Ir al contenido principal

Un país con dignidad no puede permitirse tener a un corrupto en la Presidencia: Raxoi dimisión

Change.org

Es una vergüenza. La revelación por parte del diario El Mundo de los originales de los “papeles de Bárcenas”, cuyo contenido ha sido reconocido como auténtico por el propio extesorero, parece confirmar la participación de altos cargos del PP en el reparto de sobresueldos. La trama llega hasta el propio presidente del Gobierno: según los papeles de Bárcenas, Mariano Rajoy ha cobrado miles de euros en sobresueldos durante su época de Ministro. Algo que, con independencia de que se tratase de dinero negro o no, es totalmente ilegal.
En cualquier país democrático esta lamentable situación supondría la dimisión inmediata del presidente del Gobierno. Pero nuestros políticos parecen más aferrados que nunca a sus sillones, desoyendo el clamor popular. ¿Vamos a dejar que miren para otro lado? De eso nada: es el momento de hacer más ruido que nunca, en Internet y en las calles. Las personas honradas estamos hartas y no nos vamos a callar.
Gracias a ti, más de 1 millón de personas pedimos hace unos meses la dimisión de la cúpula del Partido Popular. Lleguemos a los dos millones y formemos un nuevo movimiento ciudadano para lograr que Mariano Rajoy y la cúpula del Partido Popular dimitan inmediatamente. Para ello, esta petición se tiene que extender como la pólvora. Ayúdame a conseguirlo con tres sencillos pasos:


Gracias a ti, la ciudadanía no permanecerá callada mientras nuestros políticos siguen tolerando la corrupción.
Pablo
Quienes leen este blog desde hace más de un año saben que nunca recurro a textos ajenos, pero las circunstancias extraordinarias que está viviendo este país, obliga a divulgar cualquier acción encaminada a poner fin a una situación que hace que los ciudadanos con dignidad nos sintamos abochornados. La confirmación de que el Presidente del Gobierno cobró presuntamente, de manera ilegal, sobresueldos siendo ministro hace preciso que se eleve un clamor que atruene cada rincón del país, para exigir su dimisión. 

Cuando algunos destacados miembros del partido mayoritario de la oposición, el PSOE, sorprenden con declaraciones tan fuera de lugar como impropias en un partido que tendría en estos momentos que ser el abanderado de la dignidad nacional, en lugar de callar como cobardes –quizá para que no les reprochen el fétido asunto de los ERES de Andalucía- o  limitar sus acciones a pedir la comparecencia del Presidente Raxoi en un gesto inútil, cuando no algunos de sus más destacados e históricos militantes, como Javier Solana –ex secretario general de la OTAN-, tienen la desvergüenza de ponerse al lado del PP diciendo que ‘espera que este asunto no haga caer al Gobierno’, en lugar de clamar, como cualquier ciudadano con dignidad, precisamente lo contrario, es la ciudadanía la que ha de tomar el testigo de la dignidad.

Un país y un pueblo con sentido de la ética no pueden tolerar tener de presidente a un individuo sobre el que existe la sospecha de que, pasándose la legislación por el forro de sus muy caros trajes, cobraba un sobresueldo en negro siendo ministro, cuando los cargos públicos tienen prohibido recibir salarios distintos del que perciben en función de su cargo.

Cuando aparecieron los apuntes de Bárcenas, Raxoi y todo el PP se escudaron en que eran fotocopias, ahora que se muestran los originales aseguran que son falacias, y se remiten a la contabilidad A, la que muestran a todo el mundo, y que, lógicamente no registra sus ilegalidades, pretendiendo que la ciudadanía sea idiota y dé por buenas sus palabras y la contabilidad oficial.

Dentro de unas semanas es posible que asuman que los apuntes de Bárcenas son ciertos, aunque se escudarán en que legalmente han prescrito a efectos fiscales para dar por concluido el asunto. Y no se trata de que defraudaran más o menos al fisco, con lo de indecente de esa acción en quien se supone ha de cumplir con la Hacienda Pública a rajatabla, sino de un asunto de decencia política.

No es lo más grave que unos avariciosos individuos hicieran de la política su sistema de vida, para enriquecerse. Ni que defraudasen la Ley de Contrataciones Públicas beneficiando a sus amigos para que estos revirtieran los favores en substanciosas donaciones. Lo más grave, con toda la presunción que se quiera, es que han burlado el sistema democrático, jugado con ventaja, riéndose de los demás partidos, pero sobre todo, de la ciudadanía.

Y basta con la sospecha de que se produjera ese fraude democrático para que estén invalidados para gobernar en el presente y durante unas cuantas décadas. Porque en política, la honradez, como la de la mujer del César, no solo ha de existir, sino que no cabe que haya la menor duda sobre ella.    


Comentarios

  1. Hola Luisa, muy buena entrada, como no puede ser de otra forma siendo tuya.

    Lo de Solana creo que lo medio entiendo. Hace unos meses se hablaba de un gobierno de unidad o salvación. En las quinielas el PP tenía mayoría de representación. ¿Qué pasaría si cae el jobierno? ¿Sólo el PSOE, IU, UPyD? Ya saben los ciudadanos que PP está más podrido de lo que se creía, por eso le gusta tanto las iglesia, queman mucho incienso para simular el hedor. ¿Soportaría el poder extranjero, el que realmente nos gobierna, otra vez tener al PSOE (débil como está), a los comunistas y unos caraduras vendidos como UPyD?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Luisa, de nuevo un escrito magnífico de los que dan gusto leer. Que bien escribes XD!!!.
    Esto es el fin de un sistema. Hay que cambiar el sistema, aprovechemos que estos sinvergüenzas han robado tanto que no lo admiten. ¡Todos a la cárcel!, como aquella película y empecemos de nuevo pero desde abajo. Démonos de una vez por todas lo que de verdad necesitamos una República sin transiciones desde dentro. Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…