Ir al contenido principal

El Chinaleaks, el ICIJ, El País y lo que se podría investigar en la UE y en Ejpañistán

¿Qué pasaría en Europa, y en esta sufrida y castigada por la corrupción Ejpañistán si un potente grupo de periodistas de investigación se dedicaran a diseccionar con obstinado interés las argucias económicas de los poderosos, causantes de una crisis que está costando la sangre y aun la vida de millones de europeos y de españoles? Posiblemente desvelarían tantas indecencias, corrupciones y latrocinios como se han descubierto de China.

Una filtración al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación –ICIJ en sus siglas en inglés- ha dado lugar a una exhaustiva investigación sobre la corrupción económica en la potencia china, un régimen comunista para el pueblo, pero con dirigentes aprovechados y ladrones que manejan el dinero del país en su propio beneficio. La información sobre las felonías del Estado falsamente comunista, convertido desde hace tiempo en la más fuerte económica mundial, se publica desde ayer en numerosos medios del mundo occidental, entre ellos El País.

Que el régimen chino es corrupto no es una novedad que haya desvelado el ICIJ. Ya en 2008, el novelista sueco Henning Mankell, desvelaba en una obra de intriga las muchas corrupciones y desmanes que llevan a cabo los potentados del país asiático entre los que sus muy comunistas gobernantes están involucrados. El grado de corrupción en China es enorme. Pero choca que los periodistas de ICIJ hayan tenido que irse tan lejos cuándo tanto tienen que contar de la UE en general y de Ejpañistán en particular, de la que, de poner interés, podrían descubrir corrupciones y manejos de los poderosos, latrocinios sin cuento tan jugosos como los que desvelan de China sin necesidad de irse tan lejos.

Que los líderes chinos sean corruptos y abyectos es algo que tampoco se puede negar, pero es de lamentar que el diario El País, junto con muchas cabeceras occidentales, publiquen a toda página y con toda clase de alardes tipográficos la corrupción de tan lejano país cuando aquí tienen materia para investigar hasta el agotamiento, y sin duda, descubrirían felonías tan obscenas como las que revelan sobre China.

En la investigación del ICIJ se habla de los millones que han sacado de ese país los privilegiados especuladores, muchos de ellos familia de los dirigentes chinos, y los millones que han defraudado a un pueblo que se muere de hambre. Las similitudes sobrarían, y hay que recordar que en Ejpañistán se fríe a los ciudadanos de a pie con impuestos a la vez que se perdona el pago de imposiciones a los traficantes, especuladores y defraudadores, a los que el Gobierno de Raxoi, benefició con una amnistía fiscal sin justificación –aparte de que tipos como Bárcenas y similares pudieran blanquear parte de su fortuna- al tiempo que apenas cobra impuestos a los privilegiados de las SICAV.

¿De cuántos poderosos de Ejpañistán, del rey abajo, podrían investigar esos periodistas dedicados a dejar en evidencia a los corruptos? ¿Cuántos nombres conocidos podrían señalarse como personajes que se llevaron a manos llenas el dinero del país a paraísos fiscales, dejando las arcas públicas arruinadas y el déficit por las nubes al no pagar los impuestos que tendrían que liquidar cada año al fisco?

Habla El País, trasladando el informe de los profesionales del ICIJ, de las relaciones de familiares de cargos públicos que se llevaron el dinero fuera del país ¿Cómo Urdangarin y su socio? ¿Cómo el señor Botín? ¿Cómo el propio rey que, a pesar de sus promesas de transparencia, no aclara dónde están los millones heredados de su padre o el mucho dinero percibido por las comisiones de compra de petróleo que recibe desde antes de ser designado a dedo rey por el dictador genocida?

¿No podría ese grupo de aguerridos periodistas de investigación averiguar de una vez y para siempre de dónde sacó el dinero Bárcenas y de quiénes son realmente las astronómicas cuentas que, a su nombre, están repartidas por todo el mundo?

¿Podrían averiguar cuántos de los ilustres empresarios y respetados políticos guardan sus haberes en cuentas numeradas en paraísos fiscales, cuyo origen está en el dinero de los ciudadanos a los que hurtaron la riqueza de esta sufrida y empobrecida Ejpañistán en la que un Ejecutivo que solo gobierna para las elites –Intermón Oxfam dixit- no se preocupa en recaudar los noventa mil millones defraudados al fisco por las grandes empresas y, para rebajar el déficit, piensa solo en cobrar más impuestos a los mismos a los que rebaja sueldos y priva de derechos?

¿Sería factible que el ICIJ investigase cuánto dinero invirtieron en especulación los empresarios que durante años han estado declarando ERES y cerrando empresas porque ganaban más dinero especulando que creando puestos de trabajo a pesar de las facilidades que el Gobierno da para explotar a los trabajadores?

¿No sería conveniente que explicaran esos meticulosos investigadores cuántos millones del erario van a parar a las cuentas nada corrientes de los miles de asesores que mantiene el Gobierno de la nación, los autonómicos, las diputaciones y los ayuntamientos para mantener redes clientelares que les permiten ganar elecciones hurtando el dinero destinado a garantizar el bienestar de los ciudadanos?

Sería muy útil que tan avezados plumillas averiguasen las andanzas de tanto defraudador en los paraísos fiscales de medio mundo. Porque si han podido contabilizar que en dos años los corruptos chinos sacaron de sus fronteras 4.000 millones de euros en dos años y cuánto latrocinio se perpetró en la república de la muralla más grande del mundo durante treinta años, bien podrían hacer lo mismo con los potentados de esta montaraz Ejpañistán.

No hacía falta que se fueran tan lejos como la China para desvelar corrupciones y robos al pueblo. Los periodistas del ICIJ podrían haber dedicado incluso la mitad de tiempo, trabajo y dinero en revelarnos las que suceden en Europa en general y en Ejpañistán en particular que, al fin y al cabo, nos toca más de cerca, y nos beneficiaría más conocer esos datos.

A ver si se animan.

Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años.

Estoy pasando por una situación muy difícil debido a verme obligada a cambiar de domicilio porque mi casera decidió echarme, recurro por ello a la solidaridad de los lectores de este blog para superar esta difícil situación.

En el enlace que aparece en abajo podéis ver cómo ayudarme:

Esta bloguera es miembro de la 

Comentarios

  1. Voy a hacer una pequeña crítica: ¿No es mejor hacer un blog independiente, (que creo que eres así) a hacerlo izquierdista? Es mejor en mi opinión. Deberías utilizar argumentos más diversos. Son un poco repetitivos. Un saludo y gracias por escribir tan apasionadamente. :)

    Soy estudiante de periodismo y periodista. :) Bilbao. jrglyon@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy independiente pero soy de izquierdas y además, creo que los argumentos hoy día tienen que ir en la misma dirección siempre, el de la crítica a un sistema y un gobierno que están hundiendo al país, que es la suma de una ciudadanía ahogada por decisiones que solo benefician a unos pocos. No puedo escribir de otra forma, ni dejar de repetir lo que creo que hay que machacar para que la gente se dé cuenta del mundo en que vivimos. Gracias por tus palabras, colega.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…