Ir al contenido principal

Quousque tandem abutere, bienestarcidas, patientia nostra




Ha de empezar este posteo con una aclaración semántica: resulta cansado leer y oír la palabra ‘austericidio’ como sinónimo de la situación de opresión económica a la que nos somete la política económica de la UE –portavoz de los mandatos del IV Reich- a los países del sur de Europa. Nada más inapropiado, puesto que el sufijo ‘cidio’ significa matar, por lo que ‘austericidio’ significaría matar, acabar con la austeridad, cosa que los dirigentes de la UE no hacen en absoluto, más bien todo lo contrario, por lo que los dirigentes de la UE, con la inestimable ayuda del Gobierno de Raxoi, o viceversa, lo que están haciendo en nuestro país es un bienestarcidio, esto es, asesinar el bienestar de un país. Y por tanto, aquellos que perpetran recortes sin piedad no son austericidas, sino bienestarcidas. De ahí el título de este posteo. 

Hecha esta aclaración, y al hilo de la noticia que ha dado hoy en sus informativos la cadena La Sexta, en la que informó de que la UE se propone multar a España por no cumplir los objetivos económicos de balance fiscal, y podría enviar a una serie de ‘vigilantes’ que ya no sugerirían medidas como la subida de impuestos, el recorte de pensiones y subsidios de paro, sino que las impondrían manu militari, es lógico que este pueblo se pregunte hasta cuándo abusará la UE de nuestra paciencia. 

Hoy mismo se ha repetido la ya casi habitual tragedia de que una persona se quite la vida ante un inminente desahucio. Esta vez ha sucedido en la pedanía murciana de La Ñora, cuando un hombre de cuarenta y dos años, con irresolubles problemas económicos, se ahorcó ante la inminente llegada de la comisión judicial que iba a expulsarle de su vivienda. 

No hay, hasta el presente, estadísticas de las personas que se quitaron la vida a causa de los problemas económicos, los recortes, las privaciones y la carencia de ayudas sociales, que no son caridad, sino una obligación de cualquier Estado civilizado, con el fin de proporcionar a sus habitantes una vida digna. Algunas de esas muertes se tapan y ocultan con la connivencia de una prensa cobarde. Sucedió en la ciudad de Torrevieja hace unos meses, cuando una mujer de cuarenta y tantos años se arrojó al vacío desde un cuarto piso ante la situación de extrema pobreza que sufría al carecer no solo de trabajo sino de cualquier ayuda social. Ningún medio dio cuenta de ello a causa del férreo control que sobre la prensa mantiene el PP.

Resulta previsible, a la vez que dramático, el convencimiento de que el número de personas que se quitarán la vida a causa de los problemas económicos irá en aumento, engrosando la estadística del genocidio que viene perpetrando el capitalismo salvaje y la especulación. La UE impondrá bajadas y recortes de pensiones, al tiempo que el gobierno hace pagar la sanidad a jubilados, a inmigrantes y a dependientes; seguirán registrándose desahucios y, los jóvenes seguirán viéndose obligados a abandonar sus estudios por no contar con dinero para matrículas, y los que hayan terminado sus carreras tendrán que emigrar –como el brillante físico al que la Sociedad Europea de Física le considera el más preparado de todos, aunque la comisión que evalúa a los candidatos a becas del programa Ramón y Cajal, que pretende propiciar la repatriación a España de investigadores de alto nivel, bajo los auspicios de la Secretaría de Estado de Investigación, denegó su solicitud- si no asumen vivir en la miseria o quitarse la vida. 

Mientras, a los parados de más de cincuenta años, sin cobertura social ni esperanza de encontrar trabajo, solo les espera conseguir sobrevivir si cuentan con la solidaridad de otras personas, puesto que las diversas administraciones del Estado niegan todo tipo de ayudas porque, como dijo el ministro de Economía ‘cualquier euro que tengamos se destinará a reducir el déficit’. Y cuando no la encuentren no verán más camino que el suicidio. Realmente esas personas que decidieron acabar con su vida, y las que tomarán en el futuro esa decisión no son suicidas, sino víctimas de un genocidio calculado por quienes controlan la economía de Europa con los ojos puestos tan solo en la reducción del déficit que garantizará el pago de las deudas al Deutsche Bank. 

