Ir al contenido principal

El merecido reproche dirigido a los medios: ¡Manipulación!



Durante muchos años, aquellos del ejercicio de mi profesión, reaccionaba con indignación cuando alguien hacía una genérica acusación sobre la fea costumbre de la profesión periodística de manipular la actualidad. Mas, con el tiempo y ante la visión de innumerables tertulias y lectura de noticias y artículos de opinión, hay que aceptar que el reproche tiene base, dado que existen infinidad de profesionales que, olvidando su obligación de dar cuenta de aquello que es noticia con imparcialidad, manipulan a espectadores y lectores con argumentos falaces o, mediante el escasamente honesto sistema de ocultar una parte de la realidad. 

Repetir consignas gubernamentales es una práctica frecuente en algunos profesionales que, haciendo un uso torticero de su privilegio de crear opinión, ocultan o falsean la realidad para, además, impedir que se expresen con contundencia aquellos entrevistados que no comparten sus criterios. 

A raíz del fallo del Tribunal de Justicia de la UE, que declara ilegal la ley Hipotecaria de dejar indefensos a los consumidores, los profesionales afectos a la derecha y a la oligarquía financiera, como si fuera en ello su pan –y hasta puede sospecharse que sea así, porque los sobres no solo transitan supuestamente por la sede del PP- vienen repitiendo argumentos que, muchas veces resultan claramente ofensivos para las personas que sufren y sufrirán el drama del desahucio perpetrado por entidades bancarias de prácticas abusivas. 

Así, en cuanto se conoció el fallo del TJUE, lo primero que proclamaron esos comunicadores al servicio de los bancos, fue que se con él se abría la puerta a ‘los sinvergüenzas que no quieren pagar’, cuando la realidad es que la mayoría de  familias hipotecadas antes dejaran de comer que de pagar la hipoteca, entre otras cosas por esa abusiva cláusula que se estaba permitiendo hasta hoy mismo, por la que las entidades bancarias reclamaban el total de la deuda en el primer impago. 

O al cobrar intereses de usura que el Ejecutivo ha bajado hasta el 12%, como si esa cantidad no fuese un abuso, si se tiene en cuenta que a la banca le presta el BCE el dinero al 1%. Mas no se ha oído voz alguna que haya informado a la ciudadanía sobre los bajos intereses que pagan las entidades bancarias por tomar dinero en préstamo, ni que se haya atrevido a criticar todo el cúmulo de estafas que viene perpetrando la banca con las ilegibles letras pequeñas de los contratos y otras argucias. 

Empeñados en propalar argumentos vómicos, siempre al servicio de la oligarquía, no faltan periodistas, opinadores, sociólogos o abogados de los que participan en coloquios que reiteran hasta el hartazgo que la dación en pago con efecto retroactivo, como reclama la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, supondría la quiebra de la banca. 

En una tertulia celebrada en RTVE –la televisión del PP desde que este la tomó al asalto con su mayoría absoluta- la conductora, la inefable Mariló Montero, entrevistaba a la portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Ada Colaun y, cuando los tertulianos repitieron, por enésima vez, la falacia mencionada, Colau la rebatió con celeridad al argumentar que ese procedimiento se concede a innumerables inmobiliarias que adeudan en su conjunto muchísimo más capital que el que puedan deber los particulares. 

Como el impecable razonamiento de la señora Colau no gustaban a la presentadora, comenzó interrumpir sus palabras, haciendo uso de un modo de manipulación como otro cualquiera, el de interrumpir a la entrevistada, impidiendo así que sus razonamientos calaran en la opinión pública. Mas Colau no es mujer manipulable, asi que, tajante, impuso su voz sobre la de la presentadora y señaló con contundencia que las entidades a las que se reclama la dación en pago es banca a la que se ha rescatado con dinero hurtado a los ciudadanos en sus derechos, y que lo menos que puede exigírsele es que devuelva parte de él. 

Manipular a la opinión pública, cosa que hacen con más frecuencia de la que sería deseable periodistas al servicio de la derecha y la oligarquía, no es solo impedir a la gente que exprese sus opiniones si estas son contrarias al establishment, sino y también, crear estados de opinión sobre argumentos mendaces que mucho espectador se traga con la misma falta de mesura que un pavo loco cuanto encuentra al alcance de su pico. 

