Ir al contenido principal

Pitos a la familia real: Y se preguntan por qué los abuchean

Todas las tertulias televisivas han dedicado hoy atención, tiempo y comentarios a preguntarse por qué se han registrado durante todo el fin de semana abucheos a la Familia Real, especialmente a la reina Sofía, a la que, hasta el momento nadie había incomodado con tamañas impertinencias, a decir de los comentaristas.

Si se tiene en cuenta que esa privilegiada familia recibe de las arcas del Estado, del dinero de todos los ciudadanos, la nada moderada cifra de cincuenta millones del euros al año, en estos tiempos de crisis en los que la gente muere por causa de la pobreza, y hay cientos de miles de niños con problemas de nutrición, extrañarse de los abucheos es, como poco, pecar de ingenuos.

Los cincuenta millones se reparten entre los ochocientos mil que recibe el Rey y los que pagan otros ministerios y organismos, como Patrimonio Nacional, que abona 26 millones de euros por mantener los palacios reales y otros bienes inmobiliarios -como la casa del Monte del Pardo que el monarca remodeló con dinero público para su amante-, o los diez millones que aporta el Ministerio de Presidencia en sueldos para el personal al servicio de la Casa del Rey, audiencias, cenas de gala y demás actos protocolarios y otros cerca de setecientos mil euros destinados a costear viajes oficiales; siempre encaminados a lograr jugosos negocios propios y ajenos y que, además, no se sabe cuánto gastan las arcas públicas en pagar los sueldos de la seguridad real, y pueden ser unos cuantos millones más que sumar a la factura de lo que cuesta mantener una anacrónica monarquía.

La falta de transparencia de Casa Real, en la actualidad la más opaca de sus homólogas europeas –la británica da cuenta desde el gasto en llamadas telefónicas hasta el de papel higiénico- y el caso Urdangarín, que enfocado por  miles de cámaras hacía una de las hijas del Rey, Cristina, que ha protagonizó la pasada semana un espectáculo bastante bochornoso, al poner en evidencia que, si hubo compraventas ilegales con su DNI es porque algún vivo lo utilizó, consciente de que los carnés de dos dígitos –los de la familia del dictador genocida y los de la familia real- no son objeto de inspecciones de Hacienda, porque ese organismo no osa jamás investigar los manejos económicos de tan supuestamente respetables familias, concediéndoles unos privilegios inadmisibles en cualquier circunstancia e intolerables en el presente, cuando las arcas están vacías y se cargan recortes e impuestos sobre los más desfavorecidos.

Los abucheos se producen, también en parte, porque los miembros de la Familia Real suelen acudir a los actos públicos acompañando, y por tanto avalando, a los miembros de un Gobierno que viene recortando derechos y libertades desde que llegó al poder sin que nadie les haya puesto freno, siendo el adecuado el Jefe del Estado que, aunque reine pero no gobierne,  bien podría intentar frenar las ansias represoras y recortadoras del Gobierno del PP. No sería la primera vez que el Borbón mete la mano en las cosas del Gobierno, porque se se rumorea que no tuvo empacho alguno en imponer al PP al ministro de Defensa, Pedro Morenés, no se sabe si por su condición de aristócrata – conde y grande de España- o por la de miembro del Consejo de Administración de la empresa Instalaza, fabricante de siniestras ‘bombas racimo’ y otros juguetitos bélicos.

Quienes abuchearon a la Reina Sofía lo hacían al Ministro de Educación, José Ignacio Wert, que pretende imponer una reforma educativa que sume a la Enseñanza de este país en los niveles de los años cincuenta. Aunque ese no sea el único motivo para abuchear a los miembros de un Gobierno que llegó al poder con falacias, que actúa más que como un Gobierno democrático, como una auténtica autarquía y que, para más rechazo, está inmerso en un proceso de corrupción que en cualquier país civilizado le habría costado perder cualquier puesto de poder.

Los integrantes de la Familia Real vienen no solo avalando con su presencia las acciones del Gobierno, sino que se felicitan y lanzan parabienes al Ejecutivo por cuestiones como la Reforma Laboral, que ha dejado a los trabajadores indefensos ante un empresariado depredador con el que el monarca hace muy buenas migas, y suele viajar acompañándole encantado, sin sugerir nunca que no exploten tanto a los trabajadores y dediquen sus beneficios a crear puestos de trabajo y pagar mejores salarios. En lugar de eso, contemporiza y jalea los modos de un empresariado cerril y abusivo.

