Ir al contenido principal

La metáfora de la gotera del Congreso y las reiteradas mentiras de Rajoy

El mismo día en el que cientos de miles de catalanes han mostrado pacíficamente su deseo de separarse de una España a la que fueron unidos en la lejana fecha de 1714 - por un monarca que murió loco, pero que antes liquidó las diferencias y leyes propias de territorios como los catalanes o los valencianos a través del ignominioso Decreto de Nueva Planta-, y que hoy han exhibido en toda Catalunya, de norte a sur, adentrándose en las tierras valencianas, para plasmar la idea de Països Catalans que tanto molestan a la derecha; el mismo también en el que los fascistas incivilizados –aunque fascista e incivilizado sea una iteración innecesaria- han asaltado la librería Blanquerna, donde se celebraba un acto convocado por la Generalitat de Catalunya, para conmemorar la Diada , lanzando gases lacrimógenos, atacando a diputados catalanes, y rompiendo todo lo que se ponía a su paso, tal que los gorilas descerebrados que son, este mismo día por la mañana, en el Congreso de los Diputados, se producía una húmeda metáfora de la vida política de este país, al caer, desde el tejado del vetusto edificio, una verdadera cascada de agua sobre las cabezas de los diputados y sobre la tribuna de prensa. Poniendo en evidencia que vida parlamentaria de este país hace aguas a causa de las mentiras de un Presidente del Gobierno que no hace sino envilecer la política.

Agarrándose como lapas a la noticia de la cadena humana en Catalunya para reclamar la independencia, o a la gotera del Congreso, la mayoría de medios de comunicación obviaron el titular más importante del día, que en cualquier otro país sería fuente de escándalo y, seguramente, causa de la inexcusable dimisión del primer ministro. Sin embargo, ningún medio ni escrito ni televisivo, tuvo la valentía de abrir sus ediciones con lo que debiera ser la noticia de apertura de todos los medios: que el Presidente del Gobierno de la nación miente como un bellaco en sede parlamentaria.

‘El Presidente volvió a mentir’ tendría que haber sido el titular del día y objeto de toda la atención informativa que, sin embargo, ha pasado sin apenas atención por la actualidad mediática que, aparte de centrarse en la no poco importante noticia de las aspiraciones independentistas del pueblo catalán, ha concedido más importancia a la gotera del Congreso que a las falacias del presidente.

Cierto es que la metáfora del agua cayendo sobre las cabezas de sus señorías, a causa de la gotera producida por unas obras presupuestadas en 4.410.000. euros, resulta llamativa en unos momentos en los que el Gobierno de Raxoi deja obstinadamente sin sentido la vida parlamentaria, al boicotear constantemente cualquier iniciativa de la oposición, a la que niega constantemente que ejerza su labor, entre otros asuntos el de investigar el escándalo Bárcenas o que, desde que ganó, fraudulentamente, las elecciones, legisla a través de decretos, ninguneando la a los partidos de oposición a los que, con el argumento de que cuenta con mayoría absoluta, no concede papel alguno en la vida parlamentaria.

Tras suspender la sesión durante más de una hora para que se solucionase el problema causado por una lona que no pudo contener el agua acumulada en el tejado de la sede de la supuesta soberanía nacional, tiempo en el que las empapadas señorías se chancearon de la ‘chapuza nacional’ a la vez que señalaban que el incidente explicaba por qué el COI prefirió Tokio como sede de los juegos olímpicos, Mariano Raxoi, en la sesión de control al Gobierno demostró, una vez más, su infinita capacidad para la mentira, en la que se empecinó de nuevo, tomando a los diputados de la oposición y al pueblo al que representan por idiotas, al negar evidencias más que comprobadas, en todo lo concerniente a su relación con el extesorero Luis Bárcenas.

‘No tengo nada que rectificar. Nadie ni nada ha desmentido las afirmaciones que realicé’ proclamaba Raxoi tras las preguntas sobre su relación con el extesorero Bárcenas, después de que la prensa haya demostrado con los mensajes de móviles y las declaraciones en la Audiencia Nacional de la propia Secretaria General de su partido, Dolores de Cospedal, que mintió respecto a su relación con el tesorero en el transcurso del pleno al que fue prácticamente llevado por las orejas, para dar cuentas de un turbio asunto que él y su partido se empeñan en falsear, cerrando los ojos ante las pruebas con las que alguna prensa lo abochorna casi a diario.

‘Su historia es una patraña envuelta en una mentira que, finalmente, desemboca en un embuste’  le dijo el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba a Raxoi, mientras que el portavoz de IU, Cayo Lara, le recordaba que envió mensajes de ánimo a Bárcenas: ‘cuando dijo que no tuvo relación con él al dejar de ser tesorero, usted dijo que no era miembro del partido pero siguió pagando cuotas de militante y percibiendo un salario. Usted ha pasado del silencio a faltar a la verdad en el Hemiciclo’. Ambos reiteraron la exigencia de dimisión a Raxoi, que tuvo la desfachatez de negar que fuera cierto la información sobre las palabras de Cospedal en la Audiencia, cuando declaró que el finiquito de Bárcenas se acordó en el despacho de Raxoi, entre este, Javier Arenas, y el propio Bárcenas, en fechas mucho más recientes de las que proclama insistente y falaz.
Su empecinamiento, o desfachatez, nunca se sabrá si son fruto de una cara pétrea o de que, enloquecido por los problemas, obvia y olvida la realidad y las evidencias, negando lo demostrado fehacientemente, de la misma manera que algunas personas que pierden un ser querido se obsesionan con que no se ha producido el fallecimiento.

Sea cínico o loco, Mariano Raxoi Brei, está incapacitado para seguir gobernando este país. Resultan inaceptables sus mentiras en sede parlamentaria, del mismo modo que resulta insoportable para la dignidad de todo un pueblo sufrir a un Gobierno y a un Presidente que actúan como delincuentes, destruyendo las pruebas de un delito para librarse de las consecuencias judiciales, aunque de las políticas no podrán hacerlo. Al contrario, cuantas más pruebas destruyan, cuantas más mentiras pronuncien, más muestran dan de una total ausencia de ética que los invalida para Gobernar.

Aunque, tristemente, el pueblo no le reclama, a millones y a voz en cuello, la dimisión porque la mayoría ni se entera de que el individuo que preside el Gobierno es un mentiroso compulsivo, dado que cuenta con el bochornoso silencio de una prensa cobarde y domesticada incapaz de contar, con todas las letras necesarias, que el Presidente del Gobierno miente descaradamente, y explicar bien claro por qué, para que todo el mundo se entere.

Mas los sobres que de siempre han circulado entre la prensa y los periodistas dóciles, y el temor a perder el puesto de trabajo en una profesión en la que los índices de paro solo son parejos a los de la construcción, son capaces de acallar cualquier atisbo de dignidad profesional, por lo que seguirán viendo el inexistente traje del rey del cuento de Andersen y nadie será capaz de gritar ‘el rey está desnudo’. O lo que es lo mismo: ‘Rajoy es un vil mentiroso’.



Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años y que no recibe prestaciones ni ingresos de ningún tipo. 
Necesito ayuda desesperadamente estos días. Si os animáis a ser solidarios, podéis ver cómo en el siguiente enlace. Muchas pequeñas cantidades de muchos lectores me pueden sacar del aprieto. En el enlace que aparece en el recuadro podéis ver cómo ayudarme:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…