Ir al contenido principal

Merkel, Rajoy, el supuesto fin de la crisis, recortes y referéndum

Cuando, terminando la II Guerra Mundial, las tropas aliadas entraban en los campos de exterminio nazis, la mayoría de los alemanes, los mismos que habían votado y vitoreado a Hitler, horrorizados ante el holocausto, aseguraban no saber nada respecto a que se llevaran a cabo semejantes atrocidades. Es más que probable que, dentro de unos años, los mismos que el pasado domingo votaron a Ángela Merkel, cuando los suicidios y las muertes aumenten exponencialmente como consecuencia de las políticas de austeridad implacable que los gobiernos conservadores aplican en los países del sur de Europa, empujados por las exigencias de la Canciller alemana, cuando las muertes por falta de atención sanitaria, por desesperación, o por hambre se multipliquen, o si se diese el caso hipotético de que esas masas, empobrecidas y sin nada que perder, se levantaren contra el poder que las atenaza, entonces, esos votantes de Merkel con rostros de bebedores de cerveza y panzas de devoradores de salchichas, dijeran que ellos tampoco sabían a qué sacrificios y brutalidad se había sometido a los ciudadanos del sur de Europa, en función de las políticas impuestas por la señora a la que votaron. Del modo similar a aquel, cuando dijeron ignorar el exterminio de judíos por el régimen nazi de Adolf Hitler.

Tal vez, esos felices alemanes que se decantaron por la seguridad, al votar a la Fürheresa Merkel, lamenten haberlo hecho cuando se vuelva contra ellos la austeridad impuesta a los países del sur de Europa, que, empobrecidos por unas políticas que benefician solo a los financieros, dejen de comprar sus electrodomésticos y sus coches y la industria alemana se vaya a la mierda, como se han ido yendo las industrias de los países a los que Merkel impuso una austeridad brutal para mejor servir a sus señores del Bundesbank.

Sin embargo, algunos políticos de los países sojuzgados por el bienestarcidio de Merkel –no austericidio, ojalá; de ser así, se estaría eliminando la austeridad-, como el Presidente Raxoi, expresaron su satisfacción por el triunfo de la dama de grafeno, quizá porque su insistencia en la austeridad le proporciona una coartada para aplicar su política de tierra quemada sobre cualquier derecho ciudadano, o para más precisar, de los ciudadanos trabajadores, la mayoría en paro, y desasistidos en el presente de casi todo.

Muy ufano, Mariano Raxoi Brei, Presidente del Gobierno y de un partido, el PP, manchado por la sospecha más que fundada de la trampa y la ilegalidad, de la financiación torticera de sus campañas electorales y el sobre-sueldo a los privilegiado, y todo ello, simultáneo a sus recomendaciones de moderación salarial, ese individuo que, en la juventud, sostenía en artículos, publicados en la prensa afín a su ideología, que no todos los individuos son iguales, por lo que algunos tienen privilegios a los que no pueden acceder otros, ese espécimen de mentalidad pleistocénica, asegura convencido, tal vez, por el estúpido entusiasmo de su Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, a quien, si se le trasladara a una corte medieval, sería el bufón, o repite como un loro satisfecho, que estamos saliendo de la crisis porque la bolsa sube y la prima de riesgo baja.

La prensa complaciente repetirá a coro, que sí, que en efecto se detectan brotes verdes en la economía, que se está saliendo de la crisis. Mas no nos engañemos, o que no nos engañen, son los ricos los que están saliendo de la crisis, o mejor, los que, gracias a la crisis, se están haciendo mucho más ricos de lo que eran, cuando las rentas del trabajo duplicaban a las del capital, no como ahora, cuando las del capital triplican a las del trabajo. Salen de la crisis las empresas del IVEX que se están forrando a base de reducir los salarios de sus trabajadores y para invertir esas ganancias en especulaciones financieras.

Salen de la crisis los mafiosos de las SICAV, las eléctricas, que cada día cobran más y la sanidad privatizada, ya que, cuando tiene, pérdidas, se las compensa un Ejecutivo que no duda en entregarles fortunas para que no sufran descalabros, mientras condena a muerte a cientos de miles de enfermos de cáncer, de diabetes o de sida que no podrán pagar el 10% de una medicación que necesitan y que este gobierno de genocidas les obliga a pagar.

Como obliga a pagar libros de texto a los padres de los alumnos desfavorecidos, al tiempo que entrega millones a la enseñanza talibana y aborregadora de la secta católica, en detrimento de una Escuela pública, laica y libre, y denuesta, silencia o criminaliza las protestas de un profesorado digno que se opone a todas las atrocidades que se le ocurren a ese siniestro personaje apellidado Wert, que cuenta, entre otras cosas, con una prensa servicial que se ocupa de silenciar la magnitud de las protestas y las huelgas como las que se están produciendo en les Illes Balears, o en Madrid, y de las que hay que informarse a través de noticiarios marginales en la red, o por los blogs, porque los medios ‘oficiales’ hurtan la información para que nadie se entere, no sea que se produzca un efecto contagio.

Y a la par que el Gobierno de Raxoi se congratula de la victoria de la Fürheresa, en el interior, se recrea encantado con la vuelta al pasado de los viejos y pestilentes iconos del franquismo asesino y permite a sus cachorros, o a sus abuelos, manifestaciones de admiración por el genocida, como encumbra a milicos que se permiten denostar la democracia y hablar de la conveniencia de una dictadura, sin que haya juez decidido a meterlos en la cárcel.

Aunque tal vez no exista ley penal que castigue la apología del golpismo o del fascismo, ya que el Ministro Gallardón estuvo muy ocupado redactando un Código Penal que nos regresa, precisamente, a la época que añora el militar al que quiere encumbrar el ministro, aquel, nombrado a instancias del rey.

Un rey, por cierto, que se aferra al cargo del mismo modo que se aferró el asesino genocida en su decrepitud, y al que es posible que acabemos viendo en una tesitura parecida, entubado y con la bestial expresión que imprime la enfermedad a la dignidad humana, sin que nadie plantee, justo en el momento en el que se acerca la sucesión, si es que Felipe VI quiere ser Jefe del Estado, la convocatoria de un referéndum imprescindible que lo avale, o que se expresase, libremente, sin miedo a espadones o frufrús de sotanas cardenalicias, que se prefiere a un señor, una señora, por mérito personal que por genes más o menos lustrosos.


Y en tanto la Fürheresa se mantiene inconmovible al frente de un avasallador V Reich que condena a la miseria a los países del sur, el Presidente Raxoi sigue perpetrando sádicos e injustos recortes que nos dejan sin Sanidad, sin Educación, sin Trabajo, sin dinero, enfermos y abandonados, los potentados hacen caja ante la sonrisa complaciente y estúpida de políticos sin alma, el pueblo permanece callado, catatónico y servil. O ganado por la cobardía.





Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…