Ir al contenido principal

Única salida de futuro: La imprescindible unión de la izquierda



La decisión de la UE de hacer pagar a los chipriotas la consecuencia de su rescate, confiscando parte del dinero de sus depósitos -que no se había dado jamás en la eurozona donde se aseguraba que los ahorros de los europeos eran sagrados e intocables-, ha llevado el nerviosismo a los países del sur, aunque tanto economistas como políticos, repiten, como si de un mantra protector que conjura peligros se tratase, que ‘tal cosa no puede pasaren el nuestro’. 

Sin embargo, y como en tantas otras ocasiones, esas aseveraciones pueden ponerse en duda, sobre todo si los capitales rusos, que están huyendo de Chipre desde hace meses, deciden blanquearse en nuestro país donde el Gobierno, hace ya meses que está empeñado en atraer capitales de la ex URS, ofreciendo incluso, a aquellos que compren casas, que puedan obtener una nacionalidad que se le niega con inflexibilidad a refugiados que solicitan asilo huyendo del peligro que les supone vivir en países represores. 

A Chipre le ha costado caro convertirse en un casi paraíso fiscal para los capitales rusos y muchos observadores coinciden en que las duras medidas aprobadas por la UE, que el FMI y la Fürehesa Merkel querían aún más estrictas, se deben al acogimiento de las fortunas que llegaron del país de Putin. 

De modo que, una vez más, la política económica del Gobierno de Raxoi podría, en unos meses, causarnos más problemas económicos, dado que, desde que llegó a La Moncloa, no ha hecho otra cosa que complicar la vida  a los ciudadanos. Para que este país salga adelante hay que librarse del Gobierno del PP y a la vez, salir de una eurozona que no hace sino condenarnos a la miseria, y eso solo lo hará un gobierno de izquierdas.

El problema actual es que, si por uno de esos milagros sociales que en ocasiones se producen en la biografía de los pueblos, se consiguiera, a fuerza de protestas sociales, insumisión y clamor que el gobierno dimitiera para, a continuación, convocar elecciones generales, no hay un recambio claro, un partido o una coalición de izquierdas, al modo de la Siryza griega, que suponga un punto de ilusión, y de inflexión, en la vida política de este país. 

Por esas razones urge que los políticos de izquierdas se pongan a ello. No es un dislate la proposición hecha por Gaspar Llamazares, líder de Izquierda Abierta, que propone formar una gran coalición de izquierdas en la que también se integrase el PSOE junto con todas las fuerzas progresistas del arco parlamentario. 

Es de temer que el partido hoy liderado por Alfredo Pérez Rubalcaba vea la propuesta como una locura, seguramente por ese rechazo atávico que sufre desde hace años contra una ideología netamente socialista, navegando –o más bien naufragando como se ve en los últimos tiempos- en posiciones de centro izquierda que, en los últimos años de Gobierno de Zapatero, fueron de centro derecha. 

Mas la sociedad necesita, y exige, que desaparezcan miedos y mediocridades, que la izquierda se una para sacar a este país de la actual situación, no ya de solo crisis económica, sino de hundimiento de lo que ha sido la sociedad española en los últimos años. 

Una gran coalición que integrase a toda la izquierda a modo de una Siryza griega –ya que tanto miedo se tiene a llamar a las cosas por su nombre y hablar de un Frente Popular-y que, además de aglutinar a los partidos de izquierdas, se abriese a movimientos ciudadanos, para recoger las muchas e imprescindibles exigencias que en la actualidad reclaman miles de ciudadanos o colectivos sociales y que conjuraría la temida abstención que hace siempre inevitable el triunfo de la derecha. 

Si para que esa coalición o frente de partidos de izquierdas llegase al poder tuviera que estar encabezado por una personalidad que no perteneciera al ámbito de la política de partidos, los dirigentes de las formaciones tradicionales, estarían obligados a dar un paso atrás en bien del interés general. 

¿Podría ser el exjuez Garzón ese mirlo blanco que esperan los partidos políticos, y aun la ciudadanía, el encargado de sacar adelante el proyecto? Llamazares lo mencionó como posible cabeza de lista de esa gran coalición que se presentaría a las elecciones europeas, que han de celebrarse en 2015, como una especie de ‘ensayo general con todo’. Mas si se presenta a las elecciones europeas ya no podría encabezar una candidatura a las generales. 

