Ir al contenido principal

La Audiencia Nacional complace al PP: Aparta a Gómez Bermúdez del caso Bárcenas



‘La familia ha triunfado. Brindemos’. Son palabras en Twitter de Cayo Lara, Coordinador General de IU y portavoz parlamentario de la Izquierda Plural, tras haberse conocido la decisión de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional de dar el caso de los papeles de Bárcenas al juez Ruz, apartando así a Gómez Bermúdez. Obviamente, cuando el político de izquierdas habla de ‘familia’, lo hace como sinónimo de mafia. Podría haber sido más preciso si, en lugar de definir el entramado judicial afín al PP como mafia, hubiese empleado el término casta, que, sin ser ofensivo ni abrir la puerta a posibles querellas, definiría a la perfección las relaciones existentes entre la judicatura y el poder. 

Porque ambos estamentos constituyen una casta ligada por lazos familiares e ideológicos que dominan esos dos poderes, no ya desde hace años, sino siglos. Y no hay que confundirse, el juez Gómez Bermúdez pertenece igualmente a esa casta, forma parte de una de las más importantes asociaciones de jueces ligadas a la derecha, la Asociación Profesional de la Magistratura, de la que forman parte el cincuenta por ciento de los jueces integrados en asociaciones.

¿Por qué razón, entonces, la Fiscalía, al servicio del PP, ha insistido tanto en quitarle  el caso a Gómez Bermúdez para ponerlo en manos de Ruz, cuando este, curiosamente, pertenece a Jueces para la Democracia e ideológicamente estaría en una posición menos complaciente con el PP? 

Según fuentes jurídicas consultadas por esta periodista devenida en bloguera, la razón estriba en que Gómez Bermúdez, independientemente de sus ideas conservadoras, es un juez insobornable a quien no detienen presiones de ningún tipo, y que, además, tiene una biografía inmaculada, por lo que ni medios de la derecha ni políticos del PP pueden recurrir a ella para hacerle el menor chantaje y, de tener el caso en sus manos, podría poner en serios aprietos al PP. 

Siendo así, resulta difícil de entender por qué, contra toda lógica legal, la Sala de lo Penal, a instancias de la Fiscalía y complaciendo al PP, ha entregado el caso al juez Ruz, cuando, si hubiese atendido solo a principios de legalidad, debería haberlo dejado en manos de Gómez Bermúdez, al que llegó la demanda de IU, asociaciones ecologistas y de abogados contra la supuesta financiación del PP, por mero reparto y después de que el juez Ruz la hubiera rechazado. 

IU y Ecologistas en Acción, además de la Asociación Libre de Abogados, presentó la demanda contra el PP en el Decanato de la Audiencia Nacional y, si recayó sobre Gómez Bermúdez, fue porque el Juzgado de Instrucción de su competencia era el que estaba de guardia ese día, el uno de marzo. Fue a Ruz, que no había querido admitir la querella de IU y las otras dos asociaciones, tres días después de que Gómez Bermúdez asumiese el caso, a quien se le ocurrió pedir a la UDEF informes sobre las coincidencias entre el caso Gürtel y el de los papeles de Bárcenas, tal como quería la Fiscalía Anticorrupción, que, en este asunto, se está cubriendo de gloria por su complacencia con el PP. 

La aparición de Gómez Bermúdez en un asunto tan opaco y maloliente como el de la supuesta financiación ilegal del PP fue la que hizo que la instrucción del caso Gürtel y de los papeles de Bárcenas se acelerara porque, hasta ese momento, caminaba con paso de tortuga y podrían haber transcurrido semanas, meses y años sin que en el asunto se moviera un papel con capacidad de provocar incomodidad o inquietud en el partido del Gobierno, que, como se va viendo cada vez que se averiguan nuevos datos, puede tener a la mayoría de sus dirigentes, Raxoi incluido, involucrados en el más sucio escándalo de financiación de toda la historia de la democracia. 

Que el PP y la Fiscalía prefieran que el caso se mantenga en manos de Ruz, un joven juez que lleva pocos meses substituyendo a Garzón en el juzgado número cinco de la Audiencia Nacional, obedece a que, a decir de esas fuentes jurídicas consultada por esta bloguera ‘es muy pusilánime’. Al frente de un juzgado marcado por la gran personalidad de su antecesor, el juez Garzón, expulsado con infamia de la carrera judicial, tanto por su arrojo al instruir el escándalo de corrupción conocido como caso Gürtel, como por su afán de investigar los crímenes del genocidio franquista, el juez Ruz debe sentir aprensión por pisar a fondo el acelerador de una indagación que podría, de desvelarse toda la podredumbre que se oculta tras Gürtel y la presunta financiación del PP -ligada a los papeles de Bárcenas-, acabar, no ya con los actuales dirigentes de ese partido, sino con el partido mismo. 

Mas, tal como funciona la justicia en este país, dominada por una casta que antepone relaciones familiares, intereses comunes, simpatías  y vínculos a su obligación de impartir justicia sin mirar quiénes son los justiciables, no sería de extrañar que en cualquier momento, mediante una de esas argucias legales como la que dio al traste con el caso Naseiro, se repitiese el desafuero, y una vez más quienes hurtaron a manos llenas de las arcas públicas en beneficio propio quedasen impunes. 

Luego se extrañarán de que periódicos como Die Welt digan que este país tiene niveles de corrupción propios de una dictadura tercermundista. Al fin y al cabo viendo como se desarrollan los acontecimientos, es exactamente lo que somos.

Si te gusta este blog y lo que lees en él, echa un vistazo, por favor, al tag ‘Ayuda’ del desplegable de la derecha de la página. 

Comentarios

  1. estoy de acuerdo en todo, incluido lo de las castas judiciales, que llevamos soportando muchos abogados , en cuanto al reparto judicial se dice que si la causa de pedir es la misma la competencia es del juzgado mas antigüo, en este caso del Juez Ruz, que al PP esto le ha venido como anillo al dedo te doy la razon, pero creo que la querella de Izquierda Unida tuvo fallos que hicieron que pareciera que todo entraba dentro del caso Gurtel, y que deberia haberse hecho de una manera quizas mas concienzuda para evitar que el PP se aprovechara de la LEC y de lo que dice esta sobre el reparto de asuntos judiciales, asi solo se vera una parte, y si el juez considera que surgen nuevos hechos podria abrir con un auto una investigacion sumarial sobre esos nuevos hechos aunque seria lo justo que lo hiciera opino como tu que no se atrevera a investigar en juicio sumarial nuevos hechos que surgan de la pieza principal pues como dices es demasiado joven y ocupa la plaza que le costo a Garzon meterse con el PP, y con su mafia un ejecutivo que siempre controlara al poder judicial , gracias por tu post me ha encantado

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…