Ir al contenido principal

Lo que en Europa debieran saber del Gobierno del PP (3/5)

Multitudinaria manifestación por la E.P
Los españoles miramos con ansiedad a la UE, esperando que nos salve de los tiempos de regresión que sufrimos a manos de un gobierno ultraderechista que, a la vez que permite manifestaciones nazis con total impunidad, persigue con saña las movilizaciones ciudadanas, o las ignora con el desprecio de los déspotas, como ha hecho hoy mismo el presidente del Govern de les Illes Balears, después de que su comunidad educativa protagonizara la mayor manifestación de la historia de la democracia.

La decisión de limitar la enseñanza en su lengua, el catalán, junto con unos recortes que hacen inviable la calidad en la Escuela Pública, sacó a la calle a más de cien mil personas. La reacción del Presidente de Gobierno balear, José Ramón Bauzá, fue la que viene manteniendo el PP ante toda protesta ciudadana. Con el argumento de que contó con mayoría absoluta en los pasados comicios, impone sus leyes, muchas veces por decreto y sin someterlas a debate parlamentario, a pesar de que las encuestas registran que el PP perdió por completo la afección de los ciudadanos, y si hoy se celebrasen elecciones generales no superaría el 23% de la totalidad de votantes.

Raxoi llegó al poder mintiendo, aseguró en su campaña electoral que no habría restricciones presupuestarias ni en la Educación, ni en la Sanidad. Sin embargo, como obtuvo una amplia mayoría absoluta, impuso los más restrictivos recortes en ambos servicios, desoyendo las recomendaciones de la UE y las de la Canciller Merkel, que le advirtieron que no lo hiciera en materia educativa, dado que el futuro y el progreso económico de un país dependen de la buena preparación de sus ciudadanos.

Mas el Gobierno del PP, de ideología ultraderechista y facistoide, optó por recortar en Educación con el propósito de que los ciudadanos del futuro sean mano de obra barata, trabajadores sumisos y sin formación, porque, entre otras, el proyecto económico del futuro no pasa, para la derecha, por más ambición que la especulación urbanística y el seguir atrayendo turistas, desatendiendo la formación, la investigación y la posibilidad de hacer de España un país moderno. Prueba de ello es que los recortes en Investigación y Desarrollo fueron tan brutales, que empujaron al exilio a miles de investigadores de todos los ámbitos, y en la actualidad la reducida comunidad científica lanza avisos constante sobre su precariedad, sin que el Gobierno atienda peticiones o timbre de alarma alguno.

La reforma educativa del Gobierno de Raxoi, llevada a cabo por el Ministro José Ignacio Wert, contó desde el principio con el rechazo de todos los sectores educativos, del profesorado de primaria al universitario, de alumnos a padres. Wert redujo el profesorado en primaria y secundaria de forma brutal, dejando en la calle a miles de profesores y aumentando así, de manera inadmisible, las ratios en el aula. Porque lo que el Gobierno persigue es convertir la Educación Pública en algo residual, en guetos, que atienda a los sectores marginales de la sociedad, con el objetivo de que las clases medias eduquen a sus hijos en colegios concertados, siempre religiosos, en los que se imparte una educación religiosa, discriminatoria y clasista. No una educación en libertad y para la libertad.

Tanto el Gobierno como las Comunidades Autónomas desvían el dinero público, destinado a la educación de todos -como en el resto de países europeos-, a los colegios integristas católicos, a los que, en clara malversación de caudales públicos, regala solares destinados a la construcción de centros públicos; así, a organizaciones religiosas como Comunión y Liberación, secta sumamente integrista dentro de la ya integrista católica.

En los países libres, resultará increíble que en España, como en los más radicales de los países árabes, se imponga la religión en la legislación civil, mas aquí, con varios miembros del Gabinete pertenecientes al Opus Dei, o a Legionarios de Cristo, otras organizaciones ultrarreligiosas, se impusieron los criterios educativos del Presidente de la Conferencia Episcopal Española, el muy retrógrado Cardenal Rouco Varela, quien instigó la celebración de numerosas manifestaciones en contra del Gobierno Zapatero por haber implantado la asignatura de Educación para la Ciudadanía, asignatura que el actual de Mariano Raxoi eliminó del plan de estudio para substituirla por la de religión –obviamente católica-, que cuenta, en la evaluación del alumno, tanto como matemáticas o lengua, asignaturas que se consideraban, y se denominaban, con excelente criterio, instrumentales.

