Ir al contenido principal

Olimpiadas: Un jarro de agua fría al optimismo del Gobierno del PP


A las nueve y cuarto de la noche, cuando ya se conocía que Madrid estaba descartada como sede olímpica de 2020, aun hubo algún informador y parte de la delegación que se resistió a aceptar el fallo del Comité Olímpico y aplaudía con entusiasmo, para, minutos después, cambiar el alborozo por la desilusión. El Gobierno de Raxoi, el Ayuntamiento de Madrid, el príncipe Felipe y los integrantes de la delegación española caían en un profundo estado de pesimismo, al tiempo que muchos ciudadanos respiraban aliviados, pensando que el Ejecutivo no iba detraer más dinero aún del que ya hurta a derechos y prestaciones, que son los que siempre sufren las mermas y recortes económicos, cuando el Gobierno del PP se empeña en gastar lo que no tiene en lo que no debe.

Después de conocerse la decisión de que la ciudad olímpica de 2020 será Tokio, los comentaristas y tertulianos de diversos medios se lanzaron a la habitual ceremonia de lamentos y victimismo, doliéndose todos ellos de la injusta decisión del Comité Olímpico. Alguno tuvo la mínima valentía de apuntar, siempre con timidez y la boca pequeña, como se hace de consuno en las televisiones sometidas al PP –que ya sabemos que son prácticamente todas -, de mencionar que tal vez los escándalos de corrupción podrían haber tenido algo que ver.

Es posible que no solo algo, sino mucho, también haya influido la constatación de que los integrantes del Ejecutivo español y los dirigentes del partido que lo sustenta, padecen una especie de disfunción mental, o dicho de forma más brutal, han perdido el oremus o la cabeza. Si los integrantes del Comité Olímpico hubieran escuchado las intervenciones en la Escuela de Verano, celebrada este fin de semana en Gandía, es posible que les ayudaran a rechazar la candidatura de Madrid, convencidos de que unos políticos instalados en una obsesiva tendencia a la mendacidad no serían capaces de llevar adelante la organización de unos Juegos Olímpicos, porque a saber qué había de verdad en todo lo que estaban contando si, cuando hablan de los grandes problemas del país, no dicen una sola verdad.

Quizá el mayor disparate que se oyó en la Escuela de Verano del PP fueron las palabras del Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ese individuo al que algo debe sucederle para estar riéndose a todas horas a pesar de los muchos problemas de la economía de este país. Montoro, que debe sufrir algún tipo de mitomanía compulsiva, no dudó en afirmar, para estupor de medio mundo que ‘España es hoy el gran éxito económico del mundo, pues ha creado puestos de trabajo como nunca en la historia’, y hay que recordar que fueron tan solo treinta y uno los creados en el mes de agosto, en el que no se incluyó el día treinta y uno para evitar contabilizar los despidos del fin de la temporada de verano, datos que, a pesar de las alharacas sobre los treinta y un puestos de trabajo creados, uno solo fue indefinido, registraba igualmente un descenso de afiliados a la Seguridad Social de 902.000. A pesar de esas cifras, para Cristóbal Montoro este país ‘está en condiciones de dar lecciones’ al resto del planeta porque ‘ha roto todos los pronósticos, se ha convertido en ‘el ejemplo del mundo’, porque ‘cuando uno examina un manual de crecimiento económico, España está en el máximo’.

Quienes  hayan escuchado las afirmaciones de Montoro y conozcan la realidad de la economía española, por fuerza han de pensar que si el Ministro de Hacienda dice semejantes cosas ¿qué formalidad pueden tener los presupuestos económicos de la organización de los Juegos, y de dónde pretenderá sacar el dinero para ello, un Ejecutivo con ministros tan fabuladores y mendaces?

