Ir al contenido principal

PP: Censura como remedio a la corrupción



‘Que se queme la casa, pero que no se vea el humo’ era frase que, con frecuencia, se repetía en la España profunda del siglo pasado, la misma cuya burguesía, un siglo antes, representaba el paradigma del ‘mucho de levita y poco de comer: El triunfo de la apariencia, en suma. 

La postura del PP respecto a las informaciones que van publicándose sobre su financiación ilegal y los regalos que hacía a sus dirigentes en forma de abultados sobres recuerda, de alguna manera, esas posturas con olor a rancio y sabor a hipocresía. 

Lejos de aplicarse el ‘no la hagas y no la temas’, lo que pretende el PP es todo lo contrario, poder hacerla con impunidad, mas que nadie se entere de sus manejos y latrocinios. Por esa causa, el PP ha estado siempre obsesionado por controlar a los medios. Tomó al asalto –el sábado hará un año- la televisión pública y sigue intentando controlar el único sector que aún no ha podido secuestrar, el Consejo de Redacción de esa cadena, como informa el diario Público, que da cuenta de las maniobras y conspiraciones de baja estofa que llevan a cabo algunos afines al PP. 

Cuando ese partido no puede controlar  a los medios, ya sea por el descarado sistema de asaltar su dirección, con el fin de que nadie informe de nada que no sea de su agrado, lo intenta ya sea comprando a las editoriales, ya sea mediante la amenaza. 

Esto último es lo que ha comenzado a hacer con el diario El País, que viene poniendo al descubierto toda la inmundicia de su corrupto comportamiento. Hoy mismo desvela ese diario que el expresidente Aznar recibía, procedente de las ilegales aportaciones de empresarios afines, grandes cantidades de dinero en concepto de gastos de representación. 

En la documentación que se ha visto el PP obligada a entregar al juez Ruz, se refleja que José María Aznar ingresó, durante los años previos a su llegada al poder, en 1996, una remuneración mensual en forma de gastos de representación además de su salario como diputado. Ese mecanismo también se aplicó a otra media docena de dirigentes que ocupaban en aquel tiempo los principales cargos del partido como Javier Arenas, Ángel Acebes, Ana Mato, Jesús Sepúlveda o Cristóbal Montoro. Los pagos mensuales a dirigentes del PP, según los documentos en poder de la Audiencia Nacional, ascendían en 1996 a 500.000 pesetas -3.000 euros-, cifra que se doblaba en julio y diciembre, como si de una paga extraordinaria se tratase. 

Según la contabilidad del PP, este abonó ese año a su entonces presidente siete millones de pesetas (42.000 euros), una cantidad que el año siguiente se incrementó en un 14%. La práctica de compatibilizar remuneraciones dentro y fuera del partido es utilizada por el PP habitualmente, porque la considera absolutamente legal. Mariano Rajoy también recibió esas remuneraciones entre  2007 y 2011, que incrementaron sus ingresos un 27%, los mismos en los que reclamaba a los trabajadores que moderaran sus aspiraciones salariales.

Quienes tienen años y memoria, recuerdan que en los años noventa, el entonces presidente del PP, José María Aznar, que aún pugnaba por llegar a La Moncloa, se dedicaba insistentemente a poner de manifiesto la corrupción en el seno del PSOE, y sus dirigentes para proclamarse, él y los suyos, incorruptibles, al proclamar,  en numerosas ocasiones,  que la palabra ‘corrupción’ era incompatible con las siglas del PP. 

Aznar hacia esas afirmaciones a la vez que recibía sobresueldos millonarios procedentes de donaciones ilegales, en tanto que procedían de empresas que no podían hacer esas dádivas porque intervenían en contrataciones públicas. Y, en el presente, casi veinte años después, se desvela que tanto el propio Aznar como todo su partido mentían como bellacos, porque llevaban a cabo prácticas corruptas –al recibir ilegalmente dinero obtenido con ilegalidad-mientras engañaban con una honestidad que siempre estuvo muy lejos de la realidad que ellos conocían. 

Y ante lo contundente de una realidad que pone en evidencia la inclinación a la falacia de un partido que, no solo ganó las pasadas elecciones con mentiras, sino que lo hizo también en las de 1996, al ganarlas presentándose como paladines de la transparencia, en lugar de avergonzarse, pedir perdón y reconocer sus falacias, lo que hace es amenazar al medio que publica datos que ponen en evidencia no solo su ausencia de honradez, sino y también, su talante dictatorial al pretender acallar a quienes dan cuenta de sus andróminas. 

Sobresueldos –Bárcenas blanqueó 1.3 millones de euros de donaciones ilegales, 
fraccionándolas para darles visos de legitimidad-, obtención de dinero de procedencia ilícita –no es ni legal ni moralmente aceptable admitir dádivas de empresas que concurrían a concursos públicos-, y segundas contabilidades, conforman el mosaico de unas prácticas corruptas inadmisibles en un partido de Gobierno. 

Dada la magnitud del escándalo, si en este país existiesen en las altas instancias de la Judicatura jueces con sentido de la responsabilidad, inhabilitarían al Gobierno. Mas como tales jueces no existen, y la Jefatura del Estado se dedica a perseguir señoras rubias o masacrar inocentes animales, el partido enfangado en una corrupción que exhala un fétido hedor de corrupción se limita a amenazar a los medios que dan cuenta de sus fechorías.

 Olvida el abogado que utiliza un chulesco matonismo legal para advertir al diario El País para que no siga dando cuenta de sus indecencias que existe una sentencia del Supremo que sentó jurisprudencia y que protege el derecho a informar y a ser informados sobre el derecho de personajes públicos que puedan sentirse lesionados en su imagen. 

Una imagen que no dudaron en manchar para enriquecerse, pero que pretenden mantener blanqueada forzando el silencio de la prensa, haciendo uso de amenazas y coacciones propias de una dictadura.


Si te gusta este blog y crees que lo que en él se dice sirve a la clarificación de la actualidad al margen de lo que cuenta la prensa oficial y quieres colaborar en su pervivencia, puedes ayudar a mantenerlo abierto con una pequeña aportación económica. Y un solo euro puede ser suficiente. Esta bloguera no puede seguir adelante en el paro y sin ingresos.
Puedes hacerlo en la siguiente c/c: 0049 1608 04 2790044982 
Si lo haces desde otro país has de añadir:
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982  BIC: BSCHESMMXXX
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…