El anuncio del Comisario europeo Olli Rhen, amenazando con multas y colonialismo económico –no otra cosa sería la llegada a este país de unos eurofuncionarios de estrecha mente decididos a hurtanos los maltrechos restos del Estado del Bienestar-lleva a recordar la historia de este país, porque no se entiende que, en 1808 los españoles se levantasen en armas por defender a una familia real que se merecía incluso más que el exilio y que, en el presente, no se cuente con el suficiente coraje para dar media vuelta y darle con la puerta en las narices a la Europa del bienestarcidio, la austeridad malvada y a todos los sacrificios que nos impone. 

En poco más de año y medio el actual Ejecutivo, del PP, no ha hecho otra cosa que plegarse a las exigencias de la UE, obedeciendo sumisamente los mandatos de austeridad, dejando a los españoles en una situación de pobreza que está aumentando exponencialmente en regiones como Andalucía o el País Valencià, aunque no solo. A los miembros del actual gabinete no les preocupan los problemas del pueblo, se ha visto con la intervención del ministro de Economía, Luis de Guindos, en el Ecofin. Quien nunca alza la voz para oponerse a los mandatos de austeridad que lanza Alemania a través de la UE, si la alzó para defender a los grandes depositarios de la banca, frente a hipotéticas situaciones como la que sufrió Chipre. 

Europa se hunde, se ahoga en la miseria: hoy mismo se ha sabido que Francia ha entrado en recesión y que Alemania apenas ha crecido un 0.1%. Para qué hablar de este país, al que la UE pronostica que seguirá subiendo el paro, y cuya economía seguirá detrayéndose a causa de las políticas impuestas por quienes solo piensan en cobrar su deuda, que al cabo, nunca podrán cobrarla si siguen empobreciendo a los estados con su estúpida política de austeridad. 

Lo que no se entiende es hasta cuándo esos bienestarcidas de la UE seguirán abusando de la paciencia de los pueblos europeos, en tanto, políticos y funcionarios de Bruselas, viven en un castillo de cristal, rodeados de opulencia, cobrando sueldos millonarios, malgastando el dinero de los europeos en estúpidos viajes de Bruselas a Estrasburgo, manteniendo abierto el parlamento de esa ciudad, con el gasto que supone, por el solo afán de quedar bien con los franceses a los que se otorgó la consolación de que celebrase el parlamento europeo una vez al mes sesión plenaria, en tanto el resto del tiempo tiene su sede en la capital belga.  

Los eurofuncionarios, esos seres que se creen superdotados, y que tras sesudas cavilaciones han decidido acabar con la Europa del Bienestar y la libertad, viajan en primera clase, cuentan en la sede de la UE de todo cuanto precisan –desde restaurantes a guarderías- para no tener que mezclarse con los miserables mortales, son quienes han acordado llevar a cabo un genocidio silencioso contra los menos favorecidos. No ven, no oyen, ni entienden, viven en una torre de marfil, ideando recortes y privaciones para los países del sur mientras ellos viven como reyes. ¿Hasta cuando abusarán de nuestra paciencia?

Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta, puedes contribuir con una pequeña aportación económica a mantener un espacio de libertad de expresión y ayudar a su autora, condenada al paro por el PP y sin recibir prestaciones.  Un solo euro puede ser suficiente.
Puedes hacerlo en la siguiente c/c: 0049 1608 04 2790044982 
Si lo haces desde otro país has de añadir:
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982  BIC: BSCHESMMXXX

Comentarios

  1. Magnífico escrito, como siempre Luisa. Efectivamente, están sordos, si pero creo que les importamos un comino, esa es la verdad, ellos siguen teniendo sus prevendas y sobrsuldos y demás zarandajas, gracias a los desiempre a los que pagamos nuestros impuestos, quedándosenos la cara de tontos, viendo como cada día aparecen más chorizos, como una longaniza sin fin.
    Basura que algún día se encontrará con una contestacíon masiva de la cidadanía.

    ResponderEliminar
  2. mi enhorabuena se estan riendo de nosotros que bien escribes luisa aqui financiacion ilegal y total inmnunidad

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…