Ir al contenido principal

La ideología ¿cuestión de neuronas?: Ser de derechas no es inteligente



Hace unos días, en el programa ‘Cuarto Milenio’ de la cadena Cuatro y que dirige Iker Jiménez, analizaron en una tertulia el descubrimiento de un grupo de investigadores, dirigidos por Gerald Crabtree, de la Universidad de Stanford, en el que se llega a la conclusión de que cada vez el humano es menos inteligente a causa de las nuevas tecnologías.

Como el asunto me pareció curioso, decidí buscar más datos en la red y, buceando por ella, di con un llamativo titular: ‘Un estudio realizado a lo largo de cincuenta años firma que las personas con visiones políticas de derecha o que discriminan a los demás creyendo que son superiores al resto, son menos inteligentes”.

La investigación, publicada el pasado mes de febrero en la revista Psychological Science, levantó no poco revuelo. Los autores son Gordon Hodson y Michael A. Busseri de la Universidad de Brock de Ontario, Canadá y se articuló en torno al cruce de informaciones sobre más de quince mil personas, de las que compararon su nivel de inteligencia en la niñez y sus pensamientos políticos, ya de adultos.

Entre los datos analizados se contó con dos estudios realizados en el Reino Unido en 1958 y 1970. En ellos se medía la inteligencia de niños y niñas con edades entre los 10 y 11 años y a los que se preguntó por sus posturas políticas al cumplir treinta y tres. Según las conclusiones, las personas con un nivel inferior de inteligencia se movían siempre en torno a pensamientos de derecha, porque esa ideología les hacía sentirse más seguros. De ese modo, los autores descartaron que la ideología esté conectada con el nivel de estudios, sino con la capacidad neuronal. 

“Las habilidades cognitivas son críticas al formarse impresiones de otras personas y ser abierto de mente. Los individuos con habilidades cognitivas inferiores gravitan hacia ideologías sociales conservadoras de derecha que mantienen las cosas como están, porque les proporciona una sensación de seguridad”, señalaban los autores del estudio. En el mismo, se destaca que fobias sociales como la homofobia o el racismo, son igualmente, consecuencia de deficiencias intelectuales. 

“Las ideologías conservadoras representan un vínculo a través del cual la inteligencia en la niñez puede predecir el racismo de los adultos. En términos psicológicos, la relación entre inteligencia y prejuicios puede derivar de cuán propensos son los individuos con bajas capacidades cognitivas a respaldar con mayor fuerza las ideologías conservadoras de derecha, debido a que ofrecen una sensación de estabilidad y orden”, afirman los autores del título. 

Es una pena que, cuando el exalcalde de Getafe y expresidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, Pedro Castro, se preguntó por qué ‘hay tantos tontos de los cojones que votan a la derecha’ no se conociera el estudio de los profesores de Ontario; podría haberse ahorrado la pregunta y las críticas, porque, según el estudio, votan a la derecha precisamente porque son tontos. O cortos de inteligencia.

El estudio de los profesores de la Universidad de Brock facilita mucho el trabajo a sociólogos y periodistas: ya no hará falta hacerse cábalas sobre qué lleva a un político a decir sandeces como la que lanzó ayer la señora Cospedal, cuando afirmó que ‘los votantes del PP se ajustan el cinturón pero pagan la hipoteca’. Ya han salido en diversos medios arrepentidos votantes del PP, que manifiestan indignados que si no pagan la hipoteca es porque están sin trabajo y sus escasísimos ingresos apenas les dan para que coman sus hijos. Está claro que una afirmación tan estúpida es consecuencia de su falta de luces. O de neuronas.

Ya existe, además, una explicación científica al posicionamiento ideológico de personas de las que hasta ahora no se entendía la razón de su posicionamiento ideológico o de la tendencia de su voto. Si lo hacen al PP estando en el paro, siendo pensionistas que deben abonar sus medicinas, padres de familia cuyos hijos sufren infames recortes en Educación, familiares de dependientes que han perdido prestaciones, sanitarios, docentes, funcionarios y todo el largo etcétera a los que desde la derecha siempre se ha perjudicado, e incluso, despreciado, es porque carecen de inteligencia.

La pregunta que muchos nos hemos hecho en miles de ocasiones: ¿Cómo esa persona, sin trabajo, sin prestaciones y abandonada por la administración puede votar a un partido que solo se ocupa en satisfacer a la oligarquía?, ya no hay necesidad de hacérsela: quien así vota lo hace porque sus escasas neuronas no le permiten analizar qué les conviene. 

Afirmaciones tan peregrinas como la oída por esta periodista devenida en bloguera poco antes de las elecciones a una persona analfabeta funcional, sin trabajo, y en una muy precaria situación económica que afirmaba su intención de votar al PP porque ‘los del PP son ricos y no tienen necesidad de robar, los socialistas son pobres y nos robarán’, ya tienen una explicación: la de de su cortedad intelectual. 

La exigüidad de inteligencia explica, asimismo, el éxito de programas televisivos de la prensa cavernaria, en los que algunos visionarios falaces, manipulan y mienten a los espectadores que, se tragan como pavos incuros cuantas mendacidades los cuentan: no tienen inteligencia y por lo tanto carecen de espíritu crítico y capacidad de análisis.

El estudio de los profesores de la Universidad de Ontario acaba así con las dudas sobre por qué este pueblo aguanta tanto abuso, ignominia, latrocinio e injusticia: Lo hace sencillamente porque le falta inteligencia para rebelarse. Y, desgraciadamente, el PP lo sabe.
Si te gusta este blog y crees que lo que en él se dice sirve a la clarificación de la actualidad al margen de lo que cuenta la prensa oficial y quieres colaborar en su pervivencia, puedes ayudar a mantenerlo abierto con una pequeña aportación económica. Y un solo euro puede ser suficiente. Esta bloguera no puede seguir adelante en el paro y sin ingresos.
Puedes hacerlo en la siguiente c/c: 0049 1608 04 2790044982 
Si lo haces desde otro país has de añadir:
IBAN: ES360049 1608 0327 9004 4982  BIC: BSCHESMMXXX

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…