Y a día de hoy no hay político o personalidad civil en la que pueda pensarse para encabezar esa coalición mágica que sacara, por la izquierda, a este país de la situación insostenible que vivimos, en la que se está desmantelando la Sanidad y Educación Públicas, el Sistema de Pensiones, las libertades formales y los derechos de los trabajadores.
Resulta urgente que se articule una alternativa que ofrezca a la ciudadanía un proyecto en el que confiar, encarnado por una persona que no esté manchada ni por casos de corrupción ni por haber estado ligado un partido que desilusionó a muchos millones de votantes, haciendo lo contrario de lo que de su ideología se esperaba. 

Una izquierda responsable no puede dejar pasar el tiempo, dando lugar a que aparezca un salvapatrias populista que engañe, una vez más, a todo el país. Tiene la ineludible obligación de tomar las riendas del descontento para cumplir con las necesidades de un pueblo que ya no aguanta más recortes, más privaciones, más sacrificios y más corrupción.

ADENDA:



Una democracia no puede tener secretos



Esta misma mañana, se ha reunido en el Congreso de los Diputados, la Comisión de Secretos Oficiales para que el director del Centro Nacional de Inteligencia –CNI-diera cuenta a sus señorías de las supuestas relaciones de la señora Corinna Larson -más conocida como ‘Princesa Corina’, apelativo que tiene connotaciones de vodevil, como lo tiene su ‘entrañable amistad’ con el rey- con el Gobierno de la Nación y si su presencia en nuestro país acarreó gastos de protección por parte de los servicios secretos. 

La información sobre si a la tal señora le ha costado el dinero al Estado, o lo que es lo mismo, a todos los ciudadanos, ha sido hurtada al pueblo al tratar del asunto en la mencionada y exclusiva comisión secreta, limitada a unos cuantos privilegiados diputados que no podrán dar cuenta a sus electores de lo que se haya informado y deliberado en su seno.  

¿Qué motivos existen para que se consideren Secreto de Estado las relaciones extramaritales del rey y si estas nos cuestan dinero a los ciudadanos, o si su participación como mediadora en asuntos gubernamentales se ajustó a la legalidad? 

¿Por qué, en una democracia, pueden conocer ciertos asuntos tan solo unos cuantos diputados? En este país nuestra carta magna proclama la igualdad de todos los ciudadanos, sin distinción de sexo, religión, ideas políticas, condición social o raza. De modo que resulta absurdo y ofensivo que se hurte la explicación de a qué se destinan los presupuestos generales del Estado, ni qué misiones llevan a cabo determinados personajillos, a los que si ha elegido alguien, ha sido el dedo envilecido de un monarca caprichoso.

El secretismo con el que se ha tratado el asunto de la señora Larson, da lugar a que se llegue a la conclusión de que desde la Casa Real al Gobierno, pasando por cualesquiera otros organismos gubernamentales, se nos robó el dinero de todos, el mismo que se nos recorta sin cesar en derechos, para que algunos elegidos –y no en las urnas precisamente- se den la gran vida a nuestra costa.   

Si te gusta este blog y lo que lees en él, echa un vistazo, por favor, al tag ‘Ayuda’ del desplegable de la izquierda de la página.

Comentarios

  1. Hola Luisa, ¿crees que sería mejor salir de la eurozona en lugar de convertirse, esta coalición de Izquierda, en lideres en la eurozona del sur enfrentando su postura a la del norte?

    ResponderEliminar
  2. Hola Víctor: Para que eso que planteas sucediera tendría que darse un vuelco ideológico en toda la eurozona, de momento ya ves el exíto que tienen las propuestas de países como Francia, con el gobierno socialista de Hollande, por ejemplo.

    Para que la UE sea la Europa de los Pueblos y no la de los mercados, es necesario que desaparezca el euro, y volver a construir un espacio común, con moneda única o no, pero jamás supeditada a los intereses del Bundesbank

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…