A- como para que sus directivos acudieran a hoteles de lujo con ‘traductoras’ rumanas.  Y para extender la red clientelar que viene permitiendo mantener un voto cautivo que durante años le garantizó la victoria electoral, comprando las fidelidades políticas igual que en el siglo XIX con los burgos podridos, al tiempo se financiaba ilegalmente, como denuncia Gimeno, que asegura que a los trabajadores que entraron en la empresa "que iban de parte del PP” se les pedía un diez por ciento de su salario. Ciento diecinueve trabajadores enchufados, aunque tan solo eran necesarios sesenta y siete.

Con situaciones como las referidas, más otras muchas que periódicamente se van descubriendo,  no es de extrañar que el Govern valencià niegue toda clase de ayudas a sus ciudadanos más desfavorecidos. A los dependientes les impuso el copago farmacéutico, negó la asistencia a doscientas mil personas, y a otras tantas les rebajó el grado de dependencia en casos tan absurdos como el de pretender que una mujer sin brazos ni piernas sea ‘autosuficiente para moverse’. Sistemáticamente rechaza, al cabo de meses, las solicitudes de renta básica a personas sin ningún tipo de ingresos, o recorta miserablemente en plazas docentes y Escuela Pública, haciendo pagar a los padres autobuses, comedores y libros.

Y cuando no dedican el dinero público a sus caprichos, a sus bolsillos o su partido, lo destinan a pagar empresas asesoras que enseñen a los funcionarios a mentir para burlar a la Justicia, como hicieron en el caso del accidente del Metro en el que murieron cuarenta y tres personas y cuarenta y siete sufrieron graves heridas. Hoy la Audiencia ha vuelto a abrir el caso, por tercera vez, ordenando a la jueza instructora una serie de diligencias que esclarezcan tanta falacia como contó el Govern de Camps. Usando del dinero público para tergiversar la realidad.

El dinero valenciano no es pues para los ciudadanos valencianos sino para una asociación de malhechores que dejan en mantillas a los pobladores del Patio de Monipodio o a los cuarenta ladrones de la cueva que quería abrir Alí Babá.

Habrá que hacer como en el barrio de Gamonal y ocupar las plazas de La Virgen y de Manises y ensordecerlos a gritos exigiendo su dimisión, previa devolución de todo cuanto expoliaron.

Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años.

Estoy pasando por una situación muy difícil al verme obligada a cambiar de domicilio porque mi casera decidió echarme, recurro por ello a la solidaridad de los lectores de este blog para superar esta situación.

En el enlace que aparece en abajo podéis ver cómo ayudarme:


Esta bloguera es miembro de la 

Comentarios

  1. Querida Luisa, ¿devolución de lo robado?, perdoname pero eso no lo han hecho nunca, tod@s se van de rositas, esto es un porcadal completo.
    Un abrazo, amiga

    ResponderEliminar
  2. Evidentemente, pero yo no digo que lo vayan a hacer, si no que lo tememos que exigir, a grito pelado. Aunque al final no devuelvan un euro que sepan que sabemos que son unos ladrones que nos deben cuanto nos hurtaron. Un abrazo grande, Javier.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…