Ir al contenido principal

El rodillo del PP y la desmesura de sus dirigentes

Al enfrentarse a la lectura de la prensa el lector, sobre todo si han pasado varias horas sin hacerlo, a los titulares de diversos medios, sin duda tiene que exclamar al estilo de Astérix: ¡Están locos estos del PP! Y es que el grado de desmesura de sus dirigentes, sean diputados, portavoces, ministros o simples alcaldes, puede llevar al asombro, pero sistemáticamente a la irritación. Pareciera como si el Gobierno y cualesquiera de sus dirigentes hubieran perdido toda mesura, control, respeto democrático y capacidad para la convivencia, tan imprescindible todo ello en un régimen democrático, al menos formalmente.

Por una parte, el PP inauguró el curso parlamentario imponiendo silencio a la oposición, al cerrarse en banda ante las peticiones del PSOE. No están dispuestos a dar explicaciones sobre los sobresueldos de Raxoi, sus relaciones con el malvado extesorero o las indemnizaciones que hubo a cambio de silencios. También se opuso el presidente de las Cortes –quien se supone debiera ser Presidente de las Cortes, no mamporrero del PP-, Jesús Posadas, como se opuso a que la Vicepresidenta Sáenz de Santamaría diera las pertinentes explicaciones sobre el nombramiento del Presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Pérez de los Cobos, militante del partido de Gobierno cuando fue nombrado, burlando la ley. El PP se ampara en una mayoría absoluta que carece de legitimidad, dado que la logró con falacias durante una campaña que financió de forma ventajista, gracias al dinero que guardaba –o que guarda- en su Caja B. Mas nada de eso le importa a un partido convencido de que la democracia es permitir a la ciudadanía que vote cada cuatro años, sobre todo si es a ese partido al que se vota, para gobernar a continuación a base de Decretos Ley, o ‘causando dolor’, como afirmó el Ministro de Justicia, Ruiz Gallardón, imbuido de que la mística del sufrimiento, tan cara a su devoción personal, es la mejor manera de que el pueblo alcance el paraíso post mortem.

Mas el hábito de callar a la oposición y de negarse a celebrar debates que puedan desvelar los feos asuntos dinerarios en los que se encuentra inmerso el PP no se lleva a cabo solo en el Congreso; allí donde gobiernan, imponen la misma mordaza a los partidos de oposición, sea en Les Corts de València para que no se hable de la trama Gürtel, sea en Castilla-La Mancha para silenciar las preguntas sobre la mordida en la concesión de la contrata de recogida de basuras de Toledo, sea en Galicia para que Feijóo explique las relaciones del PP con los narcotraficantes, o en cualquier otra en la que existan escándalos como nunca los hubo.

De otra, los dirigentes del PP parecen haber perdido el oremus y una mínima continencia verbal, lo que les permite lanzar afirmaciones que deben causar no poca sorpresa más allá de los Pirineos, si consideramos que la derecha europea es infinitamente más civilizada y democrática que los dirigentes de un partido que parecen haber bebido sus 'ideas' en las cloacas ideológicas de la dictadura franquista. Solo así pueden entenderse las palabras del Portavoz adjunto del PP en el Congreso, Rafael Hernando, quien no dudó en afirmar, en una entrevista en la otrora cadena progresista Cuatro, que la República ‘causó un millón de muertos’, a propósito -en realidad, tampoco precisan que sea a propósito de nada, se dan cuerda solos- de la polémica sobre la legalidad o ilegalidad de la bandera republicana.

El señor (?) Hernando, militante en su juventud de Fuerza Nueva –el partido ultraderechista que, en los años de la mal llamada transición, se vio involucrado en actos violentos, algunos de cuyos militantes fueron juzgados por asesinato y otros protagonizaron actos tan cívicos como haber destruido la primera exposición celebrada en Madrid con obras de Picasso-, ese descontrolado energúmeno, en cuya biografía figura el episodio de haber querido liarse a mamporros con el portavoz socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, o no conoce la historia de este país, o pretende provocar a los millones de republicanos existentes, además de a los hijos y nietos de republicanos, y con tan falaz despropósito que, de conocerlo en Europa, habrán dejado a los líderes de la UE más que desconcertados. Hernando, licenciado en Derecho, no ha debido dedicar ni un solo minuto de su vida a leer algo sobre la dramática historia de este país, por lo que ignora que ese millón de muertos no se produjo por un régimen democráticamente establecido, sino exactamente a consecuencia del golpe de Estado perpetrado por Franco con otros generalitos africanistas al servicio del capitalismo y de la secta católica. Es más, como su supina ignorancia alcanza cotas de muy difícil parangón, tampoco sabe que muchos de los muertos que se cuentan en ese millón se produjeron a lo largo de ese régimen fascista que él tanto admira.

