Ir al contenido principal

Crónicas de un país que parece irreal: Esto es Ejpañistan, señor@s.

El Gobierno de Mariano Raxoi, concretamente su ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón, ha cumplido por primera vez en lo que va de esta malhadada legislatura el único punto de todos cuanto llevaba en su programa electoral: acaba con la ley del aborto, para legislar unas medidas regresivas, carcas y fuera de la normativa europea que responden a las creencias personales de un ministro beato y a las presiones de la reaccionaria Conferencia Episcopal, convirtiendo a este país en un epígono de las dictaduras talibanas árabes que en lugar de regirse por leyes democráticas se rigen por la Sharia.

El beato y reaccionario ministro de Justicia anula la ley del aborto que reconocía el derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad cambiándola por la imposición de los derechos del nasciturus. La regresiva ley del Gobierno del PP no tolerará el aborto en caso de malformaciones del feto. Quiere un país lleno de dependientes que no contarán, por supuesto, con ayudas del Estado porque lo que este Ejecutivo de sádicos reaccionarios cree en la máxima religiosa de ‘por el sufrimiento hacia Dios’.

Con esta ley, llamada Ley de Protección de la Vida del Concebido, el Gobierno del PP nos retrotrae a los años sesenta y nos aleja de las legislaciones europeas más restrictivas de los países más reaccionarios de Europa, como Polonia o Irlanda. Mas no es lo único que hace a Spain Different, a que parezca, según se leen los titulares de los medios, un país irreal en el que suceden cosas que no parecen corresponder con la realidad de un mundo moderno, civilizado y democrático.

¿Alguien podría aceptar en cualquier país democrático y civilizado que estuviese gobernando un partido al que un juez ordena un registro de su sede durante catorce horas y durante la noche, porque ese partido, sumido en la más abyecta de las corrupciones, se niega a facilitar información, y a pesar de ello nadie dimite?

El registro ordenado por el juez Ruz en la sede del PP de Génova 13 ha proporcionado indicios que llevaron al juez a ampliar la orden de registro tras hallar ‘doce elementos nuevos de relevancia penal’. La reacción del PP, del que sólo pueden quedar dudas a los fanáticos de que es una cueva de delincuentes, fue la de emitir un comunicado en el que afirma que ‘seguirá colaborando con la justicia como hasta ahora’. Toda una declaración de intenciones.

Mqs no es solo la casi comprobada financiación ilegal del PP y el cinismo de sus dirigentes, que permanecen impasibles ante las informaciones que los señalan como corruptos y que no conlleva dimisiones, como sucedería en cualquier democracia, la que ofrece noticias que no hacen sino demostrar que este país no es de verdad, que es tan solo el fruto de una ficción, la obra de una mente calenturienta, autora de una historia carente de credibilidad.

El escandaloso asunto de lo que estuvo sucediendo en Caja Madrid, y que se ha revelado gracias al conocimiento público de los correos que se cruzaba el presidente de esa entidad, Miguel Blesa, con diversas personalidades y los comentarios que cruzaba sobre algunos políticos con sus colaboradores no solo no parece que vaya a tener repercusiones judiciales, puesto que jueces y fiscales complacientes consideran que esos correos no deberían haberse hecho públicos, sino que algunos de los implicados exigen responsabilidades penales por el hecho de que la ciudadanía pueda conocer sus abusos.

Esos correos electrónicos públicos, puesto que de una corporación publica proceden, ponen de manifiesto la indecente y alegal participación de los políticos madrileños en una Caja en la que por ley no podrían haber intervenido, los nombramientos a dedo y hasta el intento de fraude del expresidente Aznar que pretendió obtener 59 millones de euros por la obra de un pintor valorada en tan solo cuatro.

En este irreal país se suceden noticias que cuando no causan indignación causan perplejidad, risa o llanto, según esté el ánimo del lector, porque tanto dislate puede provocar muy variadas reacciones.

¿Causa más rabia que risa el conocer que el Jefe del Estado, Juan Carlos de Borbón, no solo tiene un yerno estafador, ni únicamente hizo dejación de sus responsabilidades para irse a asesinar elefantes a Botsuana con su amante, sino que en plena crisis hizo gastar a las arcas públicas nada menos que 3.4 millones de euros a través de Patrimonio para construirse un Pabellón de Caza con el fin de guardar  los despojos de cientos de pobres buenas bestias asesinadas por él y las armas que utiliza para masacrarlas, a cuenta del dinero de todos y después de haber hecho gastar 288.943 euros en 2004 y otros 16.445 al año siguiente, destinados a mejoras en la finca de La Angorilla  donde construyó un nidito de amor para que se alojase su barragana, Corina Larson?

No se sabe si indignación o estupor es lo que causa ver cómo la Fiscalía, en lugar de velar por los derechos del pueblo y la probidad de la ley, lo que hace es el papel de defensor de los presuntos corruptos, como está haciendo en el caso del ático del Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, cuya compra huele a podredumbre a leguas.

El panorama de este país, como un territorio de irrealidad, se puede completar con noticias menores mas no menos chocantes, hilarantes o sorprendentes: como que el partido en el Gobierno sirvió, en un desayuno con la prensa celebrado en Sanlúcar de Barrameda, zumo de naranja procedente de un banco de alimentos; o que las trabajadoras del Tribunal Constitucional piensan denunciar a un magistrado conservador por acoso sexual.

O que en estos tiempos, no ya de crisis sino de miseria, en los que a los funcionarios se los rebajó el 30% de su salario, el ministro de Asuntos Exteriores cree una dirección general de prensa, independiente de la Oficina de Información Diplomática, tan solo para que se ocupe de promocionar su imagen, y otro invento estúpido destinado a promocionar lo que él da en llamar Marca España.

Que ante lo visto, es la de la corrupción, los abusos, la desfachatez y la regresión.



Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años. 

Muchas pequeñas cantidades de muchos lectores me pueden sacar del aprieto. En el enlace que aparece en el recuadro podéis ver cómo ayudarme:

Esta bloguera es miembro de la 




Comentarios

  1. Querida Luisa, la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Javier, y eso que se me olvidó mencionar otro asunto propio de un país irreal: El que al cabo de 38 años de supuesta pseudodemocracia, existan abogados que en su Colegio dan vivas al dictador y ni les expulsan,ni les procesan. Señal de que este país no es ni europeo, ni democrático, ni siquiera real.
      Un abrazo.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…