Ir al contenido principal

La SER da como actual la intención de voto de una encuesta de antes de conocerse la corrupción y las mentiras del PP.

La encuesta de 2012 presentada como actual
 Manipula que algo queda: debe ser la máxima que sigue PRISA, últimamente muy servicial con el PP aunque, en contadas ocasiones, pretenda confundir a su audiencia con informaciones con las que pretende mostrar su independencia y posición crítica con el Ejecutivo de Raxoi. En una encuesta publicada hoy, la cadena Ser ofrece datos de intención de voto pertenecientes a una encuesta realizada en septiembre del año pasado, cuando aún la opinión pública sabía poco del escándalo de corrupción y de financiación ilegal del PP o de las exorbitantes cuentas de Bárcenas,  y según la cual, a pesar de la pérdida de votos, ganaría las elecciones porque, ni sumando los votos de PSOE e IU, podrían hacer frente a la derecha, dado que UPyD reforzaría, sin duda, al partido de Raxoi.


La citada encuesta es presentada por la SER como actual porque ha añadido algunas preguntas realizadas a finales de agosto, sobre la percepción de los ciudadanos de la situación económica y cuyas respuestas son diametralmente distantes y distintas de las que pretende el Gobierno, que busca distraer a la ciudadanía con anuncios de una recuperación que, desde la calle, se percibe como lejana o inexistente. Mas, en un afán manipulador, o pretendiendo confundir a la ciudadanía, la SER presenta datos de la intención de voto en unos posibles comicios generales como si se hubiesen recogido en la misma consulta, aunque pertenecen a otra, realizada en septiembre del pasado año.

Nadie puede pensar que el redactor, o el director del programa que ha dado los datos, sean unos inútiles despistados. No resulta creíble en una cadena con profesionales cómo los que conforman la plantilla de la SER; de manera que la única opción que se puede pensar como real es que la emisora de PRISA quiera dar una de cal y otra de arena y, aun poniendo en evidencia que las falacias del PP no cuelan, le regale una intención de voto mucho más favorable que la que debe ser real en la actualidad, una vez que se han conocido los escándalos de la financiación ilegal del PP, las mentiras de Raxoi en sede parlamentaria, la desaparición de los discos duros de los ordenadores de Bárcenas y la arrogancia de un Presidente que afirma que nada ni nadie le distraerá de sus objetivos o que, como ha dicho esta misma mañana a su Comité Ejecutivo : "todo lo que teníamos que decir lo hemos dicho ya", en un alarde de política mafiosa, de ley del silencio, una perfecta omertá impuesta a todo su partido, y si pudiera a la prensa, para intentar que todo el mundo olvide el escándalo en el que están inmersos su formación y él mismo. Raxoi pretende engañar a una población crédula, con el objeto de que contemple, con arrobo y agradecimiento, cómo él ha obrado el milagro de que se esté superando la crisis. Una remontada en la que solo creen el Presidente y parte de su partido.

Pareciera como si la cadena SER pretendiese que el electorado se siguiera inclinando por votar a un partido corrupto y que se mantiene ilegalmente en el poder, contándole a sus oyentes que, a pesar de todo, el PP sería el partido más votado, pese al desgaste que, ya el pasado año y antes de conocerse los detalles de las cuentas de Bárcenas, o sus maniobras para ocultar datos al juez, estaba perdiendo intención de voto a chorros.

La encuesta sobre qué votarían los ciudadanos, si se celebrasen elecciones ahora, tendría que haberla hecho la SER hoy, no es tan difícil recabar telefónicamente la opinión de mil encuestados, como hace para realizar sus muestreos la empresa MyWord, que da a sus consultas un nivel de confianza del 95,5%, y un margen de error del +-3,1%. Aunque, a saber con que intenciones, ha preferido, en un acto de manipulación intolerable, dar por actuales los datos recogidos en septiembre del pasado año, y presentar, como noticias secundarias, aquellas que se refieren a que el 76% de la ciudadanía considera que el escándalo Bárcenas es un caso de corrupción del extesorero, pero también de financiación ilegal del PP.

Resulta curioso que la encuesta no pregunte a los consultados a quién creen que pertenece el dinero encontrado a Bárcenas, porque, una de dos, o no es dinero del extesorero, sino del PP, o bien, si los más de cincuenta millones de euros ocultos en paraísos fiscales le pertenecen y los obtuvo sisando al PP, habría que preguntarse cuántos millones entraron en ese partido, procedentes de contratos fraudulentos y donaciones ilegales, como para que el encausado pudiera acumular tan abultada fortuna.

El mismo día que la SER presentaba unos datos rancios, que seguramente no corresponden a la realidad de lo que piensa el potencial electorado en el presente, el partido de Gobierno celebraba un Comité Ejecutivo y una posterior rueda de prensa, plagada de falsedades y cinismos. Cospedal, haciendo honor a su rostro pétreo, ha proclamado que todo era ‘falso, falso’, a las preguntas sobre los datos que aporta hoy el diario El Mundo, sobre su conocimiento del pacto con Bárcenas, y que la convertirían en perjura ante el juez, negándolo de manera que tan solo le faltó jurarlo por Snoopy, con su aire de niña pija, para añadir, en el colmo de la desfachatez, que el  PP ha sido el partido ‘más colaborador con la justicia y le hemos dado al juzgado todo lo que teníamos o no teníamos’.

El presidente Raxoi, enrocado en la intención de que no se hable de la corrupción y sí de sus logros económicos, hará que la prensa centre dócilmente su interés en las falacias económicas del Gobierno, o incluso, en los planes de Gallardón para modificar la ley del aborto, con objeto de satisfacer las demandas de la secta católica talibana, que quiere imponer sus dogmas en la legislación, contraviniendo, incluso, las palabras del Papa Francisco, que considera que la laicidad de los estados beneficia a la religión. El anuncio de tan absurda como reaccionaria medida es posible que se lleve a cabo como cortina de humo para canalizar el interés, o incluso el rechazo, de la ciudadanía. Cualquier cosa mejor antes de que el pueblo conozca bien el lodazal en el que se haya inmerso el PP. 


Así, obediente al mantra del Ejecutivo, la prensa oficialista hablará un día de una falsa recuperación económica, al siguiente, de la ley del aborto de Gallardón, y otro, del impostado problema de Gibraltar. De ese modo, los medios, obedientes, entrarán al trapo de las maniobras del Ejecutivo para hacernos olvidar que este país está gobernado por un partido corrupto y mendaz, que se mantiene en el poder a pesar de todas sus ilegalidades porque el pueblo se lo permite y la prensa manipula y confunde.

Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años y que no recibe prestaciones ni ingresos de ningún tipo. 
Necesito ayuda desesperadamente estos días. Si os animáis a ser solidarios, podéis ver cómo en el siguiente enlace. Muchas pequeñas cantidades de muchos lectores me pueden sacar del aprieto.



Comentarios

  1. Las prisas de PRISA. Ya ni siquiera tenemos prensa independiente.
    Al menos te tenemos a ti.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…