Esa Familia Real, a la que abuchea el pueblo, es la misma que cuando se consumó el rescate bancario, que cuesta a la ciudadanía mil sinsabores, privaciones y recortes, felicitó, en la persona del rey, al Ministro de Economía, Luis de Guindos y al Presidente Raxoi por tal ‘triunfo’. Felicitación que pone de manifiesto la sensibilidad social de una monarquía que, al igual que el Gobierno solo gobierna para la oligarquía, ejerce su papel de garante de derechos de los empresarios, los especuladores y los financieros, que siempre han contribuido a hacerles, como poco, la vida más agradable con regalos como el yate Fortuna al que ha renunciado el rey, no porque sea generoso y piense en el pueblo –porque en ese caso lo que haría sería prescindir de su dotación y mantenerse a cargo de su cuantioso patrimonio- sino porque ya no está para trotes navegantes.

Sucesora de una dictadura genocida que se cobró millones de víctimas, la monarquía está representada por un rey que manifiesta que ‘no tolera’ que delante de él se hable mal de tal genocida, seguramente porque es consciente de que le debe el trono y su fortuna. Aunque la ciudadanía tampoco olvida quién lo colocó donde está.

Involucrada en un asunto de corrupción como el caso Nóos, en el que hay cuantiosas sombras que nadie menciona -como el hecho de que el aprovechado yerno utilizase el Palacio de la Zarzuela o del Marivent para hacer negocios con políticos complacientes y corruptos,  que cuesta mucho aceptar que el propio monarca no estuviese al tanto de por qué y para qué se mantenían esas reuniones en su casa-, protagonista de declaraciones inadmisibles como las que hizo la reina Sofía en contra del aborto o los matrimonios gais, adoptando una posición beligerante contra los deseos del pueblo, o los líos de faldas del rey, su obscena crueldad aplaudiendo taurucidios, asesinando osos domésticos y borrachos, o animales en peligro de extinción; arrogante y altanera como se muestra la pareja formada por los príncipes de Asturias, haciendo todos los miembros alarde de un boato y lujo en tanto el pueblo pasa miserias, que, además, pretenda no ser abucheada, es el colmo de la desfachatez.

Adenda

Bruselas enseña la oreja financiera

La UE ha hecho llegar al Gobierno de España una carta de los servicios del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn,  sobre ‘los efectos negativos del decreto andaluz de vivienda —que contempla, entre otras medidas, la expropiación del uso de un piso a los bancos durante un máximo de tres años— por su impacto sobre el ajuste en el mercado inmobiliario y sobre la estabilidad del sistema financiero’. Y aunque Bruselas reconoce que carece de competencias para bloquear ese decreto, se dirige al Ministerio de Economía con el memorando de entendimiento asociado al programa de rescate a la banca en la mano, con una contundencia inusual: “No se puede descartar”, según la misiva, “que la legislación tenga efectos negativos significativos sobre los mercados financieros y las instituciones en España”.

Muestran así los integrantes de la Comisión de Economía de la UE al servicio de quienes están, y qué es lo que les interesa. Habrá que recordar al Presidente del Gobierno Andaluz, y a la vez del PSOE, José Antonio Griñan, sus palabras cuando dijo que si Bruselas se oponía al Decreto de Vivienda de su Gobierno habría que plantearse si merecía la pena estar en la UE. Bueno sería que obrase en consecuencia y empezara su partido a plantearse si los problemas de la sociedad, de la que dice el PSOE estar tan cercano,  no se resolverían mejor saliéndose de la eurozona, para, a la vez, hacer una declaración de Deuda Odiosa.

Porque, precisamente en estos días en los que la prima de riesgo ha vuelto a dispararse, y el bono a diez años ha hecho lo mismo, lo que significa que Alemania ha dado otra vuelta de tuerca para ganar más dinero a costa del sudor y la sangre de los españoles, sería un buen momento para plantearse qué puñetas hace este país en un club del que lo único que saca es golpes, humillaciones y latrocinios.


Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta puedes contribuir con una pequeña aportación económica para ayudar a su autora, en paro desde hace más de tres años y que no recibe prestaciones ni ingresos de ningún tipo. 
Si no recibo vuestra ayuda solidaria acabaré sin poder pagar los recibos y de luz y de teléfono, por supuesto el alquiler, y corro el riesgo de convertirme en una sin techo. Y no podré escribir nunca más…Quienes quieren silenciar las voces críticas se habrán salido con la suya.   

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…