Ir al contenido principal

PP: ¿Partido político o asociación de malhechores? Demasiadas evidencias para permanecer impasibles

“Bastaría con que tan solo una parte de las acusaciones fuesen ciertas para que el PP se parezca más a una mafia que a un partido político”. La frase no es de un separatista enemigo de la unidad española, de un rojo que quiera hundir a la patria, de un antisistema violento, ni siquiera de un socialista resentido por estar en la oposición, la frase con la que comienza este posteo la escribió, en el diario alemán Die Tageszeitung, periódico portavoz del Movimiento Ecologista germano, el periodista Reiner Wandler al comentar la situación política en España, tras conocerse las revelaciones del extesorero del PP, Luis Bárcenas. Y es que las noticias sobre el escándalo de la posible financiación ilegal del PP está presente en todos los medios europeos, causando no poca perplejidad, y hasta un punto de disgusto al señalar que, si no fuera por el apoyo a la política neocon del Ejecutivo de Raxoi por parte de los gobiernos conservadores, la repulsa internacional sería aún mayor, dada la revelación de unas prácticas más cercanas a la mafia que a las que se pueden esperar de un partido político.

El diario El Plural.com insinúa hoy algo que viene repitiéndose en este blog desde hace días a propósito de la titularidad o propiedad verdadera de las cuentas de Bárcenas, y lo hace al hilo de las revelaciones del diario El Mundo, que contaba que "sedicentes emisarios gubernamentales" prometieron al extesorero que podría conservar un 25% del dinero a cambio de su silencio. Es inevitable pensar que si esos ‘sedicentes emisarios gubernamentales’ hicieron semejante oferta a Bárcenas es porque tienen el control de esas cuentas, en la actualidad embargadas. Tal vez - y en este nauseabundo asunto hay que moverse por el resbaladizo terreno de las conjeturas, aunque luego las evidencias den razón a las sospechas-, los emisarios gubernamentales le ofrecieron, a la vez que el proceso quedaría en nada, que las cuentas, una vez devueltas a sus propietarios, ellos, sus verdaderos dueños, le harían la gracia de concederle el 25% de todo cuanto se guarda en paraísos fiscales.

Si esas conjeturas fuesen ciertas, el regalo no le saldría demasiado caro a quien hacía tal ofrecimiento, si se tiene en cuenta que, si acaba por descubrirse que todo el dinero repartido en cuentas guardadas en paraísos fiscales pertenece al PP o altos cargos del PP, supondría la desaparición absoluta de ese partido. Según escribía  Pedrojota  “sobre las actividades ilícitas de Bárcenas solo caben dos hipótesis: o fueron ajenas a la política, en cuyo caso estaríamos hablando de uno más de los cientos, o más bien miles de evasores fiscales que esconden su dinero fuera -y nadie ha estado nunca en prisión provisional sólo por eso- o, como indica la imputación por cohecho, están vinculadas con la corrupción de cargos públicos. Y en este segundo escenario, que es el real, resulta imposible disociar a la persona de Bárcenas de la posición que ocupaba en el partido de Rajoy”. Se pregunta El Plural: ¿Quiénes serían esos otros “operadores de la trama” que también, es lógico pensar, tendrían acceso a ‘las cuentas de Bárcenas’ y que por tanto podrían prometerle conservar “el 25% de lo descubierto fuera”? De momento, lo que sabemos de ellos es que tienen capacidad, al parecer, para enviar a “sedicentes emisarios gubernamentales” a la prisión de Soto del Real para prometer a un preso un acuerdo “en un acto mafioso”.

Efectivamente, si se produjeron esos ofrecimientos al extesorero encarcelado, son actos más propios de una mafia, de una asociación de malhechores, que de un partido político de un sistema democrático. Aunque bien cierto es que el sistema que tenemos, aunque mejor diríase que sufrimos, no es democrático, sino una dictadura neoliberal en la que cada cuatro años, en una pantomima, se permite a los ciudadanos meter un sobre en una urna, después de que hayan sido convenientemente manipulados y engañados. Cuenta para ello el PP con la colaboración de periodistas que se prostituyen a sus deseos, como se deduce de los papeles de Bárcenas, de los que cada día se conocen nuevos nombres de supuestos profesionales de pluma o la tecla,  que se vendieron o venden a ese partido a cambio de sobres de papel de estraza bien repletos de billetes.

El PSOE ha anunciado, en un acto desesperado para que Raxoi acuda al Parlamento a dar explicaciones del turbio asunto de su contabilidad B, una moción de censura que seguramente servirá para poco, dada la dinámica parlamentaria y la mayoría absoluta del PP. Mas antes de que el PSOE pueda plantear esa poco útil moción de censura, el pueblo tiene en su mano presentar otra más contundente, a través de la convocatoria realizada a través de las redes sociales por el 15M y la Marea Blanca, para exigir la dimisión de todo el gobierno ante las sedes del PP de todo el país. La protesta cuenta ya con el apoyo de los ‘indignados’ de Ámsterdam, que convocan a una acción frente al consulado español de esa ciudad. También en Londres se llevará a cabo una protesta ante la Embajada española, a cuyo frente está Federico Trillo, uno de los políticos del PP que recibieron jugosos sobresueldos y el dinero para pagar a los tres militares que cargaron con su culpa en el asunto del Yak 42 según Bárcenas. Si esas protestas son multitudinarias y reúnen a cientos de miles de ciudadanos, mejor millones, sería la moción de censura más efectiva que pudiera darse.

En estos momentos resulta imprescindible que la ciudadanía muestre su indignación y haga oír su voz contra un gobierno que, como poco, se niega a dar explicaciones sobre un asunto en el que las evidencias de corrupción y financiación ilegal se suman a unas políticas de ultraderecha que lo mismo aprueba una Ley de Educación articulada para que solo puedan estudiar los hijos de la oligarquía, como obliga a pagar sus medicinas a los parados sin prestaciones, condenándolos a muerte por no poder pagar sus tratamientos. 

El pueblo no puede permanecer impasible ante tanto abuso, tanta desigualdad, y sobre todo, tanto latrocinio, tanta indignidad y tan poca vergüenza. La moción de censura no ha de ponerla solo el PSOE. Tiene que ponerla toda la ciudadanía.



Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años y que no recibe prestaciones ni ingresos de ningún tipo. 
Si no recibo vuestra ayuda solidaria acabaré sin poder pagar los recibos de luz y de teléfono, por supuesto el alquiler, y corro el riesgo de convertirme en una sin techo. Y no podré escribir nunca más…Quienes quieren silenciar las voces críticas se habrán salido con la suya.  
En esta web podéis conocer mi historia y cómo ayudarme 

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…