Ir al contenido principal

La penúltima conspiración de los poderosos: Internet para ricos y para pobres: Hay que impedirlo

Todos los internautas; blogueros, periodistas ciudadanos, miembros de redes sociales, quienes a través de la red obtenemos información o informamos, quienes nos comunicamos y solazamos a través de la red nos enfrentamos ahora a una amenaza, la penúltima tramada por los poderosos, por ese maldito 1% que lo controlaba todo excepto la red hasta el presente y que ha decidido adueñarse también de ella al decidir, obviamente de forma unilateral, que existan dos redes, una para ricos, veloz e inmediata y otra para pobres, ralentizada y limitada.

Cuando en el presente los únicos medios de comunicación mas o menos fiables pueden leerse en Internet, ya que los de papel están todos controlados en nuestro país por el Gobierno que impone sus consignas a través de las campañas de publicidad institucionales, o por las grandes corporaciones financieras al servicio del capital, la medida de ralentizar la velocidad de Internet para la mayoría, creando servidores rápidos solo para los privilegiados constituye una grave amenaza para la libertad de información.

Y esa amenaza está a punto de convertirse en una realidad, porque  EE.UU y la UE están legislando con urgencia para permitir a las corporaciones más ricas que ofrezcan sus contenidos más rápido mientras imponen barreras o ralentizan los de todos aquellos que no puedan pagar por obtener dichas ventajas.

Esa medida pondrá en peligro la capacidad de difundir imágenes grabadas por periodistas ciudadanos desde países en conflicto o donde los gobiernos ejercen una desmesurada represión contra manifestantes o de lanzar campañas para salvar el planeta o de lucha por los Derechos Humanos que llevan a cabo organizaciones como Amnistía Internacional, Green Peace o Avaaz.

Esta última ha emprendido una recogida de firmas a la que debemos sumarnos todos los que hacemos uso de la red para informarnos o informar, para reflexionar o protestar, con el objeto de paralizar esa inicua decisión y constituir un freno a las aspiraciones de compañías servidoras de Internet como Verizon, Vodafone y Telefónica, que están presionando con todas sus fuerzas para crear un Internet para ricos y que, de no darse una respuesta masiva de los ciudadanos, podrían ganar, poniendo el trabajo de todos los internautas en riesgo

Es imprescindible que firmemos todos:


Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años.

En caso contrario este blog desaparecerá de la red al no poder costear el pago de Internet, porque con 426 euros de ingresos y 400 euros fijos en vivienda y luz será imposible mantener la conexión.

En el enlace que aparece en abajo podéis ver cómo ayudarme:
Esta bloguera es miembro de la

Comentarios

  1. Como te puedes imaginar yo ya he firmado y animo a hacerlo a todo el mundo que tenemos la posibilidad de expresarnos en las redes.
    Un abrazo Luisa

    ResponderEliminar
  2. Gracias Javier, y sí, hay que procurar que firmen miles, o millones de personas. En USA se pararon leyes represivas de Internet gracias a campañas como esta, así que cuántos más, mucho mejo. Abrazo de osa :-)

    ResponderEliminar
  3. El mundo es de color de rosa y todos los que lo niegan son unos conspiranoicos. No hay nada que nos espíe, controle, reduzca la velocidad. Estamos en democracia, la palabra democracia significa que el poder reside en la fuerza popular... de hay lo del partido popular.

    El modo irónico queda desactivado ahora mismo... ya... ahora estoy hablando serio. Por UNA red GRANDE y LIBRE. jajajaja

    Luisa, estamos en un país, un mundo que apesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Víctor, apesta. Tendremos que hacer lo que sea para materlo debajo de la ducha y darle luego una buena rociada de desodorante. Porque si nos quedamos quietos, apestará más.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…