Y si en la Educación primaria y secundaria los recortes llegaron a límites tan alarmantes, como que los centros no puedan encender la calefacción por falta de liquidez, o que las fotocopias se hagan en la calle, pagando los alumnos siempre y muy por encima de lo que pagaban en su centro, cuando las pagaban, ya que en la inmensa mayoría de ellos no hay para el papel o la tinta de las fotocopiadoras, la situación en la enseñanza universitaria no es mejor. 

España es, según informa hoy mismo el diario digital Público, el país con las tasas universitarias más caras, y con peores becas. http://www.publico.es/470576/espana-entre-los-paises-con-mas-tasas-universitarias-y-peores-becas?src=lmvn . Esa situación responde a un calculado plan del Ejecutivo de Raxoi de limitar la enseñanza universitaria a las clases más pudientes, cerrando la posibilidad de prepararse y ascender a las populares, con ese sentimiento clasista y filofascista que ya declaraba con absoluta claridad el hoy Presidente de Gobierno, en el año ochenta cuatro, en un artículo publicado por el diario ‘El Faro de Vigo’, en el que negaba la igualdad de todos los ciudadanos y tildaba de envidiosos a los que la defendían:

Un año antes, en 1983, expuso similares tesis en otro artículo publicado por el mismo diario en el que, entre otras, señalaba que “Ya en épocas remotas –existen en este sentido textos del siglo VI antes de Jesucristo- se afirmaba como verdad indiscutible que la estirpe determina al hombre, tanto en lo físico como en lo psíquico. Y estos conocimientos que el hombre tenía intuitivamente –era un hecho objetivo que los hijos de “buena estirpe”, superaban a los demás- han sido confirmados más adelante por la ciencia: desde que Mendel formulara sus famosas “Leyes” nadie pone ya en tela de juicio que el hombre es esencialmente desigual”.

Con ese criterio, el Gobierno, presidido por el autor de ambos artículos, revela la ideología ultraderechista, tanto del actual Ejecutivo, como de su Presidente, quien dejaba rotundamente expuestos cuáles eras sus postulados educativos y sociales. En ellos, por cierto, revela, de paso, su posición acerca de la procreación, al afirmar que “cuando en la fecundación se funde el espermatozoide masculino y el óvulo femenino, cada uno de ellos aporta al huevo fecundado –punto de arranque de un nuevo ser humano- sus veinticuatro cromosomas (...)“, concepción determinante para, en sintonía con su Ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, tener previsto el llevar a cabo una reforma sobre la actual legislación sobre el aborto -una ley de plazos similar a las existentes en casi todos los países europeos-, para convertirla en una serie de normas restrictivas que impedirán a las españolas abortar en cualquier caso, excepto en el de violación, porque, igualmente, se prohíbe el aborto en caso de malformación del feto.

Prestando oídos únicamente a la ya citada Conferencia Episcopal, y decidido a legislar de acuerdo con las imposiciones de la jerarquía católica, de idéntico modo que los talibanes, el Gobierno de Raxoi desoye las reivindicaciones de la comunidad científica, de la sociedad, de las feministas, de cuantos consideran innecesaria e inconveniente una reforma legal que impondrá a las españolas una maternidad no deseada, con criterios exclusivamente machistas y reaccionarios.

Así es el actual Gobierno español. Clasista, excluyente, machista, ajeno a un mínimo respeto a la ciudadanía, represor de derechos, impositor de su fe religiosa a todo un pueblo, es decir, que gobierna más de acuerdo con regímenes dictatoriales que con los de un país moderno.
Dentro de este, los ciudadanos nos preguntamos si en la UE son conscientes de la manera de gobernar un ejecutivo que dista mucho de cumplir con las exigencias democráticas que se consideran imprescindibles para formar parte de aquel organismo y de que el pueblo español está soportando un retroceso brutal en sus derechos y libertades, tan brutal, que lo retrotrae a la época de la dictadura franquista, cuando Europa no quería saber nada de los gobiernos del dictador.

Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años y que no recibe prestaciones ni ingresos de ningún tipo. 
Necesito ayuda desesperadamente estos días. Si os animáis a ser solidarios, podéis ver cómo en el siguiente enlace. Muchas pequeñas cantidades de muchos lectores me pueden sacar del aprieto. En el enlace que aparece en el recuadro podéis ver cómo ayudarme:

Esta bloguera es miembro de la



Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…