Ir al contenido principal

Gobierno del PP: Recortes sanitarios ¿miseria o estudiado genocidio?

Atribuir la decisión de obligar a los enfermos crónicos a pagar el 10% del coste de los específicos a los que acceden a través de atención hospitalaria a la Ministra Mato, recurriendo a una maldad congénita o inicua perversidad sería generoso para esta mujer que, como el resto de sus compañeros de gabinete, no es sino el títere de un Presidente, que a su vez lo es de una oligarquía infame y avariciosa, representante del capitalismo salvaje. Así, su decisión de obligar a pagar a los enfermos de dolencias tan graves como el cáncer, la diabetes, o el sida el 10% de la medicación hospitalaria no es sino el cumplimiento de las muchas medidas que el actual Gobierno toma contra los más débiles de los ciudadanos, de una forma abyecta y criminal que no se sabe si está motivada por pura miseria moral o porque tiene impulsos genocidas a los que nadie se opone, e incluso muchos jalean.

El argumento falaz de que esos recortes sanitarios se toman para mantener la Sanidad Pública es insostenible y de fácil refutación. El Ejecutivo de Raxoi justificó el copago farmacéutico arguyendo que de ese modo se luchaba contra el ‘turismo sanitario’ o contra los abusos de algunos usuarios de la Sanidad Pública que, decían desde el Ministerio de Sanidad, perpetraban con los medicamentos supuestamente gratuitos ya que, aunque el Gobierno pareciera ignorarlo, estaban pagados por el pueblo con sus impuestos. Mas ¿qué abuso farmacéutico puede cometer quien no tiene más opción que acudir a un hospital a recurrir a una medicación especial, y generalmente cara, para luchar contra enfermedades mortales si no se tratan?

El ahorro que supondrá ese genocidio contra los enfermos que padecen graves enfermedades, entre los que, sin duda, habrá un gran número de ellos que no puedan abonar el diez por ciento de la medicación que requieren, será, según datos del Ministerio de 2.306 millones de euros, una cifra que, entre las que se consignan en los Presupuestos Generales del Estado, supone nada más que calderilla.

El caritativo Ejecutivo de Raxoi, tan proclive no solo a seguir sino a imponer, la doctrina de la secta católica, ignora por completo el sentimiento de piedad hacia los que sufren, dado que todas las decisiones tomadas desde que llegó al poder parecen encaminadas a castigar a los más débiles por serlo. De manera que ha negado ayudas a los dependientes, llevándolos a situaciones dramáticas y de riesgo para su salud, hace pagar las ambulancias a enfermos que requieren de diálisis, poniéndolos en la tesitura de no poder acudir a que se la realicen sino tienen dinero para abonar el transporte, obliga a los jubilados a contribuir al repago de las medicinas que requieren al cabo de toda una vida trabajando, mermando así las escasas pensiones de jubilación que está dispuesto a mermar aún más,  y con su, hasta el momento, ultimo recorte parece querer llevar a la muerte a aquellos enfermos que necesitan de ciertos específicos para sobrevivir y que, si se ven obligados a prescindir de ellos, morirán.

Si se tiene en cuenta que, sin duda, existen miles de partidas de las que el Gobierno podría prescindir antes que condenar a la muerte a muchos enfermos crónicos, no cabe pensar sino que hay un algo de sadismo o de maldad en la decisión, o que los economistas que trabajan para el partido en el Gobierno son absolutamente incapaces. Bien podrían ahorrar esos 2.306 millones eliminando los quinientos que le concede el Ministerio de Deseducación, Incultura, Deportes  y tauricidios a los salvajes espectáculos taurinos, y detraer la cantidad restante de los cerca de catorce mil millones que regala a la secta católica.

Mas, como se supone que el Gobierno cuenta con duchos economistas, que sabrán jugar con las cifras para asignar las partidas convenientes para cumplir con el maldito déficit impuesto por la UE, hay que sospechar que son otras las razones que le llevan a castigar siempre a los más vulnerables de la sociedad. La única explicación que cabe es la de que este Gobierno está decidido a aplicar una especie de eutanasia colectiva, la misma que le niegan por cuestiones ideológicas y religiosas a enfermos terminales, y que, en su oculto programa, que nunca desveló, está el de perpetrar un genocidio hacia los enfermos, los ancianos, los dependientes.  

Una especie de ‘solución final’ a la española, que elimine a aquellos que no estén en condiciones de ser la mano de obra resignada y barata que exigen sus amos ultracapitalistas. 

Adenda

PSOE: Haciendo ‘amigos’ entre los detractores del maltrato animal para defender a su correligionario alcalde de Tordesillas.

La torpe deriva del PSOE no parece parar en muchos asuntos y hoy en el Congreso, ha vuelto dar muestra de su torpeza, amén de su carencia de sensibilidad, hacia el problema del maltrato animal, al alinearse primero junto al PP –manda ous- para más tarde pactar una moción de la Izquierda Plural que propone establecer mecanismos y desarrollos legales necesarios para que se eviten situaciones de maltrato animal. UPyD y el Grupo Mixto se sumaron también a la propuesta.

El PSOE, anteponiendo su lealtad al impresentable alcalde de Tordesillas, defensor de la repulsiva fiesta del Toro de la Vega, se negaba a firmar la propuesta, porque mencionaba el inicuo festejo tordellisano. Poniendo así de manifiesto no solo su falta de sensibilidad hacia la crueldad con los animales, sino su estupidez, porque con la defensa de unas mal llamadas fiestas intolerables y que en cualquier país civilizado estarían más que proscritas, se concita el rechazo de muchos cientos de miles de votantes, por su connivencia con el regidor de Tordesillas.

El Grupo Parlamentario del PSOE, o los dirigentes de ese partido, inmersos en un marasmo ideológico desde hace mucho tiempo, no aciertan a tomar la postura que les haría recuperar la afección de los electores, porque mantiene una postura ideológica inconcreta, alineándose al lado de la España ruin y casposa, cuando no muestra su cobardía ante la secta católica, o su comprensión con el neoliberalismo económico, o proclama un fervor monárquico incompatible con el socialismo.

Así no tiene ningún derecho a quejarse de que muchos jóvenes le reproche ser lo mismo que el PP, ni podrá esperar, con ese estar en tierra de nadie ideológico, concitar el entusiasmo de la gente progresista. Porque aunque los torpes no se enteren, la derecha no los va a votar jamás, por mucho que tomen actitudes derechistas, para eso ya tienen al PP.

O quizá es que al PSOE le ha aquejado una tendencia suicida y está poniéndose a diario la soga al cuello de su hundimiento electora.


Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…