Ir al contenido principal

Rajoy ha de dimitir pero, ¿qué pasa con Gürtel, Agag y Aznar?

Lo mínimo que se le puede exigir a un Presidente de Gobierno es una pizca de inteligencia. Mariano Raxoi Brei está demostrando que carece de ella, si se tiene en cuenta que está siendo incapaz de calibrar lo que tiene encima y que, en esta ocasión, aunque en otras le sirviera, dejar pudrir los asuntos no va a servirle de nada. Si la comunicación se redujera en la actualidad al papel podría decirse que las rotativas o los teletipos echan humo. En la era de la comunicación globalizada y la inmediatez de Internet las noticias se conocen prácticamente en el instante en que se producen y estas generan en la ciudadanía cada vez más indignación.

Según se conocen los detalles, más propios de una historia calabresa, ‘si hablas tu mujer irá a prisión; si callas caerá Gallardón y se anulará el proceso’, frase propia de un mafioso, muy lejana de las de un letrado de un Estado de Derecho, máxime si el recado se le hace llegar al preso, como ha contado el propio Bárcenas, en un cuarto solitario al que es llevado por orden del director de la prisión de Soto del Real, se puede constatar que la situación está alcanzado una fetidez insoportable en una democracia. Los abogados Javier Iglesias, que representa a Álvaro Lapuerta y Miguel Durán, defensor de Pablo Crespo, niegan esa información, más la pregunta lógica es: ¿a qué fueron esos dos abogados a la prisión de Soto del Real? Obviamente no a hablar del nuevo entrenador del Real Madrid, o de cómo se ha cerrado la temporada de esquí este invierno.

Bárcenas ha corroborado la autoría de los papeles publicados por El País y El Mundo, ha asegurado que entregó sobres -en billetes de quinientos, ya sabemos pues dónde estaban guardados esos billetes de los que siempre se dijo que servían para blanquear dinero-, con cifras que oscilan entre los veinticinco mil a los noventa mil euros,según el medio que dé la noticia, tanto al propio Raxoi como a Dolores Cospedal, y aún faltan por saberse muchos datos de los papeles entregados por el extesorero al juez Ruz. Los supuestos ofrecimientos de dinero, el pago de sobornos por parte de empresarios, el blanqueo de dinero… Bárcenas lo está contando todo, y aún no sabemos hasta dónde llegará el relato del aluvión de ilegalidades cometidas en el seno del PP.

La actitud de Raxoi en la rueda de prensa celebrada con el primer ministro de Polonia, Donald Tusk, en la que ha acallado a la prensa incómoda –prácticamente toda, excepto el ABC y La Razón- ha sido la propia no solo de un dirigente de república bananera, sino de un cobarde. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, y no hacen falta comentarios sobre la expresión del Presidente en esa rueda de prensa, enrocado en no dar explicaciones sobre su apoyo a Bárcenas durante meses, era la expresión de un tipo angustiado, que se intenta escudar en la arrogancia para ocultar su pavor. Aunque se crea epígono del Rey Sol, al confundir al Estado con su persona.

Que Raxoi ha de dimitir es algo incuestionable ya en estos momentos, no hay retorno, ni puede escudarse en la mayoría parlamentaria que le concedieron casi once millones de españoles que, de haber elecciones en el presente, y conociendo los detalles de la presunta financiación ilegal del PP, pero sobre todo, de las montañas de dinero que dice Bárcenas que recibió, al tiempo que pedía a los ciudadanos que se apretasen el cinturón, junto las falacias que usó para llegar al poder, incumpliendo después todas sus promesas, seguramente le harían perder esa mayoría en la que se escuda.

Mas hay algo que no deja de resultar curioso en esta historia, algo que apenas menciona ya la prensa, cegada por el caso Bárcenas, y que recuerda un tanto a la frase shakespeariana ‘los árboles no dejan ver el bosque’. Porque no hay que olvidar que el asunto Bárcenas es una pieza separada del caso Gürtel, y resulta extraño que, súbitamente, ya nadie hable de ese sumario, nadie haya vuelto a mencionar los regalos de la trama a la familia Aznar, ya sea al yernísimo Agag, ya sea a la señora Botella, a la ministra Mato, a los dirigentes valencianos o a cuantos se retrataron felices y amistosos con ‘Don Vito’ y compañía en la suntuosa boda de El Escorial.

Es más, el propio Bárcenas, que ha dado detalles de cuánto y de qué forma recibían en sobres Raxoi y Cospedal, ha exculpado a Aznar, cuando la financiación ilegal del PP y los sobresueldos, se venían abonando desde los primeros tiempos del mandato de Aznar al frente del PP. ¿Podría tratarse de una maniobra de la derecha extrema para cargarse a Raxoi y su equipo y retornar al poder a Aznar y sus seguidores? A estas alturas de lo que acontece en este país nada podría extrañar. Porque es, como poco, curioso, que haya sido Pedro Jeta, y El Mundo, quienes estén aireando el asunto de modo tan lesivo para Raxoi, salvando al resto.

Los ciudadanos no deberíamos dejarnos cegar, ni por las maniobras de la prensa afín a la extrema derecha, como El Mundo, ni por el árbol de Bárcenas que no deja ver el bosque de la financiación ilegal del PP desde hace muchos años, los suficientes para ir ganando elecciones de manera tramposa en autonomías y en la nación, jugando con la ventaja del uso de un dinero hurtado a la ciudadanía para llevar a cabo sus campañas electorales.

Si Bárcenas es el promotor de Gürtel, o la trama Gürtel hizo uso de Bárcenas, es algo que debería pasar a segundo término. Lo importante, lo que debe exigir la ciudadanía, es que se aclare absoluta y definitivamente el asunto de la financiación supuestamente ilegal del PP, que se aclare, en bien de la democracia, de quién es realmente el dinero, repartido en paraísos fiscales de todo el mundo, de los haberes supuestamente de Bárcenas. Porque cada día que se conocen nuevas cuentas, con cantidades que es difícil asumir que pueda reunir una sola persona, por muy hábil que sea en los negocios, mas hace sospechar que pudieran ser no del extesorero, sino de quienes le pagaban un sueldo.

No se trata ya de que, obviamente, Raxoi se vaya, que también, se trata de que se vaya todo el PP, que se auditen sus cuentas con lupa, y no por un Tribunal de Cuentas ineficaz, sin medios, y con simpatizantes de ese partido en su seno. El pueblo tiene que exigir una auditoría hecha por economistas imparciales y sin supeditaciones ideológicas, para discernir si el PP y sus dirigentes han estado no solo disponiendo de dinero público de forma ilegal, sino manipulando la democracia, dando golpes de estado en la urnas al jugar con ventaja en sus campañas electorales.

Todo lo demás no será más que poner paños calientes en una democracia que sufre no ya un absceso purulento, sino un tumor mortal de necesidad.


Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años y que no recibe prestaciones ni ingresos de ningún tipo. 
Si no recibo vuestra ayuda solidaria acabaré sin poder pagar los recibos y de luz y de teléfono, por supuesto el alquiler, y corro el riesgo de convertirme en una sin techo. Y no podré escribir nunca más…Quienes quieren silenciar las voces críticas se habrán salido con la suya.  
En esta web podéis conocer mi historia y cómo ayudarme 

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…