Mas el desprecio por la representatividad de otros grupos parlamentarios, que el PP condena al silencio, o las provocadoras manifestaciones de Hernando no son los únicos indicios de que ese partido está perdiendo el control, si es que lo tuvo alguna vez, de un modo más que preocupante.  A las declaraciones Hernando, se podrían sumar, para completar el indignante cuadro, las palabras de Carlos Floriano, portavoz del PP en el Congreso que, a propósito de la declaración de la renta de Rubalcaba, argumentó que el dinero que muy por encima de este percibió Raxoi se debía a que ‘un profesor de química no gana nunca lo que un registrador de la propiedad’. Como si el dinero que ingresan los políticos lo fuera en función de lo que cobrarían ejerciendo su profesión. Bien sabemos que, en ese caso, muchos de los miembros del PP no podrían cobrar un euro, si se tiene en cuenta que algunos, como la Ministra de Empleo, jamás trabajó.

Al mosaico de disparates del PP, cabe sumar la ocurrencia de Salvador Victoria, consejero de Presidencia y Justicia del Gobierno regional y Presidente del Comité Electoral de ese partido en Madrid, que se ha querellado contra Tomás Gómez, presidente de la Federación de Madrid del PSOE y portavoz en la Asamblea regional, por un supuesto pufo de cuarenta y dos millones de euros en la construcción del tranvía de Parla, población de la que era alcalde Gómez, aunque la obra corrió a cargo de la Consejería de Transportes, de la que era titular la actual presidenta de la Comunidad de Castilla-La Mancha, y Secretaria General del PP, Dolores Cospedal.

Queda la duda de si el señor (?) Victoria y sus asesores están en sus cabales, o bajo ningún concepto, cuando aspiran a desprestigiar al partido mayoritario de la oposición con la pretensión única de ocultar el escándalo de la financiación ilegal de su formación. O quizá sea otra su finalidad, la de involucrar a la señora Cospedal con el fin de debilitar a Raxoi, dejando así expedito el camino para la señora Aguirre, Doña Esperanza.

Mas la guinda al pastel de las desmesuras, meteduras de pata y diversos ridículos, corresponde al alcalde de Callosa del Segura, una localidad de la Vega Baja alicantina, que ha logrado hacerse famoso allende nuestras fronteras, al publicar en una red social un fotomontaje del Peñón de Gibraltar invadido por la Legión, al que sobrevuela la aviación española, y en cuya ladera se asienta la figura troquelada del toro de Osborne. El diario británico The Telegraph se hizo eco de la imagen, pero para cubrir de denuestos al regidor, Francisco Pérez Trigueros, a quien llama tonto 'por alimentar la violencia y el odio', alguien a quien ‘sus rivales políticos acusan de comportarse como un fascista’. Y aunque  desde que el Ministro de Exteriores, García Margallo, calentó el asunto de Gibraltar, los fotomontajes son frecuentes en las redes sociales, por ambas partes, en el Reino Unido ha causado estupor que un alcalde del Partido de Gobierno cometa semejante ligereza. Seguramente, porque en ese país no cabe en la cabeza que un cargo del partido de Gobierno se dedique a asuntos tan infantiles.

Declaraciones filofranquistas, imágenes provocadoras, carencia total de respeto por la oposición, todo ello en su conjunto debe causar, no solo estupor en Europa a la hora de mirar hacia el partido de Gobierno, sino una mezcla de desprecio y de cachondeo hacia este país, al que resulta imposible tomar en serio, entre otras, o además, por la grandilocuencia y el engolamiento con la que se presentan nuestros gobernantes en los foros internacionales. 

Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años y que no recibe prestaciones ni ingresos de ningún tipo. 
Si no recibo vuestra ayuda solidaria acabaré sin poder pagar los recibos de luz y de teléfono, por supuesto el alquiler, y corro el riesgo de convertirme en una sin techo. Y no podré escribir nunca más…Quienes quieren silenciar las voces críticas se habrán salido con la suya.  
En esta web podéis conocer mi historia y cómo ayudarme 
http://luisa-diariodeunaperiodistaenparo.blogspot.com.es/

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…