Ir al contenido principal

Un Gobierno corrupto quiere regresarnos a los tiempos de la delación

Llegar al poder falseando el programa político y después de una campaña electoral llevada a cabo con trampas o ventajas, al financiarlas ilegalmente con dinero negro, convierte al Ejecutivo de Mariano Raxoi en un gobierno corrupto, en el que, además, figuran ministros, y su propio presidente, corruptos ya que reconocen haber percibido ‘sobre sueldos’, cuando cobraban salarios de la administración, incompatibles con cualesquiera otros ingresos. Inmersos en una corrupción insoportable, y conscientes de que a la ciudadanía no se le escapa que lo son, el actual Gobierno, el de las desmesuras y disparates, quiere corromper al pueblo convirtiéndole en delator de sus conciudadanos.

La triste historia de este país está marcada por episodios siniestros, en los que el poder recurría a la delación del pueblo, aprovechándose de los peores instintos de los pobladores de estas tierras. Durante los siglos negros, en los que la Inquisición imponía su brutal intolerancia, la delación permitió el asesinato y confiscación de bienes de cientos de miles de españoles, unos por pertenecer al colectivo judío, otros por leer la biblia y muchos simplemente por ser críticos con el poder real o de la iglesia. Bastaba que un canalla señalase como hereje a un vecino para que este perdiera su hacienda –que revertía en la Inquisición y en los delatores-, su libertad y hasta su vida. Cuando aquel rey nefasto, el más nefasto de todos los Borbones, Fernando VII, implantó de nuevo la Inquisición y la represión en la España del siglo XIX, con que algún resentido ciudadano acusase a un vecino, un antiguo amigo, un familiar incómodo o alguien que simplemente caía mal, de ‘afrancesado’  era suficiente para que todo el peso de la ilegalidad de un régimen abusivo cayera sobre el desdichado. La guerra civil y la dictadura de los cuarenta años, usaron y abusaron de la delación, propiciada por la dictadura militar, para controlar a sus enemigos. Alcanzaba con que un portero resentido, una maruja envidiosa o un metomentodo cotilla denunciase que su vecino no acudía a misa, criticaba a Franco, o convivía en concubinato, para que se pusiera en marcha la máquina represora.

Propiciar la delación, la acusación cobarde protegida por el anonimato, es una práctica siempre practicada por gobiernos dictatoriales, que usan de los peores sentimientos de los ciudadanos, más bien súbditos untuosos, y que libera, en gente ruin, cobarde y envidiosa, el afán de venganza contra otros, disfrazada de un falso espíritu cívico que no es sino el afán de fastidiar al vecino, para resarcirse de querellas personales. Los gobiernos  democráticos no suelen recurrir a medidas tan bajunas y ruines, mas el actual Ejecutivo, que no es ni democrático ni honrado, recurre a las delaciones anónimas, como cualquier dictadura, al invitar  a convertirse en delatores de sus conciudadanos, en esta ocasión con el pretexto de luchar contra el fraude laboral.

No pretende acabar así con el fraude laboral que llevan a cabo las grandes empresas, que usan de mil argucias, legalizadas la mayoría por la ignominiosa Reforma Laboral, sino con los trabajadores que, desesperados por el paro, los bajos sueldos o los abusos empresariales, recurren a la chapuza que cobran sin IVA para sobrevivir o por el trabajo autónomo sin declarar.

Con esos criterios, la Ministra Báñez, ha puesto en marcha a través de la Dirección General de la Inspección de Trabajo, el "buzón de lucha contra el fraude laboral”, para que los ciudadanos puedan denunciar infracciones de forma anónima rellenando un formulario en la web del departamento, modernizando el viejo y abyecto uso de la delación, al hacer uso de Internet para realizar lo que antaño se llevaba a cabo en una esquina obscura o un despacho siniestro.

En su página de internet, el Ministerio de Empleo, informa de que cualquier persona que conozca algún incumplimiento de la normativa, "ya sea laboral, de Seguridad Social o de prevención de riesgos", puede informar a la Inspección de Trabajo y Seguridad Social cumplimentando un formulario, y aclara que, “el comunicante no tendrá que aportar ningún dato personal y el buzón solo recogerá información sobre las presuntas irregularidades de las que se tenga conocimiento". El argumento gubernamental, realizado con el habitual cinismo que caracteriza sus actuaciones, señala que el objetivo es “planificar sus actuaciones para conseguir el cumplimiento de la normativa laboral y evitar las irregularidades laborales, porque el trabajo no declarado, el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social constituyen una de las mayores amenazas al estado del bienestar", utilizando la mentira para fomentar la delación de aquellos estúpidos o malvados que acepten la falacia de que el Estado del Bienestar corre peligro porque alguien cobre en negro, o trabaje sin contrato, cuando el Estado del Bienestar está en peligro precisamente por las medidas adoptadas por un Gobierno neocon, que desde que llegó al poder, no ha hecho mas que destruirlo a mayor beneficio de la oligarquía.

Cuando, antes de las elecciones, en este blog se advertía de los peligros que supondría para la democracia y el estado del bienestar la llegada al poder del PP, se apercibía de los peligros que para la ciudadanía supondría una rebaja en los derechos  ciudadanos. Mas nunca se contempló la posibilidad de que pudiera llegar a tanto como está llegando, a la implantación de un régimen dictatorial y retrógrado, que quiere imponer un modelo de país similar al que se sufría en los años cuarenta: el regreso de las mujeres al gineceo y sin derecho a decidir sobre su maternidad y su vida; la esclavitud para los trabajadores y la educación y la salud solo para los ricos.

Quiere este Gobierno una sociedad corrupta, desigualitaria, envidiosa, mezquina y delatora. Pretende despertar demonios que se creían dormidos. No es solo corrupto, es un peligro para la convivencia. Hay que echarlo.


Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años y que no recibe prestaciones ni ingresos de ningún tipo. 
Si no recibo vuestra ayuda solidaria acabaré sin poder pagar los recibos de luz y de teléfono, por supuesto el alquiler, y corro el riesgo de convertirme en una sin techo. Y no podré escribir nunca más…Quienes quieren silenciar las voces críticas se habrán salido con la suya.  
En esta web podéis conocer mi historia y cómo ayudarme 

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…