Algunos analistas han señalado, igualmente, que la presencia entre el jurado de un nutrido grupo de países de la Commonwealth rechazaron la candidatura de Madrid, a causa del conflicto con Gibraltar, que el ministro de AAEE, José Manuel García Margallo, ha convertido en su guerrita particular. Asimismo se especuló con que la todopoderosa Füreresa Merkel no quería ni oír hablar de Madrid como sede de los Juegos Olímpicos, porque temía que los alemanes le reprochasen, en plena campaña electoral, que el dinero del rescate a los bancos se utilizaría en la organización de ese evento deportivo de transcendencia internacional.

La Secretaria General del PP, Dolores Cospedal, paradigma de recortes sangrantes e inhumanos, como el de privar de oxígeno a los enfermos de la comunidad que preside, o de suprimir centros de salud en pueblos perdidos, condenando a personas ancianas a no contar con asistencia médica cercana a su lugar de residencia, o su inexplicable reparto de subvenciones, en el que ha acabado con los centros de asistencia a la mujer, o con centros de conservación de la naturaleza, para dárselos a clubes taurinos o de cazadores con lanza, ha debido sorprender a los componentes del COI, si la han oído alardear, en un acto de mayúsculo cinismo, cuando afirmó que el Gobierno de Raxoi es ‘adalid de los servicios sociales en este país’, al que la propia UE ha reprochado en varias ocasiones que no atiende al problema del empobrecimiento de la población, o a las carencias alimentarias infantiles, ni mantiene las necesarias prestaciones sociales que eviten revueltas sociales.

Ante tal afirmación, los integrantes del COI, habrán pensado que no se puede tomar en serio al partido que sustenta al Gobierno de España, si su secretaria general tiene una total incapacidad para la seriedad, es víctima de alucinaciones, o tiene perdida la cabeza, tal vez por todos los problemas que le está causando el caso Bárcenas que, o bien podría llevarla a sentarse en el banquillo de los acusados por ocultar pruebas o que las declaraciones hechas ante el juez, implicando al Presidente Raxoi en el pacto con Bárcenas, la deja en la cuerda floja respecto a su cargo.

¿Qué habrán pensado, además, los integrantes del COI al ver a una alcaldesa de la ciudad candidata a organizar los Juegos, incapaz de utilizar un par de frases correctas el idioma de Shakespeare  y que, para mayor irrisión, se presentó ante la prensa con una melena digna de la leona de Castilla y no de una política moderna y aseada?

La guinda al pastel del fracaso de Madrid ciudad Olímpica la puso el mismísimo Mariano Raxoi Brei, que llegó acompañado de las críticas de la prensa por no haber tenido la gallardía de responder a los periodistas que le preguntaron, tras la rueda de prensa del G20, ni sobre el acuerdo al que llegó con Obama respecto a Siria, ni sobre el espinoso asunto de Bárcenas, la financiación ilegal de su partido, pero sobre todo, por algo que se mira muy mal en todo el mundo civilizado, y que le señala como un Presidente de Gobierno que miente, característica que le acompaña, como una maldición de los dioses, allá a donde va.

La manifestación de los miembros de la Memoria Histórica que viajaron a Argentina para apoyar la causa contra el franquismo, manifestándose con pancartas que decían ‘Madrid capital olímpica de la Impunidad’ y las noticias sobre la tolerancia con actitudes fascistoides de los cachorros del partido de Gobierno seguramente añadieron un plus a las razones por las que el COI no considera a la capital del Reino de España como la más idónea para organizar los Juegos Olímpicos en 2020.

Aunque para esas fechas es posible que Raxoi y sus ministros no sean sino el recuerdo de un momento histórico nefasto.


Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años y que no recibe prestaciones ni ingresos de ningún tipo. 
Necesito ayuda desesperadamente estos días. Si os animáis a ser solidarios, podéis ver cómo en el siguiente enlace. Muchas pequeñas cantidades de muchos lectores me pueden sacar del aprieto. En el enlace que aparece en el recuadro podéis ver cómo ayudarme:



























Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…