Ir al contenido principal

FMI, banqueros, truhanes y otras desgracias de este país.

Cada vez que la Directora del FMI, Cristine Lagarde –esa dama que se encuentra bajo investigación por resoluciones tomadas con Bernard Tapie, sin permiso judicial, al haber autorizado pagos 'a lo bestia' con fondos del Crédit Lyonnais, que eran de propiedad pública, y que pese a ello manifestó no sentirse preocupada- se ocupa de este país para algo más que para emular el cinismo de los políticos corruptos patrios, lo hace para indicar que hay que seguir estrujando hasta la muerte los bolsillos de los ciudadanos, a beneficio de los grandes empresarios y banqueros.

La señora Lagarde, como todos cuantos están relacionados con el mundo de la especulación financiera, aplica a rajatabla lo que decía de sí el protagonista de una de las obras del incisivo y genial George Bernard Shaw, que en su obra ‘Hombre y superhombre’ le hace proclamar a su personaje John Tanner, ‘yo soy un caballero inglés que roba a los pobres para dárselo a los ricos’, cuando el bandido Mendoza se le presenta como un trasunto de Robín Hood, que roba a los ricos para dárselo a los pobres.

Aplicando ese principio, la Directora Gerente del FMI –que a pesar de que algunos de sus economistas reconocieran que se equivocaron a la hora de abordar las soluciones de la crisis, siguen obstinados en mantener las mismas políticas de austeridad-, recomendó ayer, con el fin de crear empleo, rebajar los salarios de los trabajadores un 10%. Las palabras de la directora del FMI que, en el tiempo libre que le dejan sus visitas a los juzgados franceses, parece estar obsesionada con ahogar hasta la muerte la economía de este país, han provocado el inmediato rechazo de los sindicatos y economistas, que alertaron ipso facto de que esa medida lo único que causaría sería una bajada del consumo, y por lo tanto, cierre de pequeñas empresas y más paro.  

Mas las palabras de Lagarde deben responder a las aspiraciones de las multinacionales y grandes empresas de este país, que tienen un enorme interés en contratar trabajadores españoles, bien preparados, a los que desean pagar como si fuesen aprendices. Al fin y al cabo, las pequeñas empresas no resultan rentables a la hora de la especulación financiera, no acumulan bienes para encarecerlos, como están haciendo con el aluminio, Goldmad Sachs y otros bancos, como JP Morgan o Chase o Glencore International PLC, que han adquirido infinidad de almacenes para poder determinar cuántos materiales sacan al mercado y cuándo hacerlo con el fin de especular con los precios de los metales, aunque seguramente hacen otro tanto con alimentos básicos, sin importarles causar hambrunas en determinados puntos del planeta, porque de ello obtienen enormes beneficios.

Las pequeñas empresas, esas a las que ahogan los bancos por falta de crédito, tampoco resultan rentables para el poder, a las que hay que tener contentas y ceder a todas sus exigencias es a las grandes, esas que, a cambio de contratos convenientemente concedidos por la administración, proporcionan generosas subvenciones al PP para que este pueda llevar a cabo campañas electorales sin estrecheces, que les garantizan la victoria, para poder seguir favoreciendo a los especuladores, en una siniestra espiral de movimiento centrífuga, que en sus enloquecidos giros arrasa con todo lo que no forma parte de su núcleo de privilegios.

Mientras la economía de este país no consigue recuperarse al atender recetas como la recomendada por el FMI, los bancos, esos vampiros que fagocitan los bienes de los ciudadanos, han experimentado en los seis primeros meses de 2013 unas ganancias de nada menos que del 59% más que el pasado año, logrando unos beneficios que alcanzan los cinco mil setecientos quince millones, 5.715.000.000.

Dividendos que obtienen especulando con la Deuda Pública, que adquieren para cobrarla seis o siete veces más de los intereses que pagan por el dinero que les da el BCE,  que jamás emplean para que fluya el crédito de las pequeñas empresas o las familias. Y que, aunque pueda parecer calderilla, también obtienen del lucro que consiguen con el dinero que estafan a los usuarios por cobros de gestiones que nadie les pide, envío de correspondencia que nadie les solicita y la práctica usurera de cobrar hasta cuarenta euros por descubiertos que pueden ser tan solo de céntimos de euro, porque bien es sabido que unos cuantos pocos hacen un mucho, y son millones los usuarios estafados por esos sistemas.

