Ir al contenido principal

El Gobierno del PP emula a Franco: Recurre a Gibraltar para hacer olvidar la corrupción y otros conflictos.

Cuando arrecian las dificultades lo mejor es buscar un enemigo común, en el que los ciudadanos pongan toda la atención y el fervor patriotero que haga olvidar las cosas de casa. La estrategia, muy cara a las dictaduras, fue la que llevó a Franco y a los falangistas a intentar recuperar Gibraltar en los años cuarenta por las armas, en un intento enloquecido de un grupo de militantes de Falange y en los años sesenta por la vía diplomática, en una ofensiva diseñada por el entonces Ministro de Asuntos Exteriores, José María Castiella. En el presente, es el actual responsable de esa cartera, José Manuel García Margallo, el que ha trazado el proyecto de entretener a los españoles con el asunto de Gibraltar, con el iluso fin de que no se ocupen, ni se preocupen, de la corrupción en el seno de su partido, las chapuzas ferroviarias que causan muertes, el paro, la subida de tasas universitarias y la reducción de becas y cuantos problemas acucian a un pueblo muy harto de un Gobierno que alcanzó el poder a base de falacias y silencios, durante una campaña electoral llevada a cabo, además, con la trampa de disponer de más dinero que el resto de formaciones, gracias a las donaciones millonarias de empresarios interesados en que gobernase la derecha.

La táctica del Ejecutivo, secundada por la prensa cavernaria, que no repara en que sus soflamas pueden acabar causando algo más que un disgusto al Gobierno de la nación, al publicar portadas como la de la ‘sin Razón’ de hoy que, a toda página, proclama que ‘La Armada llegará al Peñón’, en un alarde que puede costarle al Ejecutivo algo tan caro como le costó al General Videla la invasión de las islas Flakland –Maldivas para los argentinos- y que podría acabar causando más problemas que los que ya ha causado la decisión del Ministerio de Asuntos Exteriores, con la inestimable colaboración de otro de los ministros más fascistas del actual gabinete, el de Interior, Jorge Díaz, de bloquear durante horas la frontera de Gibraltar con el pretexto de controlar el contrabando de tabaco, haciendo la vida imposible a quienes trabajan en la roca y a los vecinos de la zona en general. Con la provocación de García Margallo, al proclamar que ‘En Gibraltar se acabó el recreo’, se destapa una caja de Pandora de imprevisibles consecuencias porque el Gobierno Británico es poco proclive a que nadie le tosa, convencido de que aún es el rector del Imperio que dominaba el mundo y cuando algún otro se le enfrenta suele responder con una contundencia que puede dejar al Ejecutivo hispano en una situación complicada, cuando no humillante.

Mas ante las muchas dificultades a las que se enfrenta en la actualidad, el Gobierno de Raxoi ha recurrido, sin duda inspirado por la política del genocida Franco, al que tanto admira el PP, heredero de las ideas del dictador e hijo putativo de su política, al viejo conflicto con la pérfida Albión y la roca, para, en un intento desesperado de que los ciudadanos olviden la corrupción y las torpezas que comenten continuamente, se ocupen de un asunto que al pueblo nada le importa.

El Gobierno de Raxoi, sustentado por la mayoría parlamentaria del PP, se ve acosado por infinidad de problemas. La encuesta de julio del CIS señala que está cayendo en picado en intención de voto, y eso que la consulta se realizó antes de que se conocieran las declaraciones en sede judicial del extesorero Luis Bárcenas –Luis el Cabrón para sus compinches- y el bochornoso pleno celebrado el 1 de agosto, al que tuvo que acudir el Presidente, arrastrado por el clamor político interno y mediático internacional. Ante las evidencias de financiación ilegal –que conllevan la constatación de haber llevado a cabo campañas electorales con ventaja sobre el resto de formaciones, y el cobro de ‘sobres sueldos’-, la crecida de enanos se le multiplica al partido que sustenta al Gobierno y al propio Ejecutivo en no pocos frentes. 

