Ir al contenido principal

Preferentes: El corralito que el PP no quiere nombrar



Unos cuantos afectados por el fraude de las acciones preferentes fueron ayer expulsados de la tribuna de invitados del Congreso porque, entre insultos, reclamaban el dinero que les estafaron entidades bancarias en el presente nacionalizadas. Solo hasta que vuelvan a ser rentables, porque en este país se nacionalizan las  pérdidas y se privatizan los beneficios, que así lo manda Dios y hasta el Cardenal Primado de Toledo si se tercia, junto con los políticos que deben miles de millones a la banca y nunca legislarán contra sus intereses. 

Los muy ingenuos estafados pretendían, con una conmovedora candidez, ser escuchados en la sede de la supuesta soberanía del pueblo. Vano intento, porque en esa supuesta sede solo tienen voz y voto quienes ganaron las elecciones a golpe de engaños y de ocultar su programa electoral. 

Cada día está más claro que la venta de acciones preferentes a personas que no tenían ni idea de qué les ofrecían los directores de sucursal, algún interventor y el cajero que toda la vida les atendió en ventanilla –forzados los más a vender el producto a riesgo de perder su trabajo o parte de sus emolumentos- fue un fraude mayúsculo, según van dictando sentencias los jueces. Y la CNMV pone al descubierto las trapacerías que se llevaron a cabo en ese Patio de Monipodio que fue, o es, Bankia. 

Al PP, especialista en sacudirse cualquier pulga que le incomode el lomo, lanzar balones fuera o recurrir a la herencia recibida, le faltó tiempo para culpar del asunto de las preferentes de Bankia al PSOE, tras conocerse un informe de la CNMV en el que se constata que hubo una palmaria estafa en la venta de preferentes, que se vendieron sobrevaloradas. 

Acogiéndose al argumento de que el timo se produjo en tiempos del Gobierno de Zapatero, el Ministro de Economía, Luis de Guindos, no reparó en el detalle de que Bankia siempre estuvo en manos del PP, porque Cajamadrid, y las otras entidades que conforman Bankia, fueron todas  Cajas de Ahorros de comunidades gobernadas por su partido. 

En cualquier caso, y gobernase quien gobernase, cada día está más claro que los que han sufrido la estafa de Bankia y otras ilustres Cajas reconvertidas en bancos, como Caixanova  o Bancaja, son personas que nunca se hubiesen metido a especular con acciones preferentes o subordinadas porque, seguramente, no tenían ni la menor idea de qué era eso. Lo ha puesto en evidencia una sentencia judicial que obliga a Caixanova a devolver cerca de dos mil euros de la cartilla de una joven a la que abrieron en su niñez una cartilla infantil, que la entidad trasmutó en preferentes sin encomendarse a divinidad alguna o a diablo que fuese. 

Quién les iba a decir a tanto ingenuo impositor, a los que directores de sucursal carentes de escrúpulos, colocaron las nefastas preferentes, que iban a ser los paganos del corralito español, del que no se habla, pero que se produjo mucho antes que el de Chipre. Las quitas a los preferentistas van a proporcionar a las entidades bancarias, a poco que los impositores no presenten demandas judiciales –porque como fíen en la figura del mediador gubernamental ya pueden dar su dinero por perdido- muchos miles de millones de euros con los que pagar el rescate que nunca existió según el Gobierno. Concretamente diez mil millones. 

Si eso no es un corralito en toda  regla que venga Paul Krugman a explicárnoslo. Porque si lo intenta ese portento que ahora aparece en todas las televisiones llamado Gay de Liébana, que con su verborrea no hace sino propaganda y loa del neocapitalismo salvaje, apañados vamos. 

El Ejecutivo de este país, maestro en pocas cosas, excepto en eufemismos, nunca aceptará que tras la quita de las preferentes, dicen que impuesta por Europa, está el pago de un rescate. Deberían explicar, a los afectados de las preferentes en particular  ya que a ellos han cargado con el pago de mil millones, y al pueblo en general, en concepto de qué esa quita, sino es para  hacer frente a un rescate. Y por el qué el organismo supranacional impone lo que se niegan a llamar corralito, por mucho que desde el Ministerio de Economía o desde la portavocía del Gobierno, quieran llamarle cualquier otra cosa. 

Y así andamos en este triste país, en el que, además de someter al pueblo a toda clase de privaciones, le mienten en la cara y se ríen de él. Hasta que el pueblo se canse. Que debería. 

Si te gusta este blog y crees que lo que en él se dice sirve a la clarificación de la actualidad al margen de lo que cuenta la prensa oficial y quieres colaborar en su pervivencia, puedes ayudar a mantenerlo abierto con una pequeña aportación económica. Y un solo euro puede ser suficiente. Esta bloguera no puede seguir adelante en el paro y sin ingresos.
Puedes hacerlo en la siguiente c/c: 0049 1608 04 2790044982 
Si lo haces desde otro país has de añadir:
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982  BIC: BSCHESMMXXX

Comentarios

  1. gracias luisa por esta gran entrada conozco el tema porque estuve a punto de tener un cliente afectado por las preferentes pero en aquel momento la jurisprudencia era escasa, y el cliente estaba harto de juicios y de abogados, el perfil que escogen los bancos estafadores es siempre el mimso los tipicos ahorradores que no inversores que confian como toda la vida en su banquero aquel que les trata tan bien y les hace la declaracion de la renta y firman lo que este les manda firmar, las preferentes fueron compradas a una empresa islandesa, nuestros inteligentes bancarios , en fin una estafa y quien paga es siempre el mismo gracias luisa me encanta tu entrada

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…