Entre los bancos que obtuvieron  beneficios están el BBVA y el Santander, entidades privadas que no recibieron fondos de los ciudadanos, pero también Bankia, cuyo rescate es la causa de tantos recortes y privaciones impuestas por el Gobierno de Mariano Raxoi, y que ha obtenido, en el primer semestre de 2013, unos beneficios de 428 millones de euros que, pese a haberlo logrado con el dinero del pueblo, no revertirá a sus propietarios.

Y a la vez que obtienen grandes beneficios, causando la muerte de personas a las que expulsan de sus casas para dejarlas abandonadas en el Banco Malo -eufemísticamente llamado Fondo para la reestructuración de los activos financieros-, que también se carga sobre las espaldas de los ciudadanos, los banqueros cobran anualmente sueldos que no percibirá un ciudadano medio en toda su vida laboral, a la vez que sortean con la habilidad de los piratas, cualquier responsabilidad penal. Porque si bien es cierto que en la actualidad la Justicia investiga a cien banqueros, hasta el presente ninguno ha sufrido penalmente las consecuencias de los latrocinios y desmesuras cometidas durante una gestión desastrosa que se ha obligado a asumir al pueblo, a costa de su sacrificio y pérdida de derechos.

Hasta ahora el único que medianamente le vio las orejas al lobo fue Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid, que permaneció un corto periodo de días, encarcelado por la gestión irresponsable de la compra más que irregular de un banco en Florida. Sin embargo, en la actualidad Blesa goza tranquilamente de su fortuna y el juez que osó encarcelarle, José Elpidio Silva, sufre la suspensión de empleo y sueldo, y se enfrenta a consecuencias legales que podrían expulsarlo de la carrera.

En tanto que los bancos multiplican sus ganancias, y el FMI recomienda la bajada de salarios para, supuestamente, luchar contra el paro, el Gobierno del PP se jacta, a pesar de que las cifras desmiente su optimismo, de que la economía se está recuperando porque, dicen, el paro está frenando su caída. Tan ufanos se sienten de unos datos irreales que la Ministra Báñez, que participa de la desfachatez y el cinismo de un Ejecutivo que hace meses que tendría que haber expulsado la ciudadanía del poder, se ufana de que la inicua Reforma Laboral -hecha al dictado de las grandes empresas, que para eso pagan al PP grandes sumas que destinar a ‘sobres sueldos’ y campañas electorales tramposas- ha impedido que se destruyeran 225.800 empleos. Un dato que, como tantas afirmaciones del actual Ejecutivo, no tiene el menor apoyo estadístico.

Lo que sí es una verdad incontrovertible es que, a la vez que las grandes empresas y los grandes bancos siguen obteniendo generosos beneficios a costa de la pérdida de derechos de los trabajadores en particular y de la ciudadanía en general, y los organismos internacionales instan al Gobierno a que siga explotando a los ciudadanos, este sigue trabajando en pro del beneficio de las grandes empresas, de los especuladores, de los bancos ladrones y del poder de un escaso número de personas o entidades que controlan el destino y las vidas de la mayoría.

El sistema actual está podrido, en tanto que causa la destrucción de la sociedad, la muerte de personas, la injusticia y la pobreza de millones de seres. Y que en tanto no se reaccione seguirán perpetrando crímenes en nombre del dinero.

Lo que no se entiende es por qué, siendo ellos tan pocos en número, y siendo tantos los explotados,  no se reacciona de una maldita vez.


Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años y que no recibe prestaciones ni ingresos de ningún tipo. 
Si no recibo vuestra ayuda solidaria acabaré sin poder pagar los recibos de luz y de teléfono, por supuesto el alquiler, y corro el riesgo de convertirme en una sin techo. Y no podré escribir nunca más…Quienes quieren silenciar las voces críticas se habrán salido con la suya.  
En esta web podéis conocer mi historia y cómo ayudarme 

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…