Hoy mismo, el diario El Mundo publica que el marido de la número dos del PP, Dolores Cospedal, Ignacio López del Hierro, está siendo investigado por la Fiscalía, que ha abierto diligencias penales sobre su actuación en Liberbank, banco en el que se integra la antigua Caja Castilla-La Mancha. La Fiscalía intenta esclarecer si el marido de la presidenta de la Junta castellanomanchega cometió delitos de apropiación indebida y falsedad documental, al cobrar hasta 7.000 euros al mes, de una filial de la entidad financiera que negaba que le prestara servicios, tal y como sostiene el ex consejero de Caja Cantabria –también fusionada en Liberbank– Alfonso Díez, que encabeza la denuncia.

De otra parte, las conclusiones a las que se está llegando sobre las causas del trágico accidente ferroviario de Santiago, en el que se decidió culpar al maquinista -siguiendo la estrategia del PPCV  en el accidente de Metro de València, con la diferencia de que en este caso el conductor del convoy no ha fallecido-, obliga al Ejecutivo a enfrentarse al hecho, ya contrastado, de que el accidente podría haberse evitado de haber una infraestructura suficiente, en lugar de recurrir, como siempre, a la eterna chapuza, tan habitual en la administración de este triste país, que al cabo, ha costado setenta y nueve vidas. Los presidentes de Adif y Renfe se inventaron la existencia de una señal que advertía del peligro, para sacudirse las pulgas de la responsabilidad, aunque más tarde han replegado velas y anuncian que instalarán el sistema de seguridad que no existía cuando se produjo el accidente, reconociendo así implícitamente, su responsabilidad en un accidente del que quisieron culpar al maquinista, con el habitual sentido de la indecencia que caracteriza a la mayoría de la clase política.

Los miles de estudiantes que se verán obligados a abandonar sus carreras universitarias, a causa de la subida de tasas y la reducción de becas impuesta por el Ministro de desEducación, Ignacio Wert, no son los ágrafos falangistas de los años cuarenta, y ninguno de los angustiados por que las medidas de un ministro que quiere sacar de la universidad a todos los que no son hijos de las elites, van olvidar sus problemas para, henchidos de ardor patriotero, dar de lado sus reivindicaciones con el fin de rescatar el peñón de manos de los ingleses.

La sociedad actual no se parece, afortunadamente, a la sociedad nacionalcatólica e iletrada de los años cuarenta, la censura, pese a los esfuerzos del Gobierno, no existe en la medida que quisiera, y la prensa seguirá dando cuenta de los casos de corrupción, de las declaraciones de Bárcenas, de las trampas del Ejecutivo para obviar su responsabilidad en le accidente de Santiago, de las cifras del paro, de la subida de la luz, o de cuantos problemas acucian a los ciudadanos.

Aparte de la torpeza intrínseca que supone irritar al Gobierno británico, miembro como España de la UE, con lo que va a dar lugar a un conflicto en el seno de la organización supranacional que contribuirá a causar más irritación con el actual Ejecutivo que la que viene causando con su manera de abordar el asunto de la corrupción, la jugada de García Margallo es estúpida e inútil porque, ni va a lograr acabar con el contrabando o con el tráfico ilegal de capitales, ni va a hacer olvidar a los ciudadanos los frentes que tiene abiertos y que no les van a ser perdonados ni excusados por una cuestión que, a la mayoría de la población, le importa un bledo.

Lo único que va a lograr el Ejecutivo de Raxoi provocando a los ingleses es que le aticen un papirotazo que lo haga tambalear. Y cuando se anda en la cuerda floja, como le pasa al Gobierno de Raxoi, un papirotazo le puede hacer estrellarse.

Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años y que no recibe prestaciones ni ingresos de ningún tipo. 
Si no recibo vuestra ayuda solidaria acabaré sin poder pagar los recibos de luz y de teléfono, por supuesto el alquiler, y corro el riesgo de convertirme en una sin techo. Y no podré escribir nunca más…Quienes quieren silenciar las voces críticas se habrán salido con la suya.  
En esta web podéis conocer mi historia y cómo ayudarme 


Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…