Hoy mismo, con el anuncio de más medidas en contra de los trabajadores anunciadas por el Gobierno, como las restricciones para cobrar subsidios de los mayores de cincuenta y cinco años, cuyos cónyuges o hijos aporten al hogar ingresos cuya cuantía  suponga la cifra de quinientos euros por persona, ninguna voz se alzará en los medios, para reprochar al Ejecutivo la cicatería de la medida. 

Es seguro que ninguno de los tertulianos que participan en esos coloquios señalarán que resulta intolerable que el Gobierno adopte medidas que condenan a las familias a la pobreza, cuando nunca piensan a la hora de ahorrar dinero al erario público en restringir campañas publicitarias, coches oficiales, o retirándole la más que generosa subvención a la secta católica, que en el presente ejercicio asciende a más de trece mil millones de euros. Casi tres veces más de lo que el Ejecutivo del PP pretende ahorrar con cicateras medidas siempre enfocadas a hacer la puñeta a los más débiles. 

Por el contrario, esa prensa manipuladora, que vierte opiniones siempre favorables a los criterios del Ejecutivo, siguiendo la irritante querencia de la derecha de culpabilizar de todo a los trabajadores, celebrará con entusiasmo las medidas de ahorro aprobadas por el gabinete de Raxoi y encontrará mil razones para aplaudir el aumento de años cotizados para poder jubilarse con una pensión algo menos que miserable. 

Aunque esa prensa manipuladora encuentra, en raras ocasiones, motivos para reprobar decisiones del Ejecutivo, siempre y cuando sea  para defender a los que son aún más de derechas que el Gobierno. Así lo ha hecho al criticar la decisión, que posiblemente no haya partido del Ministro de Hacienda Cristóbal Montoro, sino de un técnico, de enviar inspectores a las Fallas de València precisamente en las fechas de su celebración. 

Como un solo hombre, los comunicadores de derechas se han puesto de parte del blaverismo más incuro y cerril, el representado por las Comisiones Falleras responsables de levantar esos atroces monumentos en medio de una barahúnda de ruido, olor a fritanga, mal gusto, mucha pólvora y escaso civismo, que se han sentido ultrajados por la presencia de los inspectores de Hacienda el día en que efectuaban la ‘plantá’. Que es justamente cuando posiblemente circularán facturas sin IVA, contrataciones en negro y toda clase de incumplimientos con el erario.  

Los medios manipulan a través de tertulias televisivas, artículos de opinión y noticias sesgadas. No es de extrañar que en las manifestaciones multitudinarias que se celebran cada vez con mayor frecuencia y mayor número de participantes estos griten ‘prensa manipulación’ en un reproche que, aunque en ocasiones sea injusto, se ha ganado la profesión periodística a pulso, al ser incapaz de preservar la verdad y negarse a repetir consignas tergiversadas o falsas, impuestas por direcciones y editores.

Comentarios

Entradas populares de este blog

26J: ¿Pucherazo o estupidez del pueblo?

Susana Díaz: El enemigo en casa

Crónica en negro del País Valencià: ¿Carlos Fabra implicado en asuntos mucho peores que la corrupción?

Quienes gustan de la historia, saben que muchos acontecimientos nunca explicados por los coetáneos de hechos ominosos, acaban apareciendo claros como el cristal con el transcurrir de años, o de los siglos. Acontecimientos políticos, guerras sin sentido que respondían a intereses económicos ocultos o, incluso, a pasiones de índole sexual, se desvelaron con el paso del tiempo aunque, para quienes fueron testigos directos hubieran constituido secretos insondables.
Una publicación catalana, El Triangle, sacaba a la luz en días en pasados un artículo sobre el crimen de las niñas de Alcàsser en el que, según recoge un amplio reportaje en su edición de papel, la confesión de un arrepentido podría implicar al todopoderoso y corrupto Carlos Fabra, expresidente de la Diputación de Castellón durante largos años, en una red de pornografía infantil que llevaba a cabo, igualmente, un amplio abanico de actividades ilícitas: importación y venta de cocaína procedente de Panamá, tráfico de armas, trapic…