Ir al contenido principal

Pedradas a la tumba de Montesquieu.



Cuando en 1985 Alfonso Guerra pronunció la desacertada frase ‘Montesquieu ha muerto’, no sabía hasta qué extremo estaba diciendo la verdad y, seguramente, de haber sabido quiénes lo matarían definitivamente no se hubiera congratulado como lo hizo. Efectivamente, el espíritu de Montesquieu que consideraba imprescindible que en las sociedades modernas existiese una efectiva separación entre la judicatura y el poder, lleva cadáver mucho tiempo en este país y, de continuo, el actual Gobierno coloca una piedra más en su sepultura. 

La colocó ayer cuando los jueces de la Audiencia de Palma decidieron retirar la imputación a la Infanta Cristina, rebatiendo la opinión del juez Castro, responsable de la instrucción del caso Urdangarín. La decisión demuestra que aquella frase del Borbón en su mensaje de la Navidad de 2011 no fue sino pura retórica. Porque con la decisión tomada por los jueces de la Audiencia de Palma exonerando a la señora de Urdangarín, impulsada por el Fiscal General tras el disgusto mostrado por la Casa del Rey al conocerse la imputación, palmario queda que la igualdad de todos ante la ley no es sino una entelequia. O una mendacidad sin más de la pseudodemocracia.

Que el PP coloca piedras en la tumba de Montesquieu se pudo constatar al ver la satisfacción de Eduardo Torres Dulce, Fiscal General del Estado –que designa el Gobierno-, al conocer el fallo de la Audiencia de Palma. Y, si quedaba alguna duda, la aclaró el Ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, que, al ser preguntado por el fallo de la Audiencia de Palma se mostró muy contento ‘porque es una Infanta de España’. Lo que hace deducir que ni la justicia es igual para todos, ni existe independencia judicial puesto que se practica el principio de aplicar la ley según la importancia del justiciable.   

Toneladas de piedras sobre la tumba de Montesquieu y la independencia judicial está el PP dispuesto a arrojar en el feo asunto de su financiación ilegal, el caso Gürtel, demostrada a golpe de informes policiales que, desde el Ministerio del Interior, tienen la desfachatez de desautorizar. 

La pregunta es si la ciudadanía podrá en estos momentos soportar otro ‘caso Naseiro’: aquel en el que una decisión judicial anuló las pruebas de la financiación ilegal del PP que, al contar con la inestimable colaboración de jueces complacientes, siguió, como se está viendo en el presente, financiándose de modo ilegal. Así lo  viene demostrando la Unidad de Delitos Económicos y Financieros, que informa al juez Ruz, tras concienzudas investigaciones, de las muchas ilegalidades cometidas por el PP para obtener dinero de forma ilícita, con el consiguiente perjuicio para el pueblo y la democracia. 

Para el pueblo, porque el dinero donado por grandes empresas beneficiarias de contratos públicos en administraciones regidas por el PP, y que este ingresó en sus cuentas de forma fraccionada para burlar la ley, sin duda supuso el encarecimiento de esos contratos abonados con dinero de todos. 

Para la democracia, porque si el PP jugaba con la ventaja de una mayor financiación para realizar sus campañas electorales, es fácil deducir que contó con unos fondos que le permitieron hacerlas de manera más atractiva para los posibles votantes. De ese dinero salió, sin duda, la liquidez necesaria para pagar autobuses, bocadillos, obsequios de todo tipo y tal vez, y ya puestos a perpetrar ilegalidades, hasta para comprar votos. 

Lo que se va conociendo del caso Gürtel, que es el caso de la financiación ilegal del PP, como lo era el caso Naseiro, resulta tan escandaloso como delictivo: dinero obtenido de forma ilegal, cantidades que superaban las autorizadas por la Ley Electoral, sobresueldos a cargos públicos y aumentos salariales inexplicables a los procesados por corrupción con dinero procedente de escandalosas donaciones, son hechos gravísimos que tendría que tener repercusiones legales. Y además de ilegal una bofetada a unos ciudadanos a los que el mismo partido que perpetraba esas ilegalidades, exige moderación salarial, sacrificios y apretones de cinturón. 

