Ir al contenido principal

De recortes de derechos laborales y pactos imposibles



El Consejo Europeo, o la señora Merkel, dictadora in péctore de una Europa dominada por el IV Reich al servicio del Deutschebank, quieren que el primer ministro pelele, presidente del Gobierno español, Mariano Raxoi, dé una vuelta de tuerca más en contra de los derechos laborales de los españoles, con el fin, dicen falazmente, de que se reduzca el paro. Mas solo un completo ingenuo o un bebé lactante podrían aceptar esa andrómina. El propósito del IV Reich, para simplificar la relación de los poderes que desean convertir a los trabajadores españoles en epígonos de los de Bangladesh –donde la cifra de muertos en el derrumbe de un edificio donde trabajaban miles en situación de esclavitud supera ya el millar- es el de facilitar las cosas a un empresariado avaricioso y chantajista, decidido a no crear empleo hasta que no cuente con una legislación que le permita llevar a cabo cuantas atrocidades, abusos y latrocinios se les ocurran en las relaciones laborales. 



El problema del paro, que atenaza a 6.202.700 personas, sumado al hecho de que, de esos seis millones, dos millones de familias tienen a todos sus miembros parados, en consecuencia, en una situación de precariedad que roza la miseria, o que es miseria, hace que la economía vaya cada vez peor. Y no hay prestaciones sociales, lo que sí hay es una espectacular caída del consumo, que significa la quiebra de cientos de miles de pequeños comercios y más destrucción de empleo. Por otra parte, la postura de los grandes empresarios, quienes, en lugar de reinvertir las ganancias, creando puestos de trabajo con el consiguiente estímulo económico, prefieren destinarlo a la especulación financiera, esperando a que los trabajadores, presos de la miseria y la desesperación, acepten contratos de explotación. Llevan años planeándolo, con el pretexto de la crisis.

La ciudadanía, desorientada y desesperada, sin fe en los partidos políticos ni las instituciones del Estado, impotente ante los recortes y mandatos que impone la UE parece creer que un pacto de Estado entre los partidos mayoritarios podría subvertir la situación y se lograría la creación de puestos de trabajo. Vana creencia puesto que, en la actual situación no caben parches ni componendas, y las medidas que podrían sacarnos del actual estado de miseria económica no solo no la contempla el PP, sino que tampoco es pensable que pudiese aplicarla el PSOE que, en el pasado se plegó a los ucases de Merkel. 

Y aunque sea consciente de que ese sometimiento le costó no solo la pérdida de las elecciones de 2011, sino la continua pérdida de confianza en el presente, no parece que ese partido contemple un rompimiento de la unión monetaria –por mucho que el Presidente de esa formación, José Antonio Griñan, dijese que si la UE se niega a la aplicación del decreto andaluz sobre hipotecas, no merece la pena estar en ella- que sería el camino para empezar a salir de un marasmo económico del que no hay vestigios que nos podamos librar, en tanto se sigan aplicando las normas impuestas por Alemania que, además, aprovecha el Gobierno y la oligarquía para recortar todo tipo de derechos. 

Y aunque el PSOE se aviniese a un pacto de mínimos, este resulta imposible por cuanto el Gobierno y su presidente, Mariano Raxoi, no quieren pactos sino adhesiones inquebrantables. Dice el DRAE que pacto es “concierto o tratado entre dos o más partes que se comprometen a cumplir lo estipulado”, mas el señor Raxoi que no parece demasiado aficionado al estudio de las letras, ni aun tratándose del idioma que él y alguno de sus ministros consideran que puede imponerse a golpe de leyes, no debe entender su significado, ni el de tratado o concierto. 

Para Raxoi, la idea de un pacto debe ser la que él mismo expresó, en pasadas fechas y con la habitual desenvoltura que caracteriza a los dirigentes del PP, cuando aseveró que era difícil llegar a pactos con el PSOE puesto que no apoyó ni la reforma laboral ni otros recortes. Todos ellos promulgados a través de decretos ley, sin debate parlamentario y sin admitir enmiendas con el argumento de su mayoría absoluta.  

Resulta descorazonador que la mayoría de la ciudadanía ponga la esperanza en unos pactos imposibles para que se solucionen los problemas, en lugar de, tomando las riendas de su destino, imponga, a través de manifestaciones más que multitudinarias que, el Ejecutivo que votó dimita y se convoquen elecciones generales para poder poner el Gobierno en manos de formaciones que se comprometan a trabajar por salidas enfocadas a solucionar los problemas del pueblo y no de bancos y especuladores. 

Y contradictorio que esa misma ciudadanía que en las encuestas expresa su falta de confianza tanto al PP como al PSOE pretenda que esos partidos, en los que no confía, se pongan de acuerdo para sacarnos de una situación a la que, seguramente no habríamos llegado, de no haberle otorgado, tan estúpida como ingenuamente, la mayoría a un partido de ultraderecha como el PP. 

Es posible que la economía se reactivase en el caso de que, aun sin salirnos de la eurozona, un gobierno de izquierdas decidiese emprender una lucha sin cuartel contra los defraudadores, bajase los impuestos indirectos, a la par que abordase una reforma fiscal progresiva haciendo pagar más a quienes más tienen, nacionalizase esos bancos a los que ha salvado, para que, el día en que den beneficios estos reviertan al Estado y dejase de derrochar dinero en pagar conciertos a centros sanitarios privatizados y concertados de educación, o regalárselo a la secta católica. 

Pero para tomar esas medidas sería preciso que gobernase un partido de izquierdas, a la que, como se ve en las encuestas, aun con todo lo que está pasando la gente parece seguir teniéndole. Como si los miles de parados, desahuciados, privados de derechos sociales, fuesen los mismos oligarcas que los destruyen. 


Si te gusta este blog y lo que en él se cuenta, puedes contribuir con una pequeña aportación económica a mantener un espacio de libertad de expresión y ayudar a su autora, condenada al paro por el PP y sin recibir prestaciones.  Un solo euro puede ser suficiente.
Puedes hacerlo en la siguiente c/c: 0049 1608 04 2790044982 
Si lo haces desde otro país has de añadir:
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982  BIC: BSCHESMMXXX
 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Susana Díaz: El enemigo en casa

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…