Ir al contenido principal

Europa mata: ¿Por qué no abandonar la UE de los especuladores?



Europa mata, no se trata ya de recortes. Las medidas del Gobierno y la política de austeridad impuesta por la canciller Merkel están costando ya demasiadas vidas para que la ciudadanía permanezca inerme, sin imponer urgentemente la salida de una unión, asociación, club o como quiera llamarse a la Europa de los especuladores. 

No se puede seguir en la UE, ni con un gobierno como el del PP, sometido a los dictados de esa asociación de banqueros malhechores que ignoran el sufrimiento de la personas y todo lo cifran en la necesidad perentoria de cobrar unas deudas que llevan años multiplicando con las argucias de la prima de riesgo, aumentando los déficits fiscales de algunos países con el único propósito de ser más ricos a base de hacer más pobres al resto.

Hoy mismo el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, proclamaba que la culpa de la situación de paro y penuria en la que vivimos en los países del sur no es responsabilidad de la canciller alemana por su imposición de austeridad, sino de "un gasto excesivo, falta de competitividad y acciones irresponsables en los mercados financieros". 

Y añadió que "la canciller Merkel es una de las altas personalidades de Europa que mejor entienden lo que pasa ahora e invierte mucho tiempo y muchas fuerzas en el proyecto europeo. Ojalá se pudiera decir lo mismo de todos los jefes de gobierno", seguramente en alusión a Hollande y Letta, Presidente de la República francesa y del Gobierno italiano respectivamente que han comenzado a plantar cara a la obsesiva imposición de austeridad de la Fürehesa Merkel. 

La UE también se pronunció hoy respecto a la propuesta presentada por los socialistas españoles para generar empleo y aliviar la situación de miles de familias a las que los bancos quieren arrebatar sus viviendas por la demora de una o dos cuotas de hipoteca en muchos casos. Fuentes comunitarias no tardaron ni veinticuatro horas en responder al líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, que el dinero del rescate bancario, procedente del Mecanismo Europeo de Estabilidad –que el secretario general del PSOE quería destinar en parte a reactivar el empleo y mitigar los problemas hipotecarios de muchos miles de familias-, “no puede utilizarse para otros objetivos que no sean la recapitalización de entidades financieras con problemas” 

Con esas aseveraciones la UE dejó claro que no es otra cosa que una asociación interbancaria, o interespeculativa, cuyos únicos intereses están en hacer a los bancos de todo el ámbito comunitario rentables y eficaces, cueste lo que cueste, y en ese costar están incluidas las vidas de los europeos de los países del sur, ahogados por la avaricia alemana. 

Al tiempo, el ministro de Economía, Luis de Guindos, informó de que el Gobierno del PP no contempla la posibilidad de crear ningún fondo anticrisis porque su prioridad está en reducir el déficit público y, afirmó que cualquier ganancia de crecimiento que se produzca se destinará a reducirlo. Por lo que, para conseguir ese fin, anunció nuevas reformas que, además de dejar desasistida a la ciudadanía, seguirán exprimiéndola hasta dejarla más exánime de lo que aún está. 

En tanto que sigamos perteneciendo a ese club de banqueros especuladores que es la UE, al modo del niño que se empeña en formar parte de una pandilla en la que le maltratan, le roban las chuches y el bocadillo, a la vez que nos dejamos gobernar por unos políticos que, sin anunciarlo en su programa electoral, no trabajan sino para la banca alemana, este país no saldrá nunca de la crisis genocida que sufrimos. 

No es exagerar hablar de genocidio cuando cada día nos damos de bruces con noticias que así lo ratifican. Hoy mismo se ha producido otro suicidio en la persona de un hombre que iba a ser desahuciado de su domicilio. Da igual que el desahucio se produjese por no pagar al banco o a un casero. La tragedia tuvo su origen en la precariedad en la que vivimos los ciudadanos de este país, atormentados por los latrocinios y las imposiciones de un club, la UE, que tiene como único objetivo garantizar el pago de los créditos contraídos por los bancos antes de la crisis con Alemania, y que, tras la ignominiosa reforma constitucional acordada por PSOE y PP, hurtó los derechos del pueblo para poner el dinero público al servicio de la banca teutona. 

Las reformas que lleva a cabo este Gobierno para reducir el déficit público- acrecentado monstruosamente por la deuda del famoso MEDE que Europa dio ‘solo para ‘la recapitalización de entidades con problemas’ y que, sin preguntar, se ha cargado a la espalda de los ciudadanos- vienen costando vidas y tragedias a los más débiles,  aparte de las ya excesivas muertes producidas por los suicidios originados por la miseria. 

Así, la reforma sanitaria de la Ministra Mato, que niega vilmente la asistencia médica a los inmigrantes,  ya costó, que se sepa, dos vidas: la de una mujer sudamericana en Valéncia, a la que la sanidad pública rechazó atender por no contar con permiso de residencia, y a un joven senegalés, enfermo de tuberculosis, fallecido en Les Illes Balears por el mismo motivo; no estaba regularizado y le negaron el auxilio de la medicación y el tratamiento. En lo que es un claro delito de ausencia del deber de socorro por el que tendrían que ser juzgados quienes legislaron de forma tan criminal.  

Mas no son los inmigrantes los únicos que padecen las atrocidades de una sociedad ultracapitalista que niega la atención sanitaria a la gente sin dinero, poniéndola en manos de empresas privadas que llegan al extremo de ordenar que se retire una prótesis a un paciente que no puede pagarla. El suceso ocurrió en el País Valenciá, donde una empresa de prótesis retiró una de rodilla a un joven que no podía abonar los ciento y pico euros del artilugio que le permitiría caminar sin dolor.

Cuando unos gobernantes llevan a un país, o a un continente, a que se produzcan tragedias y abusos, crímenes, como los que aquí se mencionan, en puridad legal deberían ser juzgados por genocidio, por crímenes contra la humanidad. Y si los ciudadanos no nos oponemos a ellos, seremos cómplices de sus acciones. Hay que exigir la salida de la UE ya, antes de que nos maten a todos. 
 
Esta bloguera necesita ayuda. Víctima del afán de censura del PP perdí el trabajo, carezco de prestaciones, paro o ayudas sociales, porque en el País Valencià el poco dinero que hay se destina a eventos, cuando no a latrocinios. Si te gusta este blog y quieres ayudar a que sobreviva, puedes contribuir con una pequeña aportación económica. Un solo euro puede ser suficiente.
Puedes hacerlo en la siguiente c/c: 0049 1608 04 2790044982 
Si lo haces desde otro país has de añadir:
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982  BIC: BSCHESMMXXX

Comentarios

  1. Luisa, me temo que nos hacemos la misma pregunta

    ResponderEliminar
  2. Nos la hacemos muchos millones. Lo que no se entiende es la pasividad de la ciudadanía, que no exije una inmediata salida de ese club de ladrones que es la UE

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…