Que el PP cuenta con la colaboración de jueces complacientes, dispuestos siempre a poner palos en los engranajes del procedimiento que lleva Ruz, es algo que se percibe constantemente. Así, la Audiencia de Madrid ha admitido a trámite la petición de los abogados de varios imputados para que el juez Ruz argumente las razones por las que admite las grabaciones en las que Correa hablaba de la financiación ilegal, grabadas –ilegalmente según los abogados de los procesados-, por José Luis Peñas, un entonces concejal del PP en Majadahonda –Madrid-,  y que son la base que sustenta el caso.

De rechazar esas cintas, como quieren los letrados de los imputados, el caso Gürtel se diluiría en la nada y, de nuevo, la financiación ilegal del PP quedará impune. El juez Ruz ya ha demostrado que no está dispuesto a renunciar a ellas, mas no sabemos a qué instancias recurrirán los implicados que, hay que recordarlo, consiguieron acabar con la brillante carrera del juez Garzón. 

Que se demuestre que ha habido contratos millonarios como los que concedió el Gobierno de Esperanza Aguirre a las empresas de la trama Gürtel -como señala un informe de la Unidad de Auxilio Judicial remitido a la Audiencia Nacional, en el que se cifra en 6.484.080,07 euros el volumen de dinero otorgado a empresas de la trama Gürtel, a través de seiscientas ochenta y seis operaciones-, puede resultar irrelevante si algún juez, o grupo de jueces, decide aplicar la misma teoría que facilitó que Naseiro y el PP quedasen impunes en un caso de financiación ilegal que no fue sino el germen de todas las ilegalidades que se están descubriendo en el presente.

Si la judicatura se permite en el presente aceptar sumisamente los deseos del PP –que siempre fue de la mano de los defensores de los imputados en tanto estuvo personado como acusación particular- y da carpetazo a un caso tan escandaloso como el de Gürtel, que no es sino el de la financiación ilegal del partido que sustenta al Gobierno, el escándalo será mayúsculo. Y pondrá en evidencia que, efectivamente, el espíritu de Montesquieu yace enterrado bajo toneladas de piedras, las de la autarquía y la desvergüenza. 

Si queréis  contribuir con una pequeña aportación económica a la supervivencia de un periodismo y una periodista libre os estaré muy agradecida. El PP me dejó sin trabajo y no cobro paro ni prestación social. Un solo euro puede ser suficiente.
Podéis hacerlo en la siguiente c/c: 0049 1608 04 2790044982  Si es desde otro país hay que añadir: IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982  BIC: BSCHESMMXXX

Comentarios

  1. Aún en el hipotético caso de que se sepa toda la verdad, que se demuestre que Mariano trincó y que Esperanza "Verso suelto" Aguirre también trincó, que el partido se financió ilegalmente, que a cambio de esa financiación se concedieron grandes obras públicas que nos han costado a los españoles un sobreprecio escandaloso, aquí no pasará nada, Mariano ganará las próximas elecciones, de hecho la maquinaria propagandista ha comenzado, seguirán hablando de Filesa, de la herencia recibida y del asesinato de Primm. A lo sumo alguno sera condenado a unos cuantos años pero para eso está el indulto y aquí paz y después gloria. ¿Los jueces?, parte del sistema corrupto en el que vivimos, ¿el Fiscal?, bastante tiene con realizar guiones de como evitarlo todo seguro que con José Luis Garci de asesor, ¿y nosotros?, como dicen en Canarias la gente del campo "pacencia mi niña"

    ResponderEliminar
  2. Tristemente será así, pero es descorazonador que así sea. Y, estoy convencida, la ciudadanía, o mejor dicho,la masa ágrafa, esa que volverá a votar al PP, que lee La Gaceta o La sinRazón, que ve Intereconomía y Canal13, seguirán lavádoles el cerebro a los más, para que nadie se rebele a tanta inmundicia. La de los políticos, los jueces, y un pueblo que todo lo transige. Y paciencia no, nunca. Eso es lo que quieren ellos, que seamos pacientes y sumisos

    ResponderEliminar
  3. comparto vuestra opinion saldran indemnes de todo mira Mato ahi sigue en fin que impotencia gran entrada amiga luisa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…